LOZANO GAMO, Francisco - Las Campanas de Hita

Las Campanas de Hita

Cuando falta poco menos de un año para que nuestra campana más artística y antigua de Hita, y que bajo en nombre evocador de Ntra. Sra. de la Asunción, cumpla su medio siglo de existencia y por lo tanto de su sonar desde su albergada torre parroquial, siempre vigilante y esperando a ser utilizada por algÚn campanero, cura o monaguillo, por medio de su larga cuerda atada en el badajo o simplemente accediendo algÚn mozo voluntario ante su fundido y pesado cuerpo para su Volteo, en señal de aviso de algÚn acontecimiento religioso y festivo de esta villa que haga revivir los sentimientos de los habitantes. Supone para mí un gran honor que todavía no me he ganado, el que la dirección de este boletín de información local como es «La Troje» de Hita, y que tan acertada y eficazmente viene editando, anualmente, la Asociación Cultural «Arcipreste de Hita», me brinde la oportunidad de poder colaborar con unos pequeños «granos», a manera de esbozos narrativos, lo que son muy brevemente las campanas de Hita; y como «En la historia la madre de la verdad, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia del porvenir», vaya mi contribución con referencia a éstas y el pueblo de Hita

Durante muchos años, las campanas de nuestros pueblos bien instaladas bajo las más altivas y arquitectónicas torres o espadañas de iglesias, templos y santuarios, así como las colocadas en estructuras férreas de los edificios destinados como Casa-Ayuntamiento y de Concejo-Abierto, han constituido para los habitantes y su desarrollo social y rural, principalmente, la autenticidad de vivir y servir cada día por medio de sus diferenciados sonidos diarios, bien de los llamada, advertencia o comunicación. No en vano, hay un dicho popular que decía algo así: «Un pueblo no es considerado villa si no tiene torre su iglesia y ésta, a su vez, no cuenta con pila bautismal y la llamada de una campana»

Afortunadamente, la villa de Hita se encuentra sobrada de fueros y villazgos que se pierden más allá del esplendoroso medievo, hoy todavía visible en sus piedras y para orgullo de sus pobladores los cuales vienen desarrollando con gran arraigo y tradicionalismo en cada uno de sus ciclos agrarios y anuales con que cuenta cada una de sus más ancestrales fiestas y celebraciones, algunas de ellas a través de la llamada o el sonido de sus campanas y sobre las cuales figuran las siguientes inscripciones:

Volviendo al principio, hay que señalar que las campanas han servido sin ninguna duda durante muchos años como la mejor comunicación entre los vecinos y estas campanas, hasta no hace muchos años, se venían utilizando desde que amanecía, en cada uno de sus cometidos sonoros, ya fueran de tipo religioso, local y social o en cualquier acontecimiento festivo o de desgracia y a las que se unía, naturalmente, las existentes junto a los relojes colocados en las mismas torres o, por su parte, casas-consistoriales de la propia villa ofreciendo sus toques horarios.

Así por ello, el llamado toque Del Alba era el primer sonido que se daba al hacerse la luz primera del día y muy vinculado con la vida rural y de trabajo. La conocida como De Misa Diaria se ofrecía sobre las primeras horas de cada día por medio de los tres toques tradicionales de que constan los avisos o llamadas a los fieles, a los cultos y actos religiosos. De Mediodía se tocaban las campanas, bajo un sonido llamado de aviso, para que las mujeres prepararan la comida. Los labradores o jornaleros del campo y la ganadería, que se encontraban faenando en sus campos o dando pastos en el término a sus ganados, desataran el yugo a las yuntas y regresaran al pueblo si el tajo estaba cerca. Si éste se hallaba más lejano, entonces, lo hacían para comer y descansar. Toque de Rosario, pasada la tarde, se tocaban las campanas para rezar un rosario el que se encontraba en su oficio y el que podía acercarse al templo rezar junto a los altares del correspondiente santo del día. Toque de Oración, más popularmente conocido como la hora del Angelus, a parte de ser el Último toque del día, era la hora también de dejar el trabajo y regresar al pueblo y su casa para descansar.

Por otro lado existían los toques denominados como de alarma o avisos urgentes, en los que se ponían de manifiesto, con un repiqueo nervioso e incontrolado, que algo grave ocurría en el pueblo, ya fuera un incendio, un accidente humano, la pérdida de algÚn vecino o algÚn suceso inoportuno.

Un poco más triste solían y lo son los toques denominados De Entierro, De Clamor, De Animas, De Difuntos o Del Día de Todos los Santos por haber muerto algÚn ser querido, su celebración religiosa, un tanto lenta y dolorosa como un lamento y que se hace siempre que alguien del pueblo ha fallecido, que junto al llamado de ánimas De Clamores son acompañadas por las campanas más pequeñas y peor sonantes.

Como cierre a estas breves explicaciones sobre las campanas que, sin duda, han tenido Útiles sonidos en las vidas cotidianas de los habitantes de cada pueblo, existían unos toques que se daban cuando comenzaba la primavera y durante unos meses o cuando se avecinaba una fuerte tormenta, eran los toques rutinarios de todos los días, se convertía en un repique ligero y alegre al menos de dos campanas al son de una mÚsica antigua que se conocía como el Toque del Tintilinublo.

Francisco LOZANO GAMO
La Troje nº 12 (Agosto 1993)
  • HITA: Campanas, campaneros y toques
  • LINARES, VIUDA DE CONSTANTINO (CARABANCHEL BAJO): Inventario de campanas
  • ROSES VIDAL, MANUEL (VALÈNCIA): Inventario de campanas
  • Lista de toques: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Troje (1993)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF