LLOP i BAYO, Francesc - Catedral de la Natividad de Nuestra Señora - BAEZA - Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Catedral de la Natividad de Nuestra Señora - BAEZA
Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Dr. Francesc LLOP i BAYO
Equipo de recogida de datos
Juan Ignacio GONZALO ÁLVARO
Salvador-Artemi MOLLÀ i ALCAÑIZ
Fecha de la recogida de datos: 24/10/1992
Fecha del informe: 06/08/1994

El GREMI DE CAMPANERS VALENCIANS recibió el encargo del Ministerio de Cultura de España de hacer el inventario de las campanas de las Catedrales españolas. En su primera fase, el trabajo recogió las características de las campanas, de las torres y de los toques de las campanas de la Corona de Aragón. En una segunda fase se recogieron los datos de las campanas de otras veinticinco catedrales de una franja vertical de la península, que comprende la Andalucía Oriental, la Comunidad de Murcia, Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, parte de Castilla y León, el País Vasco y Navarra.

Estado de la torre

Descripción
La torre, cimentada en el ángulo noroeste de la Catedral, es de planta cuadrada, y macizo su primer cuerpo, de obra árabe: posible alminar de la mezquita, con acceso exterior. Sobre esta base se levantó la torre, en el siglo XIV según lápida con caracteres góticos, incrustada en la torre.
En la segunda mitad del siglo XVI, aquella torre ojival fue sustituida por otra que destrozó un rayo en julio de 1832, y que se derrumbó treinta años después. La torre actual es de obra moderna.
Estado de conservación
La torre parece estar en buen estado, y se encuentra bastante limpia. Los motores y las instalaciones eléctricas, constituyen una grave agresión contra la fábrica por la provisionalidad y la falta de rigor con los que están hechas. Se incumplen las normas vigentes sobre instalaciones de baja tensión, lo que puede causar accidentes y averías.
Visitas públicas
La torre no tiene acceso público.

Campanas

Conjunto actual: croquis de la torre de las campanas

CampanaNombreTipoAutorAño
1San JosévolteoHIJO DE MANUEL ROSAS1981
2San Juan BautistavolteoHIJO DE MANUEL ROSAS1979
3Virgen del AlcázarvolteoHIJO DE MANUEL ROSAS1982
4María de la NatividadfijaBERNARDO VENERO1722

La torre actual de Baeza, tiene cuatro campanas, dispuestas en una planta. Las tres campanas menores, modernas, se emplean para los volteos litúrgicos, mientras que la mayor queda limitada, por su instalación tradicional, al repique.
Dos de las campanas existentes tienen un diámetro sensiblemente similar (98 y 99 cm) lo que supone no sólo una nota semejante, sino una actuación muy deficiente por parte del fundidor.
Campanas históricas
Sólo la campana mayor es histórica, y tiene interés por varios motivos. En primer lugar es la única representante de las campanas existentes antes de la guerra civil. En segundo lugar sólo ella conserva la instalación tradicional (yugo de madera), aunque en deficiente estado de conservación. Y en tercer lugar aporta una información muy significativa, ya que apunta la existencia de un "fundidor diocesano", lo que supone una figura importante para el conocimiento, la conservación y la existencia de campanas en una diócesis histórica. En estos momentos la figura del fundidor diocesano solamente ha aparecido en esta campana de la Catedral de Baeza.
Destrucciones
El juego histórico de campanas debió ser destruido en la guerra civil, con la única excepción ya apuntada de la campana mayor. Desconocemos el número y la importancia de las campanas que lo componían, aunque vista la importancia de la torre y el número de vanos, parece poco probable que se limitase a cuatro campanas como en la actualidad. Cabe suponer que había alguna campana de tamaño intermedio entre la mayor de volteo existente en la actualidad y la campana antigua.
Electrificaciones
La electrificación ha supuesto, nuevamente, otra destrucción masiva de las campanas. Las campanas fueron refundidas hace poco, y no dudamos que deberán serlo de nuevo, si persisten las condiciones negativas de motorización actuales, que se limitan al volteo monótono de las tres menores y al repique lento y repetitivo de la mayor. La electrificación existente constituye uno de los peores ejemplos negativos de actuación sobre campanas de Catedrales. La sustitución de los antiguos yugos por otros metálicos mal calculados, la colocación de badajos sin peso y sin condiciones, la imposición de unos motores continuos, con una fuerte reductora que transmite fuertes cargas a la fábrica, son causa segura de destrucción, así como garantía de sonido deficiente, metálico y desajustado.

Toques de las campanas

Toques manuales
Los toques manuales han desaparecido de la torre. La actual instalación impide los toques manuales, y no reproduce los toques ni los ritmos tradicionales.
Toques mecánicos
Los toques mecánicos están limitados al volteo de las tres campanas menores, y del repique lento de la mayor, remedando en cierto modo las tradiciones andaluzas. El conjunto mecánico ofrece pocas posibilidades rítmicas y sonoras.
Campanero
Desconocemos la existencia actual de un campanero tradicional.

Reloj

Mecánico
Parece que no existe un reloj mecánico.
Electrónico
Parece que no hay un reloj electrónico para los toques horarios y los litúrgicos.

Estado del conjunto

Analizaremos el estado de las instalaciones, desde el punto de vista de conservación del patrimonio, teniendo en cuenta cómo se conservan las instalaciones históricas, de qué manera reproducen los toques tradicionales y cómo permiten la interpretación de esos toques de manera manual. La electrificación ha supuesto una ruptura con la tradición, una introducción de unas sonoridades mucho más limitadas, y la imposibilidad de realizar los antiguos toques tradicionales.
Conservación de las instalaciones
La electrificación, típica de los años sesenta, significó la destrucción de la instalación tradicional, sustituyendo los yugos de madera, de gran calidad sonora y rítmica, por otros de hierro fundido, menos resonantes. El mayor defecto de tales yugos consiste en que desplazan hacia abajo los ejes de volteo, limitando el giro de las campanas, y disminuyendo así su sonoridad. Este desplazamiento del centro de gravedad es causa de la rotura frecuente de badajos, resuelta aquí con unos tubos huecos, rellenos de cables de acero, que impiden que se rompan, pero que debilitan muchísimo la viveza y brillantez del sonido. La mala conservación del yugo se manifiesta en la campana pequeña (1), que se queda torcida por estar las tuercas mal ajustadas y sobre todo por la campana (3), cuyo yugo en este caso de hierro fundido ha sido reparado de manera deficiente, por haberse roto por varios lugares, debido a una falta absoluta de cálculos de carga. La campana se queda torcida en este caso no tanto por la falta de ajuste de las tuercas cuanto por la gravísima y peligrosísima rotura del yugo por varios lugares. No es el primer lugar (Torre de las Campanas llamada "La Giralda" de la Catedral de Sevilla) donde un yugo con su correspondiente campana, del mismo fabricante, se desprende y cae, produciendo graves destrozos, afortunadamente sin consecuencias personales.
La instalación mecánica afectará por la gran retención de los motores, a la fábrica de la torre.
Reproducción mecánica de los toques tradicionales
La actual instalación no puede reproducir los volteos más que parcialmente (siempre en el mismo sentido y a la misma velocidad), y los repiques de manera muy incompleta, debido a la lentitud de respuesta del martillo mecánico.
Posibilidad de ejecución de los toques manuales
La actual instalación, concebida como una electrificación definitiva frente a los campaneros, impide casi totalmente los toques manuales, no sólo por la altura a la que se encuentran las campanas, sino porque es preciso quitar todas las correas para realizar los volteos. Los repiques se ven dificultados por el cambio de altura de las campanas, por el desplazamiento de los ejes, así como por la especial disposición de los nuevos badajos, poco propensos a un uso manual.

Propuestas

Protección
En la torre se encuentra un elemento que ha de ser protegido de manera específica: la campana C-352. que debe ser incluida, de manera individual, en el Inventario General de Bienes Muebles, por su elevado interés. El yugo, de madera, mal conservado, forma parte de la campana, y deberá ser incluido en el expediente. Las demás campanas, del presente siglo XX carecen de interés, y pueden ser refundidas después de ser documentadas, en caso de rotura.
Intervenciones urgentes
Hay una intervención inaplazable: la campana (3) tiene el yugo roto, por su mal diseño, y no puede ser volteada, bajo ningún pretexto. La gravedad de las roturas, así como la prueba de que las reparaciones anteriores son inútiles en una estructura sujeta a múltiples torsiones, justifican la necesidad de cambiar el yugo. Mientras tanto deberá permanecer inmovilizada, y su motor desconectado.
Otra campana, la (1), sufre daños, de menor importancia, debido a que se encuentra mal ajustada a su yugo: deberá ser equilibrada, revisando el estado del contrapeso metálico. También hay que revisar los badajos de las dos campanas menores, que pegan excesivamente alto.
Restauración
En una primera fase hay que restaurar el yugo de madera de la campana mayor, de manera que desaparezca la viga de hierro supletoria, y que el bronce penda solamente de un brazo de madera, para recuperar su sonoridad original. También hay que cambiar el mecanismo de toque de la citada campana, por otro de respuesta más fiable y rápida, que reproduzca los repiques tradicionales y manuales. Las demás campanas deben recuperar sus yugos de madera originales, para volver a encontrar su acústica, su volumen sonoro y la seguridad de los bronces y de la fábrica.
Los motores, en caso de instalarse, deben reproducir los toques tradicionales con sus variantes locales, y no impedir, bajo ningún concepto, los toques manuales. Se recomienda el empleo de un ordenador para la ejecución automática no sólo de los llamados toques de aviso, sino de aquellos cíclicos tradicionales, como son los toques de Angelus tres veces al día, el de ánimas al anochecer, o los repiques de víspera de domingos y festivos. Los motores actuales deberán ser sustituidos por otros de impulsos que no afecten a la fábrica, que reproduzcan los toques tradicionales y no impidan los toques manuales.
En cualquier caso toda actuación sobre las campanas, la instalación, el reloj y los toques deberá ser supervisada y autorizada por los Servicios Competentes de Patrimonio de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con la Ley de Patrimonio.
De manera subsidiaria debiera tenderse a la formación de un grupo de campaneros, que se encargasen del mantenimiento de las campanas y de los toques manuales de las grandes celebraciones.

Bibliografía empleada

  • BAEZA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © LLOP i BAYO, Francesc (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-09-2017
    Convertir a PDF