LLOP i BAYO, Francesc - Catedral de Santa Maria - GIRONA - Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Catedral de Santa Maria - GIRONA
Informe sobre la torre, las campanas y los toques

Dr. Francesc LLOP i BAYO
Equipo de recogida de datos
Vicent ESPAÑA i LAVEDA y Juan Ignacio GONZALO ÁLVARO
Fecha de la recogida de datos: 15/07/1989
Fecha del informe: 30/08/1994

El GREMI DE CAMPANERS VALENCIANS recibió el encargo del Ministerio de Cultura de España de hacer el inventario de las campanas de las Catedrales españolas . En su primera fase, el trabajo recogió las características de las campanas, de las torres y de los toques de las campanas de la Corona de Aragón. En una segunda fase se recogieron los datos de las campanas de otras veinticinco catedrales de una franja vertical de la península, que comprende la Andalucía Oriental, la Comunidad de Murcia, Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, parte de Castilla y León, el País Vasco y Navarra.

Estado de la torre

Descripción
La Catedral de Girona tiene dos campanarios: una torre románica, llamada de Carlomagno, y otra junto a la fachada barroca, que SARTHOU define como una vulgar torre-campanario. En esta segunda torre se encuentran las campanas del templo. El citado autor describe así ambos edificios:
El campanario tampoco corresponde al estilo ojival del templo catedralicio, a pesar de ser obra más antigua, de fines del siglo XVI. Su escalera helicoidal cuenta 200 escalones hasta la sala de las campanas, y 86 más desde aquí hasta la galería final, que remata en templete con decapitada estatua metálica de la Fe. La campana mayor horaria mide casi dos metros de diámetro su boca, por algo menos su altura, y tiene un peso de cinco toneladas.

Más interesante que este campanario es la secular torre románica de Carlomagno, que domina el claustro, desde donde puede admirarse mejor su grandiosa hermosura, del siglo XII. Sirve de contrafuerte a la catedral, y consta de seis pisos o cuerpos superpuestos con arquería ciega. Termina en terraza, y es su obra de ladrillo. Fue el campanario de la antigua catedral de su mismo estilo románico, y conserva su escalera helicoidal. Es divisoria del templo y su claustro.

Estado de conservación
La torre, a pesar de estar mecanizada, está ejemplarmente limpia.
Visitas pÚblicas
La torre no tiene acceso pÚblico.

Campanas

Conjunto actual: croquis de la torre
La torre de la Catedral de Girona, tiene seis campanas, dispuestas en dos plantas. Las cuatro inferiores corresponden a las campanas de uso litÚrgico, mientras que las dos superiores se utilizan para las señales horarias.
El conjunto actual está formado por sólo cuatro campanas, de buena factura, de Barberí de Olot. Las tres menores fueron hechas a la vez, en 1941, mientras que en 1946 cayó a la calle la campana mayor, la Assumpta, rompiéndose en mil pedazos, lo que motivó su refundición y el traslado de todas las campanas al interior de la torre.
Las campanas están electrificadas de manera que dos pueden oscilar y una repicar y oscilar. Esa electrificación reproduce muy ligeramente los toques tradicionales.

CampanaNombreTipoAutorAño
1La Quotidianamedio vueloBARBERÍ (OLOT)1941
2La Dominicalmedio vueloH. DE E. BARBERÍ (OLOT)1941
3La Capitularmedio vueloH. DE E. BARBERÍ (OLOT)1941
4L'Assumptamedio vueloH. DE E. BARBERÍ (OLOT)1946
5La Campana dels QuartsfijaSE VA1717
6La Beneta, el BombofijaANTONI SEVER1574
Campanas históricas
Sólo quedan dos campanas históricas, relacionadas con los toques horarios: en el centro de la sala de las campanas, la Beneta, dispuesta a casi 10 metros sobre el suelo. Es una magnífica campana gótica, de 1,90 de diámetro. Y en la linterna, en la planta superior, se encuentra la campana de los cuartos, que tiene un asa muy original, típica de campanas fijas, y un escudo de fundidor poco corriente.
CALVETE, transcribiendo fuentes de la Catedral que no cita, habla de las catorce campanas de la torre, omitiendo, porque lo desconoce, que ese conjunto ya no existe, por ser destruido en la Guerra Civil. Así cita la "Beneta", la "Capitular", la "María" o "Mare de Déu", la "Dominical", la "Narcisa", la "Quotidiana", la "Bramamorts", la "Campana dels Quarts", la "Peixetera", la "Petita" o "De l'oració", la "Campana de tocar a maitines", "la campana d'avisar els campaners" de 1340, así como las pequeñas campanas del reloj y las dos campanitas de aviso al Viático. De estas sólo quedan las campanas grandes del reloj, es decir la "Beneta" y la "dels Quarts".
Destrucciones
Las campanas fueron "compradas" en repetidas ocasiones, durante las guerras que sufrió Girona: en 1697 por la invasión de los ejércitos de Luis XIV de Francia, hubo que redimirlas para salvarlas. También en 1771, con ocasión de la conquista de Girona por las tropas de Felipe IV de Aragón y V de España hubo que volver a redimir las campanas. Sin embargo, en 1936, fueron destruidas diez campanas, quedando sólo las dos del reloj, que aÚn persisten.
Otra destrucción, más sutil pero no menos consistente, fue el desplazamiento de las campanas al interior de la torre, con la excusa de la caída de la "Assumpta" (a causa de una mala conservación). Las campanas habían sido sacadas a las ventanas del nuevo campanario en mayo de 1769, lugar privilegiado, para CALZADA, desde un punto de vista estético. Sin embargo la justificación mayor debe ser buscada desde la perspectiva sonora, puesto que al introducir las campanas al centro de la torre, sin la caja de resonancia adecuada, queda su sonido desvirtuado y muy disminuido.
Electrificaciones
Las campanas están electrificadas de manera que dos pueden oscilar y una repicar y oscilar. Esa electrificación no reproduce más que levemente los toques tradicionales.

Toques de las campanas

Toques manuales
Los toques manuales han desaparecido de la torre. La actual instalación impide los toques manuales, y apenas reproduce los toques y los ritmos tradicionales.
La Catedral de Girona es una de las mejores documentadas en sus toques: GRAHIT publicó en 1926 una Consueta de 1807, recogiendo la epigrafía y las características de las campanas desaparecidas posteriormente. En 1946 GRAHIT volvió a publicar en 1947 más datos sobre los toques de la catedral, estudiando una Consueta, más moderna, y que utilizaban los Últimos campaneros. También se conoce otra Consueta del modo de sonar las campanas de 1538, e incluso los Estatuts del Capítol Catedral actuales contienen otra relación de los toques.
En todos ellos destaca la oscilación de las campanas, al modo catalán, moviendo éstas hasta que alcanzan el cenit, e incluso deteniéndolas hacia arriba, pero sin llegar a voltear. Para estos toques las campanas deben estar en los ventanales, y oscilar de manera acompasada y combinando los toques de las unas con las otras.
Hay otra característica de los toques manuales de Girona que los enriquece, al menos hasta 1946, y es que son interpretados por un grupo de seminaristas. Estos servidores de las campanas no hacían más que reproducir una antigua tradición medieval que exigía que sólo los clérigos pulsasen los sagrados bronces, lo que en Girona se efectuaba a través de frailes legos. Probablemente esta falta de especialización de los campaneros motivó la caída de la "Assumpta", por su falta de experiencia en el toque y en la conservación de las campanas. CALZADA se queja, en 1977, de la existencia de un campanero, puesto que la motorización hubiese supuesto ahorrarse los gastos que supone el contrato de dicho servidor del templo, al que la Catedral proveía no sólo de sueldo sino de vivienda en la llamada Casa de l'Obra, anexa a la Catedral.
Toques mecánicos
Los toques mecánicos están limitados a la oscilación de dos campanas y al repique de dos, quedando la Quotidiana desprovista de todo mecanismo. La instalación ofrece pocas posibilidades rítmicas y sonoras, y no respeta las Consuetas tradicionales.
Campanero
Como hemos apuntado la Última familia de campaneros, que ya se ocupaban de un nÚmero limitado de campanas, y desplazadas de su lugar de origen, fue sustituida por una motorización no excesivamente incorrecta pero muy limitada.

Reloj

Mecánico
La Catedral de Girona ha sabido conservar y poner en énfasis el Último de los relojes mecánicos históricos: instalado por Antonio Safoy en 1784, figura en su péndulo la inscripción
PAFOY
17 ME 83
FECIT
Lo más destacado de este reloj consiste en que ha sido instalado en el museo de la Catedral, donde está en funcionamiento gracias a la cuerda que le da el vigilante de la citada exposición. Ha sido sustituido, en cuanto a su papel de marcador de las horas urbanas, por un mecanismo, de remontaje eléctrico, instalado por PATENTES ELORDI - Electromecánica - Pamplona - Navarra.
Electrónico
Desconocemos la existencia de un reloj electrónico para la regulación automatizada de los toques de las campanas y de las señales horarias.

Estado del conjunto

Analizaremos el estado de las instalaciones, desde el punto de vista de conservación del patrimonio, teniendo en cuenta cómo se conservan las instalaciones históricas, de qué manera reproducen los toques tradicionales y cómo permiten la interpretación de esos toques de manera manual. En este caso, varias agresiones, realizadas a lo largo de los Últimos sesenta años, han desfigurado tanto las campanas y los toques de la Catedral de Girona, de manera que el conjunto apenas tiene una relación mínima con las tradiciones que marcaban las distintas consuetas.
La primera agresión consistió en la destrucción masiva de campanas en el 1936. Dicha pérdida, irreparable, fue paliada con la construcción, en dos fases (1940 y 1941) de cuatro campanas de regular tamaño, y de gran coherencia sonora. La desgraciada caída de la campana Assumpta, afortunadamente sin consecuencias humanas, motivó , sin embargo, la tercera agresión, con el desplazamiento hacia el interior de las campanas, instalando sobre todo la menor, la Quotidiana, en un rincón, lo que supone una disminución notable de su rendimiento sonoro (las campanas agudas han de estar en elevada posición, y si es posible de manera que puedan ser visibles desde el exterior). Otro grave error fue la modificación del yugo de madera de la campana Assumpta por otro de hierro fundido, de extraña factura, y muy equilibrado, con la consiguiente desfiguración del sonido original del bronce.
La más reciente agresión fue la electrificación, que ha supuesto una ruptura con la tradición, una introducción de unas sonoridades mucho más limitadas, y la imposibilidad de realizar los antiguos toques tradicionales.
Conservación de las instalaciones
Todos estos elementos perturbadores suponen una ruptura posiblemente innecesaria con unas tradiciones tan bien documentadas como las de Girona. Una buena restauración debiera pasar por la restitución de las instalaciones originales, para recuperar la sonoridad, los ritmos y las cadencias tradicionales.
Reproducción mecánica de los toques tradicionales
La actual instalación no puede reproducir los toques antiguos más que parcialmente, y los repiques de manera muy incompleta, debido a la lentitud de respuesta de los martillos mecánicos.
Posibilidad de ejecución de los toques manuales
La actual instalación, concebida como una electrificación definitiva frente a los campaneros, impide casi totalmente los toques manuales, al estilo de Girona.

Propuestas

Protección
En la torre se encuentran dos elementos que han de ser protegidos de manera específica: la campana de los cuartos (5) [C-91] y la de las horas (6) [C-92], así como el reloj mecánico de 1783. La campana menor y el reloj deben ser incluidos, de manera individual, en el Inventario General de Bienes Muebles, por su elevado interés, mientras que la Beneta o campana de las horas, una impresionante campana gótica, exige su inclusión como Bien de Interés Cultural.
Las campanas del siglo XX tienen cierto interés como conjunto, y solamente puede ser refundidas después de una cuidadosa documentación, en caso de rotura.
Intervenciones urgentes
La primera intervención consiste en una motorización respetuosa con la tradición, que permita la oscilación, pausada y casi hasta el cenit, de las cuatro campanas de la torre, así como el repique de todas ellas.
No debe modificarse la instalación de las campanas horaria y de los cuartos, de manera que pudiesen oscilar, como ha ocurrido en otras catedrales catalanas. A todo caso puede permitirse que la Beneta disponga de un martillo exterior para el repique, siempre que esté asegurado que no coincida con el martillo de las horas, por lo que puede suponer de peligro para la campana.
Restauración
Las campanas deben recuperar sus yugos de madera originales, para volver a encontrar su acÚstica, su volumen sonoro y la seguridad de los bronces y de la fábrica. También deben volver a sus ventanales originales. No sería descabellado aumentar el nÚmero de campanas, si no hasta las diez antiguas, al menos con tres o cuatro bronces más. La actuación debe contemplar la sustitución de los yugos de hierro por otros de madera, con el eje recto.
Los motores, en caso de instalarse, deben reproducir los toques tradicionales con sus variantes locales, y no impedir, bajo ningÚn concepto, los toques manuales. Se recomienda el uso de los llamados motores de impulsos que se acoplan a los yugos de madera, y que reproducen los gestos del campanero. Deben completarse con el empleo de un ordenador para la ejecución automática no sólo de los llamados toques de aviso, sino de aquellos cíclicos tradicionales, como son los toques de Angelus tres veces al día, el de ánimas al anochecer, o los repiques de víspera de domingos y festivos.
En cualquier caso toda actuación sobre las campanas, la instalación, el reloj y los toques deberá ser supervisada y autorizada por los Servicios Competentes de Patrimonio de la Comunidad Autónoma, de acuerdo con la Ley de Patrimonio.
De manera subsidiaria debiera tenderse a la formación de un grupo de campaneros, que se encargasen del mantenimiento de las campanas y de los toques manuales de las grandes celebraciones.

Bibliografía empleada

  • GIRONA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © LLOP i BAYO, Francesc (1994)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-09-2017
    Convertir a PDF