SALEGI, Andre - El rincón que esconde la iglesia en sus alturas

El rincón que esconde la iglesia en sus alturas

Las campanas mayores una esta datada del año 1542 y la otra de 1681


El acceso al campanario es através de una escalera de caracol. - Autor: SALEGI, Andre / DIARIO VASCO

Hace un año, la Iglesia Santa María de Deba fue elegida a través de una votación online como el edificio más singular de Gipuzkoa. La parroquia debarra construida en los siglos XV y XVI alberga varios rincones interesantes. El claustro es uno de los más antiguos del territorio guipuzcoano, un órgano espectacular, capillas construidas por los nobles de la época, un pórtico del siglo XV policromado en el año 1689, etcétera. Pero uno de los rincones que poca gente conoce o ha visitado se encuentra en la última planta de la iglesia, se trata del campanario. Lugar más frecuentado por palomas que por personas. Aunque ahora se han instalado unas redes que evitan la entrada de estas aves.

En este lugar de la última planta de la iglesia comparten rincón 5 campanas. Otras dos que pertenecen al reloj y el cimbalillo, que se encuentran en el exterior, en el tejado.

El soporte y pedestal de las dos campañas del reloj fue sustituido el año pasado, cuando se bajaron a la plaza vieja y los vecinos debarras pudieron ver las campanas; en una de ellas, la más pequeña, se podía ver la fecha (1829), el autor (Antonio de la Hoia) y el nombre de la campana (Santa Catalina).

Escaleras estrechas

El acceso al campanario es complicado, se hace a través de unas escaleras estrechas en forma de caracol, similar a la de los antiguos castillos. La sala de campanas tiene un sistema de enyugado de las dos campañas mayores que cuelgan de una viga sostenida por grandes horquillas naturales de roble. Una de las campanas mayores está fundida por el campanero Juan López de Lecumberri en 1542 y la otra está fundida en 1681, probablemente con motivo de la inauguración del nuevo campanario. Ambas cuelgan de una viga transversal ensamblada entre dos grandes horquillas de árbol invertidas, que al mismo tiempo apean las correas de la cubierta. La ingeniosa solución, tomada de la carpintería popular de la segunda mitad del siglo XVII, adquiere un valor expresivo verdaderamente escultórico, por la opulenta magnitud de las piezas unidas a su aparente ingravidez.

La construcción de la torre se abordó en uno de los periodos menos boyantes de la historia de Deba, con las arcas municipales muy mermadas y sin capacidad para acometer grandes proyectos. De hecho siempre se consideró como una iniciativa fallida, que desmerecía la calidad del conjunto de la iglesia. Así se recoge, en un informe parroquial de 1767, redactado a petición del fiscal de la cámara de Castilla, en el que se afirma que «Dicha yglesia matriz se halla sin una torre de campanas decentes, que la hace falta».

La aportación mas reciente a la torre de Deba fue dotarla de un reloj público con dos trenes de sonería, que se compró al relojero bilbaíno Cándido de Isasmendi en 1871. Su instalación no constituía ninguna novedad en la vida local, ya que la iglesia disponía de reloj desde el siglo XV: un artilugio mecánico gótico que lamentablemente, se ha perdido.

SALEGI, Andre

Diario Vasco (01-04-2018)

  • DEBA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario Vasco (2018)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 24-09-2018
    Convertir a PDF