LOPERA, Mónica - Campanas que repican en todo el mundo

Campanas que repican en todo el mundo

De profesión... maestro fundidor

Ubicado en Torredonjimeno, Alberto Damas es el único artesano de este tipo que hay en Andalucía y en toda España sólo hay tres empresas más

Las campanas se realizan por encargo y se personalizan en función de las demandas del cliente

Alberto Damas posa con una campana en la fundición de Torredonjimeno. - Autor: LOPERA, Mónica / IDEAL
Alberto Damas posa con una campana en la fundición de Torredonjimeno. - Autor: LOPERA, Mónica / IDEAL

Desde tiempos inmemoriales, las campanas se han utilizado para llamar o avisar al pueblo de actividades muy variadas, situaciones concretas o alertas. Hoy en día, y a pesar de las nuevas tecnologías y de que existen múltiples formas de enterarse de los últimos sucesos o de saber que se acerca el horario de misa, resulta imposible imaginarse una iglesia sin ellas.

Es verdad que ha cambiado la forma de activarlas, siendo ahora mucho más automatizada, pero el proceso de su fabricación sigue siendo prácticamente igual desde hace cien años. El mismo que Alberto Damas lleva a cabo en 'Campanas y Relojes Rosas', una empresa ubicada en la localidad de Torredonjimeno que es la única que se dedica a la fundición de campanas en toda Andalucía (en toda España sólo hay cuatro) y que cuenta con 300 años de historia y profesionalidad a sus espaldas.

Alberto es actualmente el maestro fundidor de la misma, aunque empezó como empleado siendo apenas un chaval, cuando terminó el FP de Administrativo. «Y antes ya me venía aquí algunos ratos porque conocía muy bien a la familia Rosas y a mí siempre me llamó la atención lo artesanal y, en concreto, este oficio», señala este tosiriano, que explica que, después de muchos años trabajando en la empresa, cuando su anterior dueño falleció, él decidió hacerse socio de la misma y continuar trabajando ya como maestro fundidor. «La hija de los anteriores dueños, algunos trabajadores y yo mismo decidimos continuar y hacerlo con el mismo nombre de siempre», señala Alberto, que asegura que para él su trabajo es «como un hobbie» y que lo único que no le gusta de lo que hace es «el papeleo de oficina que siempre conlleva tener un negocio».

Las campanas se realizan por encargo y se personalizan en función de las demandas del cliente

En Tokio o en Alemania

Por lo demás, recalca, se considera afortunado de poder dedicarse a lo que le gusta. «Yo vengo al trabajo a disfrutar, es verdad que es muy sacrificado, sobre todo porque hay que estar muy atento a cada detalle para que no haya ningún fallo, pero el resultado siempre es muy satisfactorio», manifiesta el maestro fundidor, que subraya que es «un orgullo» saber que las campanas que salen de su fundición suenan no sólo en toda Andalucía, sino también en cualquier rincón del mundo. «Hay campanas nuestras en Tokio, en Latinoamérica, Italia, Alemania. por suerte no tenemos fronteras», manifiesta Alberto.

Pero, ¿cómo es realmente el proceso de fabricación de una campana? El fundidor explica que lo primero que se hace es el modelaje en barro de la campana y después en cera para, a través del calor, derretir la cera y obtener el molde y el contramolde para poder pasar al proceso de fundición. Ante todo, dice, «hay que dedicarle muchas horas, cuidar mucho el trabajo, no despistarte ni un momento ni en el modelaje de barro ni en la cocción ni en el modelaje de cera, porque cualquier variación de grosor, por ejemplo, cambia la nota musical al completo y eso no nos lo podemos permitir, tenemos que hacer exactamente lo que el cliente nos haya pedido».

Y es que, si por algo se caracteriza la fabricación de campanas, es por la exclusividad de cada pieza. «No hay dos iguales, el cliente pide una campana en una nota predeterminada, con una inscripción concreta, con una decoración personalizada, en un tamaño que nunca suele el mismo. sería imposible hacer campanas en serie», apunta Alberto Damas, que señala que eso, el hacer piezas únicas, es otro de los grandes atractivos de la profesión a la que se ha dedicado durante toda su vida.

«Es un orgullo recorrer el mundo y escuchar en lugares muy diversos campanas que sabes que han salido de tus manos, eso no se puede explicar», señala el maestro fundidor, que indica que aproximadamente se tarda unos 40 días en el proceso completo de fabricar una campana y que la fundición sólo se echa a andar cuando hay varios pedidos porque arrancarla es muy costoso. «Normalmente, vamos acumulando trabajo hasta tener 3.000 o 4.000 kilos para fundir», explica el maestro fundidor, que añade que no sólo fabrican campanas nuevas, sino que también reparan las que se van estropeando en las iglesias de cualquier municipio.

Las campanas de la Fundición Rosas se realizan por encargo ya que el peso y el tamaño es adaptado al lugar que van a ocupar, personalizándola con la decoración, con el texto y ornamentos o, incluso, dotándola de personalidad al bautizarla con su propio nombre. La elaboración se realiza mediante una aleación de bronce campanil 80/20 de alta calidad que les aporta la excelencia en durabilidad, aspecto y sonoridad, seña de identidad de la casa, hecho que ha perdurado a lo largo de su historia.

La marca de calidad

Junto a estos estándares de calidad que tiene la empresa, como premisa básica al comienzo de cada trabajo, las campanas vienen certificadas por la marca que su fundador decidió incorporar a cada una de sus creaciones, una salamanquesa, elemento recuperado recientemente por su valor simbólico.

Pero no sólo se fabrican campanas en esta fundición de Torredonjimeno. Con el paso del tiempo, la empresa ha ido sumando otras actividades, dentro de sus labores, como puede ser la automatización de campanarios, montaje y recuperación de relojería monumental, megafonía, sonorización e iluminación de edificios, entre otras, dando un especial valor a la especialización y continua actualización en conocimientos y experiencia de su capital humano.

«La fundición de campanas en sí no ha cambiado mucho, pero sí hay muchas novedades por ejemplo en automatización o programación en las que procuramos estar al día», apostilla el maestro de la única fundición de campanas existente en la comunidad andaluza ubicada en Torredonjimeno.

LOPERA, Mónica

Ideal (28-07-2016)

  • ROSAS, CAMPANAS (TORREDONJIMENO) : Inventario de campanas
  • ROSAS, CAMPANAS (TORREDONJIMENO) : Intervenciones
  • Fabricación, fundición de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ideal (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF