FAGUAS, S. P. - El ladrón de las campanas de Rodén las devuelve al cura tras confesar el robo

El ladrón de las campanas de Rodén las devuelve al cura tras confesar el robo

Las dos piezas se encuentran en la casa del sacerdote en Fuentes de Ebro, a la espera de ser trasladadas a la parroquia del barrio

Foto124833

Las campanas de Rodén están más cerca de su hogar. El ladrón del valioso patrimonio ha devuelto las piezas al párroco de la localidad como prometió el fin de semana pasado, después de confesarse con el sacerdote. Este peculiar botín permanece por el momento en el domicilio del cura en Fuentes de Ebro. La entrega se produjo allí para mantener en todo momento el anonimato del delicuente, ya que este asumió su culpa mientras el religioso lo escuchaba en confesión.

Una vecina de Rodén, Encarna Salvador, avisó del robo de las campanas hace dos semanas. Al día siguiente presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil, acompañada por el párroco de la pedanía. Ante la inminente investigación policial y las protestas recogidas por los medios de comunicación, el ladrón se presentó ante el cura y le pidió que le confesara. Entonces el delincuente reconoció haber robado las piezas y prometió devolverlas en seguida, con la única condición de permanecer en el anonimato, una exigencia respaldada por el secreto de confesión.

El párroco, David Mata, no quiso contar demasiados detalles sobre la devolución de las campanas «para no violar el sacramento». Sí reconoció que las piezas ya llevaban «varios días» en su domicilio, a la espera de contar con un medio adecuado para trasladarlas hasta la pedanía. Por el momento, la alcaldía de Fuentes de Ebro ha ofrecido un furgón municipal, aunque el sacerdote prefiere no actuar «hasta tener bien claro dónde van a ir».

Los vecinos respiran tranquilos con el retorno de las campanas, aunque en los últimos días se ha generado un fuerte debate sobre dónde guardarlas. Al principio se propuso la casa aneja a la iglesia, donde permanecieron los últimos 20 años, pero la idea fue desechada por la posibilidad de que otra familia entre a vivir allí y las piezas vuelvan a desaparecer. Algunos vecinos, como Encarna Salvador, optan por dejarlas en la iglesia de Rodén, a la vista de todos. «Tenemos un sitio libre donde podrían estar sin ningún problema, y así todos les echaríamos un ojo a diario», explicó Salvador. Sin embargo, su destino todavía no está definido.

Las dos campanas pertenecen a la parroquia de la localidad, ya que fueron adquiridas entre todos los vecinos. La más pequeña de las dos fue donada en el año 1890, como reza la inscripción en su cuerpo. Su compañera, de mayor tamaño, data de los años de posguerra, aunque no llegó a tañer en el campanario porque fue sustituida por otra más antigua al poco de llegar a la localidad.

Las piezas ya peligraron una vez, ya que estuvieron a punto de desaparecer hace décadas, cuando se edificó la iglesia nueva de San Martín de Tours. Entonces se planteó subastarlas para recaudar fondos, aunque no se llevó a cabo. Años después, el párroco sugirió venderlas para adecentar el templo. Sin embargo, la oposición de los vecinos consiguió retener el valioso patrimonio.

FAGUAS, S. P.
El Heraldo de Aragón (28-08-2011)

  • FUENTES DE EBRO: Campanas, campaneros y toques
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Heraldo de Aragón (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF