ROBLES, Manuel - Campanas de Sariego

Campanas de Sariego

Mitificar es una forma de falsear, decía mi viejo profesor Bernardino M. Hernando. Por eso no voy a contribuir a mitificar a Adolfo Mariño, a Gaspar Muñiz, que tanto nos animaron a la restauración de la iglesia de Sariego, y a poner las campanas que faltaban, ni a la gente este pueblo, empezando por Ginés Villazón, gran colaborador de la parroquia, siguiendo por su hermano Luis Villazón, que desde más allá del Pajares sigue todas nuestras andanzas, y terminando por cada uno de los vecinos, que han entendido que la iglesia también forma parte de sus vidas, por eso hay que tenerla arreglada y con las campanas preparadas.

En estos tiempos, la gran peste de este mundo contemporáneo -y los periódicos ayudan mucho a ello- es que en este mundo de ruidoso y frío, como anunciara Kierkegaard, solo se conceden altavoces a los necios. Cualquier personajillo de turno se casa o se descasa, se pinta el pelo de verde, hace cualquier locura con la moto, es un excéntrico con la comida o bebida, y ahí están parte de las revistas del mundo para contar sus hazañas. Menos mal que Evelio G. Palacio, el subdirector de LA NUEVA ESPAÑA, también cree que tiene un espacio periodístico la gente corriente, que "solo" ama, "solo" trabaja, "solo" piensa y estudia, "solo" trata de ser honesto. Por eso nos deja contar en esta columna la unión de todo un pueblo para la recuperación de las campanas de Sariego, como una buena noticia.

¿Es necesario subrayar lo que las campanas han supuesto en la historia de nuestros pueblos? Tal vez sí, porque nuestras generaciones jóvenes desconocen su labor y su importancia. La palabra campana deriva de Campania, región italiana donde comenzaron a fundirse las campanas más grandes. Antaño, en los pueblos, gracias a sus toques se sabía cuando había un fuego, una gran fiesta en el pueblo, los horarios de la misa, la llegada de un personaje o la muerte de algún vecino difunto.

Bendita, pues, esta recuperación de las campanas de Caés-Sariego, que ha servido para animar a toda esta gente a recuperar algo suyo, tan querido y tan sencillo. Ya se sabe que el bien no tiene mercado. Pero la noticia de las campanas de Sariego, además de salir en los periódicos, también se escribirá en ese libro de la vida, que es la memoria de los vecinos.

ROBLES, Manuel

La Nueva España (19-05-2017)

  • SARIEGU / SARIEGO: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Nueva España (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF