LLOP i BAYO, Francesc - Las campanas, los campaneros y los toques de la Catedral de Barbastro: ¿un patrimonio perdido?

Las campanas, los campaneros y los toques de la Catedral de Barbastro: ¿un patrimonio perdido?

Rosario SALINAS; campanera de la Catedral de Barbastro, tocando el coro de los domingos en 1971. Foto Francesc LLOP i BAYO

Conocemos desde hace muchos años el rico patrimonio de la Catedral de Barbastro relacionado con sus campanas, sus campaneros y sus toques. Nuestro primer contacto fue en 1971 cuando pudimos entrevistar y grabar, con los escasos medios que teníamos entonces, a Rosalía SALINAS, cuya familia había sido encargada de tocar las campanas durante varias generaciones. Toques de diario, de domingo, repiques de fiesta y un peculiar "corrido del señor obispo" en dos versiones, un repique especial que se interpretaba al paso de la máxima autoridad religiosa desde el palacio episcopal hasta la catedral, para las grandes ceremonias pontificales. También grabamos toques de muerto, e hicimos algunas fotos, de escasa calidad, pero que son un documento insustituible.

En aquel momento, la torre de la Catedral era aún, doblemente, un instrumento musical: no sólo había una campanera de tradición, sino que las distintas salas de la torre conservaban su suelo, que era a su vez el techo de la habitación inferior. Con respecto a la sala de campanas, esta disposición de habitación Única, por donde se podía desplazar la campanera, convertía al lugar en una extraordinaria sala de resonancia de las cuatro campanas existentes, y que sustituían a un juego mucho más importante de seis bronces, destruido en la guerra civil.

Luego hubo una lamentable restauración, que vació el centro de la torre, con un criterio escasamente defendible, y que destruyó, más que el edificio, el instrumento musical: el campanero ya no podía moverse por la sala para interpretar sus toques, puesto que el centro había sido sustituido por un pozo profundo, que taladra las antiguas habitaciones y modifica, además, la acústica de las campanas existentes.

Pasaron varios años y un alumno del padre de la campanera, José María FIERRO, comenzó a tocar en 1980, adaptándose a los nuevos espacios y creando nuevas técnicas (con las manos las campanas pequeñas y con los codos las mayores), debido a las limitaciones del lugar. Tocó durante años, intentando crear una escuela, pero las dificultades del lugar, debidas sobre todo al gran pozo central, ahuyentaron a sus alumnos, y las campanas fueron finalmente mecanizadas de mala manera, con electromazos externos, no hace mucho.

Mientras tanto tuvimos la oportunidad de difundir los toques de campanas de Barbastro a niveles mucho más altos. En octubre de 1981 fuimos convocados por Radio Nacional de España para colaborar con la grabación de un programa de radio, dirigido por Salvador MARTÍN MATEOS, en aquel momento presentador de radio y actual presentador de deportes en los noticiarios de la primera. Viajamos por Aragón, por seis localidades, y entre ellas grabamos al señor FIERRO en Barbastro, recogiéndole algunas variaciones de los toques de primera clase. El programa se llamaba "Documental" y fue emitido en noviembre de ese mismo año.

Aún regresamos a Barbastro: el Ministerio de Cultura y la Diputación General de Aragón nos concedieron una beca de investigación para los años 1983 y 1984 para recoger la tradición de los toques de campanas en cincuenta localidades aragonesas, entre las que estaba esta catedral. Volvimos a grabar al señor FIERRO los toques de primera clase, y no pudimos recogerle los toques de difuntos por diversas causas.

Y otra vez más volvimos: el Ministerio de Cultura nos encargó, en 1987, el inventario de las campanas de las Catedrales de España, las veinticinco de la Corona de Aragón en una primera fase, y luego otras veinticinco más. En Barbastro estudiamos cinco de las seis campanas existentes (la de los cuartos es de difícil acceso, al menos de momento), y descubrimos una de las más importantes campanas no sólo de Aragón, sino de todas las Catedrales: la campana de las horas, llamada Raimunda de 1516, del maestro Juan Clerget o Clarachet, que estuvo fundiendo por aquel entonces una serie de campanas importantes como la de los cuartos de la Torre de los Sitios de Zaragoza (ahora ubicada en el Pilar) o la campana Maria de la Catedral de Valencia.

Esperamos volver a hablar de estas campanas, de esta torre y de sus toques, que de una manera u otra hemos contribuido a conocer y a divulgar. Nos gustaría ayudar para convertir a la torre de la Catedral en un auténtico monumento visitable, al mismo tiempo que en el más alto y sonoro instrumento musical de la ciudad. Mientras tanto recordamos que en Internet tenemos mucha de esta información, de vez en cuando renovada, en la página de Barbastro que figura al pie.

Dr. Francesc LLOP i BAYO (09/10/2002)
  • BARBASTRO: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía
  • Campaneros: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Francesc LLOP i BAYO (2002)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF