PENA, Silvia - Roban las campanas de una parroquia de Abadín

Roban las campanas de una parroquia de Abadín

Eran del siglo XVIII

El valor de las campañas de Abadín se estima en 4.000 euros

Los encargados del robo descolgaron las campanas de lo alto del templo

El subdelegado del Gobierno descarta la existencia de grupos organizados

El Obispado recomienda no tener en las ermitas objetos de valor

El párroco manifiesta 'no albergar esperanza' de que aparezcan

El campanario de la ermita de Goás, sin campanas - Autor: EFE
El campanario de la ermita de Goás, sin campanas - Autor: EFE

El interés de los ladrones por el material de cobre o bronce para su venta en el mercado del estraperlo ha aumentado en los últimos meses de manera creciente en Galicia. La última prueba la constituye una iglesia lucense en la que el hurto dejó al pueblo sin las campanas de su templo.

La iglesia de la parroquia de Goás, en el municipio lucense de Abadín, se encuentra alejada de las casas y flanqueda por numerosos árboles, un hecho que pudo motivar que esta misma semana los amigos de lo ajeno decidiesen robar las campanas de la ermita a plena luz del día. Interesados, posiblemente, por la venta del material en el mercado negro, no dudaron en desplazar hasta la zona un camión que sirvió para llevarse el botín, tal y como atestiguan las huellas sobre el terreno.

Es un nuevo ejemplo del robo de metales industriales más valorados, que toca fondo en la Galicia rural afectando incluso a los elementos sagrados y de culto. De este modo, deja al campanario de una iglesia de pueblo sin campanas con las que llamar a la oración o avisar de la existencia de un difunto, el uso dado mayoritariamente a este tipo de elementos ornamentales en los municipios pequeños. El cura de la parroquia, Restituto Prieto, sostiene que el precio de las campanas "alcanza los 4.000 euros" aunque puede rondar precios mayores en el mercado.

Para perpetrar el robo, la lógica apunta a que fue necesaria la intervención de varias personas. "Las campanas pesan más de 300 kilos y tuvieron que quitarlas de lo alto de la iglesia", explica Restituto Prieto. Fuentes de la investigación abierta por la Guardia Civil creen que primero retiraron las campañas del yugo de madera que las sostenía para colocarlas en el suelo desde donde aprovecharon una pequeña pendiente del atrio para introducirlas en el vehículo que serviría de transporte hacia otro lugar.

El cura manifiesta "no albergar esperanza" de que aparezcan y cree que fueron robadas para "destrozarlas, convertirlas en piezas más pequeñas y venderlas al peso". Un trabajo que impediría que se conozca su origen facilitando su venta. El párroco ha lamentado "el maltrato" que les han tenido que dar, a la vista de las marcas que quedaron en el suelo. "Podían haber tenido más cuidado pero parece que las dejaron caer desde lo alto de la iglesia", sostiene.

Las campanas sonaron por última vez el domingo 6 de marzo para llamar a los fieles a la oración. Días después era un vecino de Abadín el que alertaba de la falta al párroco, quien denunció el robo y se lamentó porque eran piezas de bronce del siglo XVIII "y sobre todo una de ellas sonaba muy bien".

Portomeñe descarta la existencia de grupos organizados

El subdelegado del Gobierno en Lugo, José Vázquez Portomeñe, se pronunciaba este martes en relación con la sustracción descartando la autoría de grupos organizados que se dediquen a asaltar iglesias. Explicó que responde "al pequeño lucro" y que "genera más daños que lo que se llega a robar".

Portomeñe reconocía la complejidad para controlar este tipo de robos al ser iglesias que, "normalmente están en ámbitos aislados, en zonas rurales que han perdido población y con una baja intensidad de ocupación y eso genera una dificultad objetiva en cuanto al seguimiento concreto en esta materia".

Destacó que los datos no son alarmantes y que tan sólo hay constancia de entre cinco y siete entradas en templos de Lugo en los últimos meses. El subdelegado del gobierno apeló a la "alta tasa de eficacia policial" en Lugo de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, que se sitúa en torno al 60%, en lo que a esclarecimiento de los robos respecta.

Portomeñe avanzó además la puesta en marcha de una línea de "coordinación" con los dos obispados de la provincia, Mondoñedo, al que pertenece la Iglesia de Abadín, y Lugo capital, para ahondar en una "labor preventiva" que frene los hurtos y robos en iglesias.

Por su parte, el delegado de Patrimonio del Obispado de Lugo, Miguel Gómez, trasladó su preocupación porque los ladrones "pueden entrar en los templos en cualquier momento". Así, lanzó un mensaje a los párrocos para que eviten tener "objetos de valor en la casa del Señor", dentro de lo posible, así como vaciar los cepillos de manera frecuente porque, según expresó, "normalmente lo que buscan es dinero". También explicó que en las ermitas de la diócesis de Lugo "no existen robos últimamente", aunque sí hubo varios intentos en los pasados meses.

PENA, Silvia

El Mundo (16-03-2011)

  • ABADÍN: Campanas, campaneros y toques
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Mundo (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF