MONSERRAT, Daniel - Al toque de campana

Al toque de campana

Una mirada al siglo pasado

Uncastillo acoge mañana la muestra 'La comunicación en los pueblos', organizada por la Asociación Cultural La Lonjeta, y cuyos objetos han sido cedidos por la Fundación Telefónica

Hace ya unas décadas, las campanas sonaban con fuerza cuando se iba a celebrar un entierro en el pueblo, pero no siempre se tañían igual. No era lo mismo que fuera de un rico que de un pobre. Un característico toque desde la iglesia de la localidad servía para que los habitantes supieran del triste acontecimiento. En Uncastillo, había tres categorías de toque de campana para diferenciar al fallecido.

Cuando la alcaldía dictaba leyes que tenía que conocer todo el pueblo, un alguacil recorría todas su calles con una turuta para leerlas en alto. Sin un dentista o un frutero llegaba a la localidad, era el pregonero el que salía a anunciar su presencia. Ahora todo esto no es más que el recuerdo de una generación que se va extinguiendo ya que los nuevos tiempos y los avances han acabado con estas formas de comunicación. Uncastillo recuerda mañana, por un día, esos tiempos con la muestra La jornada en los pueblos, organizada por la Asociación Cultural La Lonjeta de la localidad en colaboración con la Fundación Telefónica.

Para todos los públicos

"Es una exposición que no hemos querido cerrarla solo a la gente mayor que seguro que se emociona al ver los objetos que enseñamos o a una generación intermedia como la mía que lo hemos vivido de pasada, ya que queremos que la gente joven descubra cómo nos comunicábamos antes y, para ellos, hemos organizado unos talleres", explica Jesús Ezpeleta, de La Lonjeta. Así, mañana, el ayuntamiento de la localidad mostrará desde una cabina de teléfono hasta una centralita antigua pasando por diferentes dispositivos o incluso cartas o un simple buzón de Correos ahora casi en olvido. Testigos de muchas historias y anécdotas durante muchos años: "Hemos conseguido traer una centralita a la que tenías que ir para pedir conferencia y poder hablar con la novia que tenías en otro pueblo o en Zaragoza. Tenías que esperar tres horas hasta que lo lograbas", relata Ezpeleta.

Junto a todo ello no podían faltar los toques de campana, aunque no serán, en esta ocasión, obra de un campanero: "Es inviable, incluso porque la iglesia de Santa María (la única de culto en Uncastillo) no está habilitada para ello: "Reproduciremos los toques a través de un programa informático que tiene recogidos todos los de la época".

La comunicación en los pueblos vendrá a mostrar también cómo ha evolucionado la sociedad: "Ahora, con el mail no salimos de casa. Antes era todo mucho más directo y personal. Hoy, cuando el ayuntamiento quiere comunicar algo lo pone en su web o lo publica en el tablón, antes, el pregonero salía a las calles para contar lo que fuera", razona Jesús Ezpeleta, antes de reflexionar en voz alta: "Ahora hay mucha más comunicación pero es más fría y lejana".

MONSERRAT, Daniel
El Periódico de Aragón (28-07-2012

  • UNCASTILLO: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Periódico de Aragón (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF