R. BLANCO, Xabier - Doblan las campanas

Doblan las campanas

Están tocando a muerto". Todos callaron en el abrevadero del pueblo ante la advertencia del tabernero y eso que la clientela estaba discutiendo a bocinazos si los árbitros favorecen más al Real Madrid o al Barcelona. "Es un hombre", comentó un tipo con ganas de recuperar inmediatamente el debate, pero uno de los que los contertulios salió pitando hacia la parada del taxi. Regresó a los minutos con la noticia de que el finado era un vecino al que el corazón decidió dejar de bombear a los 78 años.

"¿Cómo has vuelto a acertar?", se interesó el notario, un barcelonés que cambió sin pestañear la ciudad por el campo cuando encontró una plaza vacante. Todavía le cuesta creer que el puesto de campanero esté muy solicitado porque por cada entierro se puede rascar 50 euros o más por hacer doblar las campanas según la generosidad de los deudos.

Si al notario le sorprenden las costumbres del rural gallego, la peña del pueblo tampoco comprende que él no pueda diferenciar cuando las campanas doblan por un hombre o por una mujer. "Cuando es mujer tocan dos veces, cuando es hombre lo hacen tres", explicó el cliente que había reconocido a la primera el género del fallecido. "Hasta en la muerte nos consideran menos", añadió la reivindicativa mujer del tabernero, pero los clientes presentes esquivaron el comentario como cuando el árbitro señala un penalti inexistente a favor de tu equipo.

"¿Quedamos mañana para jugar la partida?", preguntó el integrado notario. "No podemos, el entierro es las cinco y no nos daría tiempo de terminarla", respondió el hombre que había corrido a interesarse por la identidad del fallecido. "¿Pero era amigo?", insistió el notario ante la faena de quedarse sin la partida de tute de todos los días. "No, pero es vecino y aquí todos nos conocemos". La conversación quedó inmediatamente zanjada.

El día que un vecino, pero de un edificio de 50 viviendas de A Coruña, se colgó en el trastero sólo el portero del inmueble pareció afectado y quizá fue porque se encontró el cadáver a las dos horas de estar charlando animadamente con el infeliz. Las campanas no tocaron a muerto y sólo media docena de vecinos acudimos al entierro.

R. BLANCO, Xabier

La Región (20-04-2017)

  • A CORUÑA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Región (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-12-2017
    Convertir a PDF