G., Cristina - El cura de Domaio "planta" a una familia en un entierro al no estar de acuerdo con el pago de la funeraria

El cura de Domaio "planta" a una familia en un entierro al no estar de acuerdo con el pago de la funeraria

El desencuentro fue por 50 euros -"Pido disculpas a la gente y en especial a la familia", dice el párroco

La familia de un vecino de Moaña que falleció este pasado fin de semana, vivió indignada el entierro de su ser querido, el sábado, después de que el párroco de Domaio, que iba a oficiar la sepultura, les dejara plantados en el mismo tanatorio de Moaña, porque no llegó a un acuerdo económico con la funeraria. El vecino había fallecido en el hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo y la funeraria que se encargó de la conducción del cadáver, a través de la póliza del seguro, fue Servicios Funerarios Tanamañó, en Redondela.

La previsión era llegar al tanatorio de Moaña y realizar la posterior sepultura con la presencia del párroco de Domaio, Ángel Tabarés, ya que el vecino era natural de esta parroquia, donde hoy están programados los funerales a las cinco de la tarde.

Todo surgió por un problema económico entre el párroco, que pedía 250 euros, y la funeraria, que daba 200. Finalmente, al ver que la empresa no subía esos 50 euros, tal y como apuntan testigos, el párroco se quitó la casulla y se marchó en su coche, en medio de la indignación de los presentes: "Parece que para que a uno le entierren, es cuestión de dinero, concretamente de 50 euros", asegura una vecina. Viéndose sin cura, la funeraria pidió al párroco de Moaña, José Luis Muñiz, que acudiera y accedió a enterrar al fallecido, cuya familia ya estaba dispuesta a darle sepultura sin un sacerdote. Tuvieron que esperar casi una hora por la llegada del otro párroco.

El cura de Domaio, el vigués Ángel Tabarés, que lleva algo más de un año como titular en la parroquia, confirmó a FARO DE VIGO que efectivamente hubo un problema, que su enfado fue con la funeraria, pero que quería hablar con la familia para arreglar la situación. A última hora de ayer pedía disculpas a toda la gente y a la familia en especial por lo vivido, debido "a un desencuentro entre dos personas que no les debió de afectar. Pido humildemente perdón".

Desde la funeraria aseguran que en los 15 años que llevan de experiencia nunca se habían encontrado con un problema así. Un representante de la empresa aclara que los "aranceles" de las aseguradoras por este tipo de servicios funerarios suelen oscilar entre 180 y 200 euros, dependiendo del número de curas, campanas, órgano... y que cuando el párroco de Domaio le dijo que eran 250, él le pidió que le aclarase los gastos, pero se mostró muy enfadado y se marchó.

Señala que el coste de un levantamiento de un fallecido y conducción (estar en tanatorio y dar sepultura) son 20 euros; el del cura que oficia, 40; de los que acompañan, 30; los derechos de fábrica que cobran las parroquias son 25 euros; el sacristán, otros 25; y a estos gastos habría que añadir los de órgano y campanas, cuyo importe depende según el número. Dice que las aseguradoras tienen un máximo de 70 euros a los párrocos por el sonido de campana, mientras que el coste del órgano varía, de 60 a 120, según si es uno o varios.

G., Cristina

Faro de Vigo (17-04-2017)

  • MOAÑA: Campanas, campaneros y toques
  • Toques actuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Faro de Vigo (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 15-12-2017
    Convertir a PDF