ENRÍQUEZ-NISTAL, Sergio - Por qué doblan las campanas

Por qué doblan las campanas

Si escucha hoy, o ha escuchado ya, a las 9 de la mañana tañer las campanas de todas las iglesias de Madrid, sepa que tocan a muerto. Las campanas doblan por las 191 personas que un día como hoy se dejaron la vida sobre una vía de tren en la jornada más triste de la reciente historia de España. Trece años, no es cifra redonda, pero es momento de acordarse oficialmente de las víctimas del fanatismo y la sinrazón. Habrá actos en Sol, en Atocha, en el Bosque del Recuerdo del Retiro, en las estaciones de Santa Eugenia y El Pozo... Memoria y homenaje, razón de ser de los aniversarios.

Hoy doblan las campanas para recordarnos la efeméride a quienes nos la tienen que recordar, no para los familiares de las víctimas, los heridos o los que acumularon traumas en los escenarios de los atentados y no han conseguido borrar de sus cabezas el paisaje de después de la batalla. El tintineo para ellos está siempre ahí. Es el caso del doctor Alfonso del Álamo, director de Emergencias de Madrid el día fatídico: "En 48 horas viví la mayor concentración de pena y pánico que se pueda concebir. Nada tan desgarrador como el asesinato masivo del 11-M". Lo cuenta en su libro 11-M: El honor de servir (La Esfera), una «crónica emocional» de los atentados.

Hoy doblan las campanas para martillear a los 10 condenados por la matanza que siguen en la cárcel y a los otros nueve que ya cumplieron sus penas. Tras la mayor investigación policial y judicial de la historia de España, se sentenció a tres culpables directos del atentado, uno como autor material (Zougam) y dos como colaboradores necesarios (Trashorras y Gnaoui). El resto murieron con sus secretos en el piso de Leganés y los magistrados no pudieron determinar la autoría intelectual. "Diez años después, no sabemos quién dio la idea de atentar el 11-M", dijo el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, en una entrevista a este periódico.

Hoy doblan las campanas por todo Madrid para que una ciudad, un país, no olvide. Para explicar por qué siempre, cada vez que subo por la escalera mecánica que une el andén de cercanías al vestíbulo de la estación de Atocha, veo el humo y el pánico de la primera explosión y oigo el estruendo de la segunda y de la tercera. Resuenan entonces las Campanades a morts, las que Lluis Llach musicó para recordar a los cinco huelguistas caídos en los sucesos de Vitoria en 1976, poesía frente a la tragedia: "Asesinos de razones y de vidas, que nunca tengáis reposo a lo largo de vuestros días y que en la muerte os persigan nuestras memorias". Pues eso, que hoy es 11-M.

ENRÍQUEZ-NISTAL, Sergio

El Mundo (11-03-2017)

  • MADRID: Campanas, campaneros y toques
  • Toques extraordinarios de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Mundo (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-11-2017
    Convertir a PDF