GARCÉS, Enrique - Llega la hora de la restauración

Llega la hora de la restauración

La Cofradía de María Santísima de la Villa organiza un concierto para ayudar a sufragar los gastos


Un camión-grúa de grandes dimensiones ayudó a bajar las cuatro campanas de la torre izquierda del Santuario de la Virgen de la Villa, que se someterán a un proceso de restauración en “Campanas Rosas”, en Torredonjimeno. Se trata de la última fase de restauración de los dos grandes conjuntos campaniles del templo, después de que el año pasado se repararan las cuatro que formaban parte de la otra torre. Los trabajos incluirán la instalación, en ambos campanarios, de un sistema electrónico de baldeo y volteo, que simulará el toque de cuerda del campanero.

Ana María Pastor, secretaria de la junta de gobierno de la Cofradía de María Santísima de la Villa, justificó la necesidad de los trabajos por el importante deterioro que muestran esos elementos, y dijo que los trabajos, por importe de diez mil euros, estarán terminados para la próxima festividad de la Virgen de la Villa. Para sufragar los gastos de la restauración, Pastor anunció que la cofradía ha organizado un concierto de la Cantoría de Jaén, para el próximo viernes, en el teatro Maestro Álvarez Alonso.

El proceso de restauración será lento y delicado, aseguró Alberto Damas, experto fundidor y gerente de la empresa, que aseguró que las campanas estarán de vuelta en la fecha prevista.

Y es que no hay dos de estos elementos singulares que sean iguales. De hecho, cada uno tiene su propio nombre. Alberto Damas cuenta que el más grande de los cuatro se llama “Sagrado Corazón de Jesús”, pesa 650 kilos y fue refundida en 1950, al igual que el resto de sus compañeros partiendo de los moldes o “terrajos” originales de las campanas que fueron destruidas junto al Santuario durante la Guerra Civil española.

La de “San Amador” pesa 450 kilos y fue refundida en dos ocasiones. Una en 1952 para la inauguración del nuevo Santuario, y la última en abril de 2002. Otra lleva por nombre “San Francisco de Asís”, que se refundió de nuevo en 2003, mientras que la cuarta, la más pequeña, “Nuestra Señora de la Villa”, comparte nombre con la labradora de Martos y pesa 300 kilos. Esta última, dijo Damas, es la que está en peor estado de las cuatro. Data de 1950 y se tendrá que refundir completamente. “A sus compañeras mejor paradas las someteremos a un tratamiento de limpieza y las dotaremos de badajos nuevos”, dice el fundidor. Las del Santuario de la Virgen de la Villa son campanas muy típicas de Andalucía, indicó Damas, que además cuentan con un perfil muy característico que se conoce como “esquilón”, que las hace más alargadas y estilizadas que las características románicas del norte de la península. “Estamos seguros de que una vez que el campanero encuentre el punto de inflexión de las ocho campanas, el próximo 18 de abril, las torres del Santuario ofrecerán un magnífico recital”, auguró el experto fundidor.

GARCÉS, Enrique

Diario de Jaén (01-02-2017)

  • MARTOS: Campanas, campaneros y toques
  • ROSAS, CAMPANAS (TORREDONJIMENO) : Inventario de campanas
  • ROSAS, CAMPANAS (TORREDONJIMENO) : Intervenciones
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de Jaén (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-10-2017
    Convertir a PDF