TERÁN, J. Javier - Y repicaron las campanas

Y repicaron las campanas

Santuario - Autor: FOTO INTERNET
Santuario - Autor: FOTO INTERNET

Alcancé las inmediaciones del Santuario del Brezo cuando la tarde ya fenecía y cedía sus “trastos” a la noche, que los acogería gustosa y llevaría las riendas de la situación hasta el amanecer, donde la nueva mañana se haría cargo del nuevo día.

A mi llegada, me dio la bienvenida un incesante repicar de campanas anunciadoras de la fiesta, que se dejaban oír con profusión en todo aquel valle en el que se asienta el Santuario, en medio de aquel espectacular paisaje de montaña y a cuya vera corre cantarín un pequeño riachuelo de frescas aguas.

Pernocté en una hospedería aneja al Santuario, junto a otros cuantos peregrinos más que también habían hecho el camino la víspera, para poder honrar al día siguiente a la Patrona de aquellos valles en su fiesta. Muy de mañana, volvieron a repicar con fuerza las campanas dando la bienvenida a los nuevos romeros que ya comenzaban a acercarse hasta el lugar.

Mi interés al estar presente en aquella romería, aparte de por el gran cariño que profeso a este Santuario, obedecía sobre todo a un deseo personal de rememorar aquello, que tenía que ver con mi visita a aquellos entornos cuando siendo sólo un adolescente recibía formación general y religiosa en un internado sito en una localidad de las inmediaciones.

El paisaje donde se asienta el Santuario es tan espectacular, rodeado de montañas todo él y con una carretera de acceso que horada el valle que se abre al pie de éstas, que ya siendo chavales nos encandiló. Y ahora me apetecía comprobar el estado de todo aquello, libre ya de cualquier disciplina añadida.

Durante toda aquella mañana no cesaron de repicar las campanas, convocando a la fiesta de la Patrona de aquellos lugares. Volteo que fue ganando en intensidad, a la par que en emoción, sobre todo, en el momento culmen de la procesión de la Virgen del Brezo en andas por los alrededores, en olor de multitudes como se esperaba. Y luego, en el canto final de la Salve, acompañado de un incesante ondear de pañuelos al despedirla.

Era tan grande la emoción que, de pronto, comprobé que eran ya tan sólo dos los pañuelos que ondeaban al aire. Uno era el mío, pero me extrañó que a mi lado apareciese otro que blandía una joven de larga cabellera. Nos miramos y comenzamos a reír con ganas. Y es que se daba la feliz coincidencia de que también ella, cuando adolescente, había estudiado en un internado femenino de los alrededores, y había acudido hasta allí por similares motivos.

(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 21/09/2016)

TERÁN, J. Javier

Mi Rincón Palentino - Cosas de Palencia (21-09-2016)

  • SANTIBÁÑEZ DE LA PEÑA: Campanas, campaneros y toques
  • Toques actuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Mi Rincón Palentino - Cosas de Palencia (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 13-12-2017
    Convertir a PDF