Terra Actualidad - El Giraldillo vuelve a presidir Sevilla

El Giraldillo vuelve a presidir Sevilla

Cubierto por una sábana y en una cama de madera, acompañado por los repiques de campanas y los aplausos de cientos de sevillanos, la veleta original de la catedral hispalense, El Giraldillo, llegaba sobre las 7 de la mañana a la plaza Virgen de los Reyes para, con ayuda de una grúa de más de 100 metros de altura, ser izada de nuevo a lo más alto de la 'Turris Fortis', tras pasar ocho años sometida a varios trabajos de restauración

El Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico ha tenido que esperar a un día de poco viento -la mañana del viernes rondaban los 15 kilómetros por hora para poder realizar la operación con éxito.

El retorno de la 'Giganta', de 1.500 kilos de peso, no ha estado exento de polémica, dado que el Arzobispado de Sevilla, dueño de la pieza, prefería mantener en su lugar una copia para evitar el deterioro, frente a la pretensión de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, que desde el primer momento abogó porque fuera la pieza original creada por Bartolomé Morell en el siglo XVI la que coronase la catedral si las condiciones climáticas y su deterioro no lo impedían. Finalmente, y aunque no estuvieron presentes el día en que la copia bajó de la Giralda, dos canónigos acudieron a la plaza para observar todo el proceso. Allí mostraron su alegría haciendo sonar las campanas catedralicias.

Las obras de restauración del símbolo más conocido de Sevilla han durado cerca de cinco años y han costado más de 600.000 euros (financiados por la administración regional), a lo que se suma los 12.000 euros que han supuesto la subida y bajada de la copia y la figura original. La consejera de Cultura de la Junta, Rosa Torres, explicó que para prevenir posibles daños durante la subida y una vez colocada en su sitio original, a 118 metros de altura, la imagen -que representa la victoria de la Fe de Cristo- iba cubierta con tres capas de cera protectora especial para defender el bronce de los agentes externos, además de llevar una funda de neopreno a la altura del tórax que se retiró al llegar a lo más alto de la Giralda. Una vez situada en su sitio se procedió a la colocación del estandarte y la palma que la imagen lleva en sus manos y que sirven de contrapeso para equilibrar la escultura.

Torres resaltó que se trata de 'un día histórico para la ciudad de Sevilla, porque recupera, rejuvenecida, uno de sus símbolos más representativos', al tiempo que garantizó que se seguirá realizando un seguimiento para comprobar su evolución. 'Ahora hay que protegerlo, cuidarlo y disfrutar de su autenticidad'. 'La figura que nos mira desde allí arriba -añadió- es la de siempre, la que vieron nuestros antepasados y la que nos une con nuestra historia, y de eso no podíamos hacer copia'.

A partir de ahora, un sistema de sondas controlado mediante ordenador vigilará el giro, las condiciones climáticas del lugar donde ha quedado anclada la histórica veleta, así como las causas que han originado su deterioro, según explicó el director del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, Román Fernández.

Cuatro siglos después de su construcción, a la torre de la antigua mezquita de Sevilla se le añadió un nuevo remate que constaba de un cuerpo de campanas, otro de azucenas, otro de estrellas, una más de carambolas y una pequeña cúpula que soportaba una bola donde se ubicó la famosa veleta.

"Terra Actualidad" (22/07/2005)
  • SEVILLA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Terra Actualidad (2005)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF