GARCÍA, Catalina - Gregorio y Paco, campaneros de Santa Ana por tradición

Gregorio y Paco, campaneros de Santa Ana por tradición

Gregorio Rodríguez y Paco Morales son los campanero de Casillas del Ángel, que demuestran sus habilidades desde las doce de la noche de cada 26 de julio en las fiestas de Santa Ana. Ambos saben por una tradición que, en esta localidad, solo ha corrido de manos de los hombres.

Gregorio y Paco, campaneros de Santa Ana por tradición - Autor: MELIÁN, Javier / ACFI PRESS
Gregorio y Paco, campaneros de Santa Ana por tradición - Autor: MELIÁN, Javier / ACFI PRESS

El tiempo, los mayores del lugar y la niñez de monaguillos se unieron para enseñar a Gregorio Rodríguez Morera y Paco Morales de León los secretos de las dos campanas de la iglesia de Casillas del Ángel. De anunciar incendios, fiestas y fallecimientos, solo suenan ya para las fiestas de Santa Ana, durante la procesión y a las doce de la noche del 26 de julio, cuando intentarán estar más de cinco minutos repicando a modo de anuncio del día de la festividad de la patrona.

Son dos campanas, casi iguales en tamaño, pero distintas en sonido:la grande, a la que llaman así por ser la más grave y de más gruesa, como la define Gregorio;y una más aguda. Los repiques brotan de la campana más aguda y se caracterizan por ser muchos toques seguidos, siempre en coordinación con la grave». Los dobles consisten en tirar por las dos campanas al mismo tiempo y de forma espaciada.

Antes, recuerda Gregorio Rodríguez (Casillas del Ángel, 1957) y Paco Morales (La Palma, aunque de padres de Casillas de Angel,1962), había toques para todo, «ahora todo se entera uno por los teléfonos móviles». Contra este olvido de toques y repiques, en las fiestas de Santa Ana suben las escaleras del campanario y hacen sonar las dos campanas «hasta que las manos se nos quedan esmorecidas». Los dos se fijaron desde pequeños en Cesáreo, Cecilio, Germán y otros mayores.

El decálogo de las campanas

Incendios
Antes, los hombres de Casillas del Ángel avisaban de un incendio o una inundación por el barranco con un repique rápido. «Antes se usaban las bombonas de gas para cocinar y los techos eran de madera», una combinación que acaba en fuego. Gregorio se acuerda de tocar así en dos ocasiones por incendio.
Muerte de niños
Por suerte, hoy en día no se usaría, pero hace 30 años la mortandad infantil era alta. «Se avisaba a los vecinos con un repique combinado con dobles».
Llamar a misa
Una hora antes de la misa, se daba la primera llamada con un repique con la aguda seguido de un toque con la grande. Media hora antes, un segundo repique y otro toque. Minutos antes de empezar, con el tercer y último repique, seguidos del toque.
Mujeres y hombres
Para la muerte de ellas, se doblaban cinco veces y para los de ellos, siete.
Jalar las campanas
En Casillas del Ángel, los hombres eran los que «jalaban las campanas». Las mujeres solo lo hacían cuando se llamaba a la limpieza de la iglesia. Hoy, todo ha quedado en manos de Gregorio y Paco que, con la última reforma de la iglesia, lo hacen haciendo equilibrios sobre un mojinete. Ambos campaneros recuerdan que en torno a la iglesia, la plaza, el centro cultural (que se levantó sobre el antiguo cementerio) y el sonido de las campanas se movía todo el pueblo.

GARCÍA, Catalina

Canarias7.es (20-07-2016)

  • PUERTO DEL ROSARIO: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANEROS DE CASILLAS DEL ÁNGEL (PUERTO DEL ROSARIO) : Toques y otras actividades
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Canarias7.es (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-10-2017
    Convertir a PDF