SOLER CARNICER - Calendura y Calendureta

Calendura y Calendureta

Son los dos personajes más entrañables y populares de la ciudad de Elche. Y son los muñecos encargados de tocar las horas de las campanas del reloj que hay en el tejado del Ayuntamiento de aquella ciudad alicantina, golpeándolas con sendas mazas. Uno, Calendura, el más grande, señala las horas y el otro, Calendureta, los cuartos.

Sus nombres provienen, sin duda, de la voz latina calendas, de la que procede la palabra calendario, por lo que de alguna manera están relacionados con la medida del tiempo, algo en lo que las campanas han tenido siempre la mayor importancia para indicar al pueblo el paso de las horas.

Hasta el siglo XVI los ilicitanos conocían la hora en que vivían por el toque a mano que se hacía en las campanas de la desaparecida ermita de San Jaime, para lo cual las personas encargados de ello se guiaban por un reloj de arena. Pero en 1573 el Consell General mandó construir un reloj que se colocó en las murallas sobre la torre de la Vela, cerca del edificio del Consell, en el cual había un viejo reloj, que también tenía un calendario. El nuevo reloj fue dotado con dos campanas. A la mayor se le puso el nombre de Vicente y a la menor Miguel. Ambas eran golpeadas con mazas accionadas por el mecanismo del reloj.

A este reloj se le añadieron en 1759 dos muñecos al estilo de los jacquemarts franceses, que a partir de entonces, fueron los encargados de tañer cada uno su campana. El pueblo los bautizó al principio con los nombres de Miquel y Vicentet, derivados del nombre de las respectivas campanas. Pero pronto los cambió por Calendura y Calendureta, influido seguramente por el calendario del antiguo reloj. Calendura es el encargado de golpear la campana grande y Calendureta la pequeña, como ya he dicho.

Calendura es un recio hombretón pintado de vivos colores, que va cubierto con sombrero y viste jubón con saragüells, luciendo un hermoso mostacho que le da cierta apariencia picarsta, mientra que Calendureta ofrece el mismo aspecto, pero es como si fuese su hermano pequeño. El primero, según opiniones, ofrece la pinta de un soldado y el segundo la de alguacil. Los dos sostienen en sus manos las respectivas mazas con las que golpean a las campanas Vicente y Miquel.

En 1879 el Ayuntamiento quiso suprimirlos, pero un auténtico movimiento vecinal lo impidió. Ello no hizo más que aumentar el cariño del pueblo por estos dos personajes, cuyos nombres aparecen en numerosas canciones y dichos populares.

Ambos hoy, dos siglos después, con las oportunas restauraciones y reparaciones, todavía siguen dando las horas en la ciudad de las palmeras y el Misteri y todo el mundo puede verlos encaramados sobre la casa del Consejo General de Elche.

SOLER CARNICER

Valencia pintoresca y tradicional: personajes, hecho y dichos populares. Carena Editors. Vol. 1 (1997)

  • ELX: Campanas, campaneros y toques
  • Tardones o autómatas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Valencia pintoresca y tradicional: personajes, hecho y dichos populares. Carena Editors. (1997)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-12-2017
    Convertir a PDF