MAZKIARAN, Nerea - Las campanas doblan en Altsasu por tradición

Las campanas doblan en Altsasu por tradición

Ayer al mediodía fue el primer repique, pregón sonoro que se repetirá hasta fiestas

Campaneros, ayudantes y autoridades, ayer después del repique - Autor: MAZKIARAN, Nerea
Campaneros, ayudantes y autoridades, ayer después del repique - Autor: MAZKIARAN, Nerea

Si bien el reloj de la parroquia de Altsasu marcaba las dos y cinco pasadas, ya que anda desbarajustado desde hace varios días, ayer al mediodía las campanas de esta iglesia volvieron a bailar. Era el primer repique del año, un pregón sonoro que acompañará a los altsasuarras hasta el 14 de septiembre, día grande de las fiestas. De cruz a cruz, como manda la tradición.

Ayer había ganas y cuatro vecinos subieron al campanario para ofrecer un pequeño concierto de 17 minutos. Eran Asier Beramendi, Félix Martínez, Jesús Irisarri y Jesús Bengoetxea, que dejaron por unos momentos sus tareas para mantener viva esta costumbre. Además, Ángel Aldasoro tocó las campanas pequeñas, al igual que Pedro Jiménez, concejal de Cultura, que se animó a coger los grandes tornillos con los que se repican éstas. En el reducido espacio del campanario también estaba el alcalde, Javier Ollo, quién se mostraba emocionado con la experiencia.

Fuera, a pie de la iglesia, varias personas escuchaban estos sonidos que forman parte de la “identidad altsasuarra”, como decía Enrike Zelaia, que ayer grabó el repique en vídeo desde el exterior. El akordeoilari es el artífice de que esta tradición siga viva. Y es que en los años 60, cuando la villa dio su salto definitivo a una sociedad industrial, esta costumbre desapareció. Pero fue por poco tiempo, ya que Zelaia la recuperó en los 70.

El akordeoilari resumía el origen y la historia del repique en cinco fases. “Comienza a realizarse con cencerros como conjuro para proteger la economía doméstica en época pagana. El cristianismo la adapta y es una llamada a la oración. Después es una referencia horaria, toque obligado descanso para comer, sentido que pierde al pasar a una sociedad industrial y desaparece”, apuntó. “La cuarta fase es cuando recupero esta tradición y finaliza al pasar el relevo a las generaciones futuras”, añadió.

Así ha sido y desde entonces, nuevas generaciones de altsasuarras mantienen viva esta tradición. Era el caso de los cuatro campaneros ayer, que comenzaron siendo niños. “Tenía 10 años”, recordaba ayer Beramendi. Han pasado tres décadas y contadas son las ocasiones que ha faltado a esta cita, al igual que Martínez. Uno de los últimos en incorporarse es Bengoetxea, que lo hizo en 2008.

El repique tiene su partitura, que recogió Zelaia de tres campaneros: los hermanos Mariano y Daniel Martirena y Anacleto Zelaia, y donó al Ayuntamiento para que perdure. Al respecto, Zelaia recordaba como si fuese ayer cuanto tocó su primer repique y bajó del campanario. En una esquina esperaba Anacleto, que aquel año dejó de tocar porque no le pagaba el Ayuntamiento. Pero pasó por su lado y no le dijo nada. “No se creía que lo había hecho yo”, recordaba Zelaia. Entonces tenía 15 años. Ahora con 77, sigue realizando el repique. “Cubriremos las calvas”, observó. Y es que cuando no hay nadie en el campanario, situado a pocos metros de su casa, sube él. Lo cierto es que no es siempre fácil compatibilizar el repique con el trabajo, según señalaron.

MAZKIARAN, Nerea

Noticias de Navarra (04-05-2016)

  • ALTSASU / ALSASUA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANEROS DE ALTSATU (ALTSASU / ALSASUA) : Toques y otras actividades
  • Tormentas y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Noticias de Navarra (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF