GUERRO, Laura - “La Sagrada Família de Gaudí es un fabuloso carillón”

“La Sagrada Família de Gaudí es un fabuloso carillón”

Luis Racionero, escritor

Acabo de cumplir 76 años. Nací en la Seu d’Urgell y vivo en Barcelona. Soy escritor. Me he emparejado seis veces y tengo un hijo, Alexis (45), y una nieta, Alicia (7). ¿ Política? Soy un liberal psicodélico. Soy taoísta. Me gustan un bosque, el mar, un libro... y que no haya nadie más.

En qué consiste ser taoísta?
En vivir acorde con los ritmos vitales de la naturaleza.
¿Lo hacía Gaudí?
Gaudí supo leerla, ahí está su arquitectura orgánica, de formas sinuosas, ondulantes, arborescentes, porosas.., ¡como la naturaleza misma!
¿Desde cuándo le interesa Gaudí?
De chaval me llevaron de visita a la cripta de la colonia Güell en Cervelló... ¿La has visto?
Sí.
Impactó mi sensibilidad estética. Sus columnas como fémures de gran saurio, su oquedad de caverna matricial... Sobre ella diseñó Gaudí un conjunto de torres paraboloides, míralas dibujadas...
¡Son como las de la Sagrada Família!
Sí, decidió que serían idóneos campanarios del templo: ¿por qué nadie habla de esto?
¿De qué?
Gaudí concibe la Sagrada Família como un colosal carillón: cada una de sus doce torres albergará una campana tubular, de distinto grosor y nota, colgada dentro.
¿Campanas tubulares? Me suena a aquel disco de Mike Oldfield...
Campanas tubulares de 30 metros de longitud, una por torre, que para eso están horadadas y con viseras que proyectarán el sonido hacia la ciudad: su vibración sónica elevará el ánimo de los barceloneses.
Uauh, pagaría por oír eso...
Gaudí lo tenía estudiado, buscaba esa vibración mística colectiva: ¡díselo a los que mandan ahora en el templo! ¿Colgarán esas campanas, señores? ¿A qué esperan para darnos explicaciones, señores?
Preguntado queda aquí, Racionero, no se me enfade usted...
¡Es que nadie dice nada de esto! Gaudí conocía el ars tintinabula, arte de tañer campanas. Genial artista, tenía sensibilidad sinestésica: veía sonidos, oía colores... Y el sonido es vibración, y él visualizaba su forma.
Eso es muy pitagórico.
Los padres y abuelos de Gaudí eran caldereros: desde niño supo cómo la superficie plana se alabea y engendra tres dimensiones, lo cóncavo y convexo... y los sonidos que proyectan los calderos de metal.
¿Todo eso le hizo arquitecto?
Eso y los fósiles helicoidales inscritos en el pavimento de Reus, además de sus iglesias y campanarios, las ruinas de Poblet, las caracolas de la playa, su capacidad de observar las formas naturales, fractales, combadas...
Habla de Gaudí con pasión.
Gaudí me atrae como Leonardo o Llull, ¡desde siempre!
Pues no siempre ha estado bien visto...
Denostarle fue una moda, atizada por Cirici o Bohigas, arquitectos defensores de Le Corbusier, de cuyos edificios de estilo racionalista dijo Gaudí que “parecen cajas de embalaje abandonadas en un andén”, ja, ja...
¿A qué estilo adscribimos a Gaudí?
Original.., que “viene de origen”, decía él mismo. “Gótico”, dijo también cuándo Alfonso XIII le preguntó: fue la única palabra que dijo en castellano durante esa visita.
¿Por qué?
Le enfurecía la soberbia de los castellanohablantes que consideraban el catalán una antigualla... Gaudí era un payés catalán orgulloso, indomeñable. ¡Para superior, él!
Catalanista... ¿y asexuado?
No, pero sí tuvo muy mala suerte con las mujeres: a las que cortejó le rechazaron.., y luego se obcecó ya en su obra arquitectónica con tal fervor místico que...
¿Fervor místico?
Y visionario. Y vegano. El tejado de la casa de recreo del Park Güell evoca la amanita muscaria, seta que provoca visiones psicodélicas... “Tocat del bolet”, decían los payeses del que la había probado.
Y despistado: le atropelló el tranvía...
Taciturno, caminaba absorto en sus especulaciones volumétricas, musicales y místicas. Ya le habían confundido antes con un vagabundo... ¡Y eso que de joven había sido un elegante dandy liberal y anticlericlal..!
¿Dónde se convirtió?
Le encargaron reformar el camarín de la Moreneta, y quizá en la montaña de Montserrat tuvo su epifanía... Aunque también estuvo muy vinculado a Poblet.
¿Y eso?
Siendo muchacho se maravillaba en las ruinas del monasterio junto a su amigo Eduard Toda: soñaban con reconstruirlo. Y más de medio siglo después, ¡Toda lo reconstruyó!
¿Cuál fue la mayor genialidad de Gaudí?
Su empleo de paraboloides, hiperboloides y sus polígonos funiculares: con saquitos de perdigones, cordeles y la gravedad... generaba curvaciones que, invertidas, daban arcos y cubiertas. Y su penetrante comprensión del símbolo, que trae sentido sin palabras.
Señáleme un símbolo gaudiniano.
La salamandra, anfibio que atravesaba indemne las llamas, símbolo alquímico del fuego... ¡y mira la del Park Güell, destruida!
No está destruida... ¿Qué quiere decir?
Ve a verla... ¡La han puesto azul! ¡Idiotas! ¡Ignorantes! ¡Le cambiarían los colores a un Goya! ¡Es grotesco, indignante, intolerable! Gaudí la hizo malva, violácea y rojo oscuro, como las llamas del fuego. ¿Quién ha sido el mentecato..? ¡¡Que lo arreglen!!

Gaudí

De niño, Racionero veía a su abuelo asomarse al pretil de su huerto-jardín en la Seu y contemplar los crepúsculos del Cadí: así aprendió el arte de la contemplación estética y espiritual. Desde hace casi 40 años yo aprendo leyendo al Racionero de Cercamón, El Mediterráneo y los bárbaros del norte, Del paro al ocio, La sonrisa de la Gioconda, Raimon o el seny fantàstic... y, ahora, Gaudí. La última catedral de Europa (Stella Maris), una biografía novelada del genio cuya personalidad imprime carácter a mi Barcelona natal. Y conversamos mientras pisamos fractales y espirales de las medusas y caracolas gaudinianas que pavimentan el beatífico paseo de Gràcia.

GUERRO, Laura

La Vanguardia (28-03-2016)

  • BARCELONA: Campanas, campaneros y toques
  • Carillones: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Vanguardia (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF