G., P. - El campanero, una figura en peligro de extinción

El campanero, una figura en peligro de extinción

Este personaje ha ido desapareciendo de la tradición charra, aunque en la provincia salmantina todavía quedan ejemplos como el de Manuel Tomás Castañeda

Manuel, tocando las campanas. - Autor: La Gaceta de Salamanca
Manuel, tocando las campanas. - Autor: La Gaceta de Salamanca

Muchos jóvenes de entre 20 y 30 años asocian indiscutiblemente la figura del campanero a Quasimodo, el protagonista de la película “El jorobado de Notre Damme”. Este personaje era el que más sabía de las campanas de la catedral de París, muy querido, además, por estas generaciones dados sus valores de generosidad y humildad.

Generaciones anteriores asocian la figura del campanero a la persona que tocaba las campanas en su pueblo, una figura que con el paso del tiempo se ha ido perdiendo, pero de la que todavía quedan algunos ejemplos que mantienen viva la tradición en la provincia salmantina.

Manuel Tomás Castañeda comenzó a repicar con ocho años y todavía hoy, casi cuatro décadas después continúa subiendo al campanario de Calzada de Valdunciel cuando se celebra alguna boda y en las fiestas de Santa Elena, San Antón, Santa Águeda y San Isidro. Hasta hace ocho años, Manuel repicaba todos los domingos, pero la electrificación de las campanas y la muerte del antiguo sacristán redujeron su labor a fechas señaladas.

En las fiestas se toca el “Ave María” a las nueve de la mañana: “Antes la costumbre era tocar al salir el sol, pero, claro, es demasiado pronto” afirma Manuel, que cada festividad toca desde las nueve hasta las nueve y media de la mañana. “Un día hubo dos bodas, así que aquella vez tuve que tocar una hora entera” recuerda el campanero, que también señala que para los que saben no es demasiado cansado, pero un ‘novato’ enseguida nota el peso de las campanas.

Podría parecer que tocar las campanas es una tarea sencilla, pero conseguir la ‘musiquilla’ de los campaneros “es muy difícil, lleva décadas de práctica y experiencia” afirma Manuel. No en vano, este salmantino fue el encargado de repicar las campanas de la Catedral Nueva de Salamanca en su 500 aniversario, desde 2011 toca las del Ayuntamiento tras el pregón de la Virgen de la Vega y asistió a una exhibición en Maderal hace dos años y al XXIII encuentro de campaneros de Villavante, en Astorga, además de repicar en otros pueblos salmantinos.

“No hay mucha gente joven que siga con la tradición” afirma Manuel con un cierto deje de nostalgia en su voz. Y es que, poco a poco, esta figura se ha ido perdiendo con los avances tecnológicos y la marcha de los jóvenes a las grandes ciudadades.

En la provincia salmantina, de momento, las campanas seguirán resonando cada vez que Calzada de Valdunciel celebre una fiesta o un enlace matrimonial. De ello se encargará el campanero, Manuel Tomás Castañeda.

G., P.

La Gaceta de Salamanca

(29-01-2016)

  • CALZADA DE VALDUNCIEL: Campanas, campaneros y toques
  • CASTAÑEDA ANDRÉS, MANUEL TOMÁS (CALZADA DE VALDUNCIEL) : Toques y otras actividades
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Gaceta de Salamanca (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF