SOMALO, C. - «Quiero un santuario abierto a todos para que los riojanos lo sientan como su casa»

«Quiero un santuario abierto a todos para que los riojanos lo sientan como su casa»

Josep Maria Sanromá Prior de Valvanera

El religioso destaca la espectacularidad del lugar y la devoción que mantienen los riojanos

Josep Maria Sanromá (Igualada, 1957) acaba de tomar posesión como nuevo prior de Valvanera. Tiene un acento que delata su origen y un cierto aire de asceta. En su vocabulario Valvanera es un santuario.

-Bienvenido a La Rioja.
-Gracias. Muchas gracias.
-Hoy está aquí, con nosotros. ¿Cuándo conoció Valvanera por primera vez?
-Fue en 1994. Año Santo. Un grupo de monjes de Montserrat hicimos el Camino de Santiago, más o menos andando y en coche. Y pasamos por Valvanera porque algunos de los monjes jóvenes estudiaba Teología con nosotros en Montserrat. Fue la primera vez que estuve aquí. Y después alguna que otra vez para ayudar a la comunidad, cuando el padre Jesús estuvo enfermo...
-¿Qué le atrae de Valvanera, además del espectáculo que nos regala la Naturaleza ahora?
-Me atrae la sencillez del lugar. Una comunidad pequeña y una vida sencilla con una repercusión muy importante en las personas, en los fieles, en el territorio. Por ahí hay un gran trabajo catequético y espiritual que se puede hacer y, también la espectacularidad de la Naturaleza. No son sólo los árboles sino lo que representan. Soy una persona de salir a caminar y poder vivir en este ambiente se agradece.
-Bonita elección para la aparición de un monasterio.
-Hay muchos lugares inexplicables. Como el lugar de donde provengo. De Montserrat. Un lugar al que había que subir casi escalando. Son singulares. Se dice que ya lo eran cuando todavía no eran cristianos. El monte siempre es un lugar de la presencia de Dios o de la divinidad. Eran y han sido lugares sagrados a los que la gente iba a encontrarse con la divinidad. Todo ello se ha cristianizado y ahí están los santuarios marianos.
-Me han dicho que usted es un peregrino de los monasterios.
-Desde pequeño siempre salí a caminar. Somos de un lugar a 20 minutos de Montserrat y era muy habitual que los sábados por la noche subiéramos andando. Yo siempre he vivido en contacto con la Naturaleza, me ha gustado y cuando celebré mis 25 años de predicación monástica hice el Camino de Santiago desde Montserrat andando. Fue una gran experiencia.
-En Valvanera se puede vivir la espiritualidad.
-El monje trabaja su propia experiencia de fe. Y cuando además de monasterio es un santuario, entonces está el reto de que la misma experiencia del monje pueda trasladarla a las personas que vienen al santuario buscando algo más.
-No hablamos sólo de espiritualidad y de religión. Hablamos, también, de cultura.
-Los santuarios existen por la devoción de los fieles. La mayoría de nuestros santuarios ha pasado el trauma de la guerra con los franceses, de la guerra civil española... y si han sobrevivido es porque la gente ha seguido viniendo sin monjes y, a veces, hasta sin que estuviera la imagen. La gente ha mantenido la devoción y eso ha permitido que pudiera continuar.
-La Regla de san Benito dice 'Ora et labora'.
-El ora va delante para dar validez a la experiencia religiosa y el labora va después porque se necesita para poder vivir. El labora es una consecuencia del ora. Por ello el monje transmite lo que vive en un santuario siempre.
-¿Cómo contempla el futuro de Valvanera atendiendo a la Regla?
-De momento ajustarnos como comunidad. Acabo de llegar. ¿Los retos? En un santuario hay un servicio pastoral que es lo primero. La segunda parte es trabajar algunos elementos para mejorar el santuario. Hoy no quiero adelantar nada. Pero queremos que esté absolutamente abierto a todos, agradable, acogedor, y en el que los riojanos se sientan en casa.
-La casa de todos.
-Por supuesto. Yo me siento en mi casa. Toda mi vida la he pasado en dos santuarios. 38 años de monje.
-Supongo que tiene proyectos en su cabeza...
-Primero asegurar toda la parte logística de la vida diaria. Por ejemplo, la electricidad. Después me gustaría darnos a conocer como un espacio en el que es posible venir a buscar paz y tranquilidad para retiro, trabajo de empresa, estudiar o estar en paz. Tenemos posibilidades de alojamiento y hay que sacarlas adelante. A partir de ahí se trata de ir dando servicios para mejorar todas las condiciones de los peregrinos y que se sientan como en casa.

Las frases

El lugar
«Lo que más me atrae es la sencillez del lugar. Una comunidad pequeña y una vida sencilla»
El futuro
«Asegurar la logística para la vida cotidiana e ir dando servicios a la gente que viene al santuario»

Una campaña popular para dotar al monasterio de campanas

Josep María Sanromá parece tenerlo decidido y está dispuesto a ponerse manos a la obra. «Me gustaría proponer una campaña popular para hacer algo para el santuario que no existe -dice-. Yo creo que le daría un tono muy alegre y muy popular. Y no es otra cosa que darle a Valvanera una voz a través de un juego de campanas para que se oigan por todos los valles. Y ver cómo los devotos que las escuchen sepan que ellos han participado directamente». La idea está lanzada. Quizás hasta tenga pensado cómo llevarla a la práctica mediante alguna suscripción popular de modo que sirva también como labor pastoral y de difusión.

- ¿Qué le parece el carácter riojano?
-Es muy pronto para poder hablar de la gente. Una cosa que me sorprende mucho es la extraordinaria velocidad con la que hablan... Es un carácter bueno para poder trabajar.
- ¿Se siente arropado?
-Sí. La gente que encuentro por el santuario la veo muy cercana. Vienen con las manos abiertas, a ofrecer y a ponerse a disposición de. Es lo que veo. Se trata de gente cercana, de casa y muy sencilla. Me gusta.

SOMALO, C.

larioja.com (16-11-2015)

  • ANGUIANO: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © larioja.com (2015)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-10-2017
    Convertir a PDF