LLOP i BAYO, Francesc - ¿Por qué hay campanas valencianas en la Expo de Sevilla?

¿Por qué hay campanas valencianas en la Expo de Sevilla?

Mucha gente se pregunta por qué hay campanas en el Pavelló Valencià de la Expo 92. Y se escandalizan de que nos hayamos atrevido a mover cosa tan santa y preciosa. Incluso, dicen, habría que llevar cosas sin valor, o, al menos cosas que no sean tan delicadas como estas venerables campanas.

Vayamos por partes. Hay que explicar por qué se llevaron estas campanas, qué significa su presencia en Sevilla, qué se va a hacer con ellas, qué peligros corren, y si van a volver o no. Vamos a intentar hacerlo.

La campana es un curioso instrumento musical, cuyo sonido apenas varia a lo largo de los siglos. Por tanto, cuando oímos una campana, convenientemente instalada, estamos compartiendo la misma música que sintieron nuestros lejanos antepasados. La instalación es importante, porque de ella depende la sonoridad, el timbre de la campana: si pende de una viga de hierro, sonará mucho más metálica y aguda que si está colgada de un yugo de madera. La nota será la misma, pero la resonancia será radicalmente distinta.

La idea, por tanto, de llevar a Sevilla campanas antiguas se basa precisamente en esto: que estamos llevando el mismo artefacto musical que pudieron escuchar hace cinco o seis siglos. Se me puede decir que hay otros instrumentos antiguos aún vivos, pero esto es solamente verdad en cierta medida: la entonación de los instrumentos de viento, por ejemplo, depende de la cantidad de aire insuflada, y es conocido que algo tan aparentemente invariable como la dulzaina se toca ahora de manera distinta que a principios de siglo.

Así pues llevamos campanas a Sevilla porque queremos que los millones de visitantes compartan, con nosotros, la inmensa emoción de escuchar una música todavía viva, pero que viene desde el fondo de los siglos. Y además, las llevamos, porque queremos compartir con ellos, igual que hacen las demás representaciones que hay en la Expo, lo mejor de nuestra Comunidad.

Se llevan cosas tan importantes como los Goyas de Aragón, el primer submarino de la historia de Murcia, o la riquísima custodia de Toledo. Cada uno quiere aportar lo mejor que tiene para que todos, una vez en la vida, puedan ver junto algo que luego volverá a estar en su lugar de origen.

Porque es evidente que todo volverá a su procedencia. ¿O es que cuando se llevan retablos al Japón, por decir un caso, vuelven luego fotocopias? Las campanas, nuestras emotivas campanas, volverán, enriquecidas porque cientos de miles de visitantes las habrán contemplado, y sabrán que hay que volver a la Comunidad Valenciana para escucharlas en su contexto.

Y cada día habrá cuatro oportunidades de oír, a las 10, las 12, las 7 y las 9 de la noche, durante algunos minutos, sonidos que tienen más de cinco siglos de antigüedad. Porque de esto se trata, de escuchar campanas que fueron hechas antes de 1492. Y así tocarán, de menor a mayor, la "Campaneta de les Ànimes", de La Llacova (Morella), hecha hacia 1450. Y la campana de "Sant Jeroni", de Elx, fundida hacia 1420. También está la "Vella", del Instituto Lluís Vives, de València, de 1319. Y tres campanas de la Catedral de València: la "Caterina", de 1305, posiblemente la campana más antigua de la Corona de Aragón; el "Pau", de 1489 y el "Jaume", de 1429. Los toques serán realizados por miembros del "Gremi de Campaners Valencians", responsables de las campanas de las Catedrales de Segorbe y de València.

Naturalmente, hay un peligro: las campanas se pueden romper. ¡Pero eso ocurre cada vez que tocan! Al fin y al cabo, las campanas deben ser golpeadas violentamente para salga de ellas ese sonido oculto que permanece en su interior. Aquí no somos como los norteamericanos, que cuando tienen un objeto histórico de más de cien años lo ponen entre algodones para que no se pase. No, aquí creemos que los objetos históricos tienen más valor porque precisamente son, todavía, útiles. Y aunque las campanas sufren cada vez que se tocan, y se quejan produciendo música, pueden ser afortunadamente restauradas. Hoy hay cuatro campanas soldadas en la Comunidad Valenciana que han recuperado su antigua voz: en Montanejos, Sant Mateu, Cheste y Santo Domingo de València hay sendos ejemplares que fueron enviados a la única empresa que se dedica a estos menesteres, en Alemania, y suenan como nuevas. Por eso no hay que preocuparse: las campanas, hoy en día, se pueden restaurar.

¿Qué ganamos los valencianos con este trasiego? Recuperamos unas campanas: han sido limpiadas todas ellas, y se han hecho en algún caso, los contrapesos de madera nuevos. También, y no es poco, se han restaurado todas las demás campanas de la Catedral de València (hay 11 de volteo, y aún quedan ocho, entre ellas las tres de sonido más grave, para las fiestas de este año). A partir de ahora todas las campanas de la torre del Micalet recuperan la "trucha" de madera, que seis de ellas perdieron hace veinte años.

Pero los valencianos ganaremos, sobre todo, el reconocimiento internacional (no en balde es una exposición universal) de nuestra pasión por las campanas. Los valencianos recibiremos el respeto de todos porque aquí queremos tanto a las campanas que no dejamos que las toquen motores. Los valencianos, sobre todo, llevaremos nuestra mejor maravilla, y al mismo tiempo un frágil tesoro: la Música, la más efímera de las artes. Cuando las campanas toquen volverá a sonar la Historia, nuestra Historia. Y muchos reconocerán, con lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta, la emoción de unas notas que proceden de lo más hondo de nuestro corazón, del fondo de nuestra cultura.

Por todo eso vale la pena el esfuerzo de haber llevado, y de tocar, nuestras campanas en la Expo Universal de Sevilla.

LLOP i BAYO, Francesc

(1992)

  • SEVILLA: Campanas, campaneros y toques
  • GREMI DE CAMPANERS VALENCIANS (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF