GARCÍA, Alfonso - Un leonés entre las campanas del Vaticano

Un leonés entre las campanas del Vaticano

Alonso Ponga dedica un libro a los sonidos de San Pedro.

José Luis Alonso Ponga, que vivió mucho tiempo en Roma, ha dedicado un libro a las campanas del Vaticano. Ya escribió en el pasado sobre las de León.

El antropólogo y escritor leonés José Luis Alonso Ponga - Autor: Diario de León
El antropólogo y escritor leonés José Luis Alonso Ponga - Autor: Diario de León

El autor de esta investigación histórica y descriptiva de las campanas, con una preparación específica, nos da a conocer hechos y personajes con abundancia de documentación, enriquecida con aspectos humanos y sociales que hacen agradable y más interesante la exposición, dada su competencia en el campo de la antropología». Son palabras de Dario Rezza en la Presentación de Vox Dei ac vox populi. Le campane di San Pietro in Vaticano, de José Luis Alonso Ponga, uno de nuestros más insignes investigadores y Director de la Cátedra de Estudios sobre la Tradición. Centro de Antropología Aplicada de la Universidad de Valladolid.

En el libro, primorosamente editado por Edizioni Capitolo Vaticano el leonés, que conoce bien Roma, donde ha vivido y pasado largas temporadas, continúa profundizando sobre uno de los temas de su interés. «He decidido —escribe— estudiar las campanas de la basílica de San Pedro del Vaticano esperando encontrar en ellas y en la propia documentación de los archivos una base más amplia que arroje luz sobre este mundo tan complejo como fascinante». Tres años de intenso trabajo que suponen un paso más, y muy notable, en el conocimiento del valor simbólico e histórico de las campanas, referencia fundamental, sin duda, de la cultura europea, sobre las que ha publicado varios artículos y tres libros: La campana, patrimonio sonoro y lenguaje tradicional, Las campanas de las catedrales de Castilla y León y Las campanas en la Provincia de León.

Pero «San Pedro no tiene campanario». Al margen del uso de las campanas en las iglesias, que, según una tradición no exenta de leyenda, se inició en Italia a principios del siglo V, hay que subrayar inicialmente dos aspectos de notable interés. Por una parte, que se trata de «uno de los patrimonios menos conocidos pero no menos importantes» (falta, por ejemplo, un estudio musicológico de importancia), y, por otra, que las campanas no son solamente valor y símbolo de la sociedad religiosa, también de la civil. Una historia muy larga y curiosa, aquí sintetizada, con múltiples anécdotas a lo largo del tiempo, diversas situaciones, abusos y usos en la paz y la guerra… Envían mensajes no solo a través de los sonidos, también a través de su decoración.

El campanario es, por otra parte, un punto de referencia en la identidad del grupo, el lugar donde se custodian las campanas, el instrumento de comunicación por excelencia. Curiosamente, la basílica de San Pedro no tiene campanario. «La antigua basílica vaticana tuvo magníficos campanarios; la nueva, sin embargo, solamente numerosos proyectos y tentativas fallidas», que se exponen con profusión de imágenes, fotografías, grabados y una profunda riqueza de conocimientos y claridad, constantes de sus más de doscientas páginas. No podían faltar las funciones y las familias que se han distinguido en este trabajo, a pesar de que fueron los monasterios los primeros lugares en que se fundieron. Los Museos Vaticanos conservan una importante colección de campanas.

Los rituales

Habla igualmente de sus dedicatorias, de los rituales de la bendición, a las que asistieron, en no pocas ocasiones, los Papas, y de sus toques. Ayuda a su lectura, como siempre, salpicar el contexto y el desarrollo histórico de curiosidades, leyendas, toques y fechas especiales (Sábado Santo, elección del Papa…). «La diversidad de los toques de campanas —escribe—, su número, los intervalos entre el sonido de una y otra nos pueden ayudar a comprender el significado de cada uno de estos objetos y nos permiten, mediante estudios transculturales, ahondar más en el conocimiento de la expresión universal de los mensajes».

Media docena de campanas

«Cada campana recibe un nombre según su peso, función, dedicación o también del cardenal o pontífice que la bendijo; una misma campana puede incluso recibir más de un nombre. A finales del siglo XIX, según escribe Volpini, las campanas de la basílica eran seis…».

La descripción de cada una de ellas constituye el corpus central de este libro. Así, por ejemplo, habla de ‘Il Campanone’, que llama especialmente la atención por la belleza y la riqueza de la decoración. Representa la cima del arte de las campanas del Vaticano. Ahora conocida también como la Veladier, la muerte de Luis Veladier ahogado en el Tíber (1785) contribuyó a ponderar aún más su belleza e historia. ‘Il Campanoncino’ es la segunda en cuanto a peso e importancia. ‘La Campanella’ es la campana del coro. Sus propias funciones y belleza tienen las tres restantes: ‘de la Predica’, ‘de la Rota’ y ‘Ave María’. Es necesario anotar aquí uno de los apéndices, «Los toques de campana según las normas capitulares»: estas instrucciones, de gran riqueza y precisión, inéditas hasta ahora, «indican de manera extremadamente precisa y puntual las modalidades y los tiempos con que deberían sonar las campanas a lo largo del año».

Un libro riguroso, denso, bello, importante. Alonso Ponga, leonés de Alcuetas, ha puesto sonido ejemplar a las campanas del templo más importante de la cristiandad.

Campanas del Vaticano
GARCÍA, Alfonso
Diario de León (26-04-2015)
  • CITTÀ DEL VATICANO: Campanas, campaneros y toques
  • ALONSO PONGA, JOSÉ LUIS (VALLADOLID) : Otras actividades
  • Tesis y otros trabajos académicos: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de León (2015)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-10-2017
    Convertir a PDF