GIMÉNZ, David - La campana de los perdidos

La campana de los perdidos

Durante el siglo XVI, era común que los labradores trabajaran desde las primeras horas de la mañana hasta el anochecer. Justo al lado del río Huerva y de la iglesia de San Miguel de los Navarros se situaba una de las puertas de acceso a la ciudad, en aquellos tiempos amurallada.

Debido a la falta de alumbrado y a la espesa niebla que se formaba por la proximidad del Huerva, muchos de ellos no hallaban el camino de vuelta y tenían que pasar la noche al raso.

El invierno de 1529 fué especialmente frío y húmedo en Zaragoza, apareciendo ahogados varios trabajadores que se perdieron por la noche intentando encontrar el camino a casa.

Debido a estos hechos, el Ayuntamiento de la ciudad (entonces llamado Jurado en Cap) determinó que una de las campanas de la Iglesia de San Miguel de los Navarros tocara cada media hora, desde el crepúsculo hasta medianoche, para que su sonido guiara a los labradores perdidos.

La tradición se mantuvo hasta bien entrado el siglo XX, cuando por causas desconocidas, la campana dejó de tocar.

GIMÉNZ, David

Zaragoza Guía (2014)

  • ZARAGOZA: Campanas, campaneros y toques
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Zaragoza Guía (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-11-2017
    Convertir a PDF