LLOP i BAYO, Francesc - La “restauración” de las campanas de Alpera: una triple destrucción patrimonial

La “restauración” de las campanas de Alpera: una triple destrucción patrimonial

Leemos estos días una serie de notas de prensa sobre la presunta restauración de las campanas de Alpera, iglesia de Santa Marina declarada Bien de Interés Cultural en 1992. Valga decir de entrada que la empresa que ha realizado estos trabajos tiene la mayor cualificación profesional para realizar obra nueva, es decir nuevas instalaciones, pero que carece de todo criterio de restauración, como ya demostró en su anterior etapa como “Relojería Valverde” y ahora como “Campaneros Murcianos”.

¿Qué quiere decir “restaurar”? Según la RAE recuperar, recobrar, reparar, renovar o volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía.

La campana mayor de Alpera tenía un yugo de madera absolutamente extraordinario, y posiblemente más antiguo que la propia campana. Su forma, su solidez, la fuerza de sus herrajes, venían completados con una hermosa palanca curva que nos indica que la campana se tocaba históricamente al estilo de la Diócesis Primada, esto es balanceándola y dejándola invertida, pero sin llegar a dar la vuelta completa. Primera pérdida, importante: el yugo, posiblemente en estado de conservación restaurable, ha sido sustituido por otro industrial, que no se le parece demasiado.

Segunda pérdida: la introducción del volteo. Parece como si el volteo fuese la forma más suprema de tocar las campanas, y no es más que una de ellas. Incluso, diría, una forma brutal de tocarlas, que produce un sonido diferente, de doble golpe, en tierras acostumbradas al balanceo y por tanto a golpes simples acompasados. Ya vimos algo parecido en Hellín, donde las campanas están fijas desde siempre, y donde hay unos toques perfectamente documentados en un concierto que se hizo previo a la intervención, y donde, sin embargo, impusieron, un “volteo simulado” que nunca simulará un volteo porque para eso la campana debe moverse. Cuando los antiguos decidieron mover las campanas era precisamente porque su sonido en movimiento es peculiar, emocionante, una forma distinta de expresarse.

Pero volvamos a Alpera. Campana con yugo nuevo, con toque nuevo. Y hay una tercera destrucción patrimonial, la introducción de la palabra “bandear” que tiene un significado concreto para toda la Ribera del Ebro (casi un tercio de la península) y que aquí quieren utilizar como balanceo, porque en Castilla lo dicen así. El bandeo, desde el nacimiento del Ebro hasta su desembocadura en el mar, es el nombre que recibe el volteo, y por tanto parece absurdo decir que “las campanas ya no bandean, sino que voltean” porque para un tercio de la población española eso es lo mismo. Dejemos pues palabras de otros lugares y utilicemos las nuestras.

Pero la triple destrucción (del yugo, de los toques y de las palabras) es aún mucho más grave por tratarse de un Monumento Nacional. Como siempre se ha tratado de obras sin proyecto de restauración, sin supervisión por parte de los responsables patrimoniales de la Junta, sin respeto a los elementos patrimoniales que caracterizaban esa obra. Nadie haría una intervención en un monumento sin proyecto, sin aprobación, sin dirección técnica. Y sin embargo, en el caso de las campanas, las empresas se lo guisan y se lo comen sin el menor control administrativo y técnico.

Nosotros entendemos por restaurar eso de recuperar los valores originales de un conjunto, es decir manteniendo el yugo original y sustituyendo solamente las partes dañadas por otras similares y de similar función, recuperando los toques originales y sobre todo posibilitando los toques manuales, ya que los campaneros son los que mejor conservan su patrimonio y se expresan a través de sus toques. Por tanto no llamemos “restauración” a lo que se ha hecho en Alpera. Digamos que ha sido una reparación, bien intencionada, bien hecha, pero que destruye de manera irreversible elementos patrimoniales protegidos tanto por la ley de la Comunidad como por la Ley del Patrimonio Histórico Español. Alguien tenía que decirlo.

Francesc LLOP i BAYO es doctor en antropología, funcionario jubilado de la Generalitat Valenciana, autor del Inventario de las Campanas de las Catedrales de España por encargo del Ministerio de Cultura y uno de los campaneros de la Catedral de València.

LLOP i BAYO, Francesc

(16-12-2014)

  • ALPERA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANEROS MURCIANOS (LORQUÍ) : Intervenciones
  • RELOJERÍA VALVERDE (MURCIA) : Intervenciones
  • RELOJERÍA VALVERDE (MURCIA) : Inventario de relojes
  • Reparación de campanas: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF