FIERRO CUBIELLA, Juan Antonio - Obras documentadas en Cádiz del maestro relojero Otero Picón

Obras documentadas en Cádiz del maestro relojero Otero Picón

Cádiz es una de las ciudades donde más proliferan los relojes públicos

Hasta finales del siglo XIX, la construcción de un reloj mecánico entraba dentro del ámbito de la artesanía y eran piezas escasas y costosas para el público en general. Pero va a ser a partir del desarrollo de la revolución industrial cuando sea posible la obtención de maquinaria en serie y con ello un disfrute de sus servicios "dar la hora" para un público más amplio; el vecindario.

Es cuando los relojes públicos comienzan a ser populares, siendo Cádiz una de las ciudades donde proliferan de forma singular. Su funcionalidad "social" queda plasmada en las páginas del Diario de Cádiz de 1889, cuando se hace eco del deterioro que padecía el de Santo Domingo "Se trata del único que hay en el populoso barrio de Santa María, habitado en su mayoría por gente de la mar, operarios del dique, cigarreras y otros oficios que necesitan comenzar sus faenas a una hora fija y a toque de campana. Su mal funcionamiento provoca que los trabajadores del barrio, por no conocer la hora exacta, pierdan el jornal con que se alimentan y mantienen a los suyos".

Aquellas pesadas maquinarias se emplazaban normalmente en zonas altas y dominantes donde podían ser visibles por el mayor número de personas y donde se podía difundir mejor el sonido de sus campanas en horas y cuartos. Los lugares preferentes fueron entonces ayuntamientos, fábricas, iglesias (San Antonio, Catedral, San José, San Lorenzo, Seminario), casas nobles o instituciones (Casa Oviedo o Casa de Expósitos). En Cádiz se ha de tener en cuenta existía una cierta tradición "relojera" que podíamos clasificar de "científica" ya que desde mediados del siglo XVIII con el Real Observatorio de la Armada, se ejercía tal cargo entre otros oficios. Uno de los que lo ostentó precisamente a finales del siglo XIX fue D. Tomás OTERO PICÓN, por lo que lo encontraremos citado como "Relojero del Colegio Naval Militar", aunque también se dirá de él que era el "Relojero de la ciudad de San Fernando". Persona de la que día a día vamos conociendo algunas pinceladas más de su obra y trayectoria.

Varias piezas hemos podido documentar con certeza como obras suyas; la primera fue el reloj que presentó en la Exposición Regional celebrada en Cádiz en los salones del Hospicio (actual Valcárcel) y que fue inaugurada el 3 de agosto de 1879, donde fue premiado. Pieza que sería adquirida para la torre del convento de Santo Domingo para el que se fundió expresamente una campana en septiembre de 1880, todo "gracias a la generosa aportación de varios vecinos", siendo finalmente bendecido el 2 de agosto de 1881, aunque no comenzara a funcionar hasta el 9 de octubre (ver revista del Cincuentenario Coronación-septiembre 1996). Recientemente en octubre de 2004 se ha separado y limpiado la maquinaria original de este reloj con el objeto de recuperarla en un futuro, a la vez que se ha separado de la esfera a la que se ha adosado una minutería eléctrica para que pueda ejercer su misión inicial de dar la hora..

El segundo reloj también lo debió construir en el mismo año (1878), nos referimos al de la población de Paterna de Rivera, proyecto que se remonta al 19 de noviembre de 1878 y para el que tuvo que construirse la torre de la iglesia. Conjunto que fue bendecido por el Sr. Obispo el 20 de noviembre de 1879. (véase Diario de Cádiz de 10 de septiembre de 2010 "El reloj parroquial de Paterna de Rivera").

La tercera pieza se localiza en el frontón triangular central de la iglesia del Convento de Nuestra Señora del Carmen de la ciudad de San Fernando. Donde D. Tomás Otero ya con un cierto prestigio en la Isla, se le propone para que construya el de Paterna. Sobre el particular informaba el Diario de Cádiz el 10 de noviembre de 1878 "…se piensa en el inteligente relojero del Colegio Naval Militar, que ha construido un extraordinario reloj para la iglesia del Carmen de San Fernando. Este reloj, en un mes que lleva colocado, sólo ha adelantado dos segundos según las pruebas realizadas con los mejores cronómetros del observatorio astronómico de San Fernando".

Estaríamos en el caso del proyecto y maquinaria de San Fernando y al menos de momento, ante la primera obra de dicho artífice. Ello nos induce a precisar que debió ser construido en 1878 y colocado dentro del mismo año hacia el 10 de octubre. Por lo tanto ha cumplido recientemente 135 años, llamándose entonces la atención sobre la gran precisión que ofrecía. Así pues cuando pasemos frente a él sería bueno no olvidar que estamos ante una gran pieza de relojería que en su momento costó bastante esfuerzo. Agradecer por último a D. José María Otero, sin cuya labor silenciosa en la Sección de Efemérides del Diario no hubiera sido posible el presente artículo.

FIERRO CUBIELLA, Juan Antonio

Diario de Cádiz (19-08-2014)

  • CÁDIZ: Campanas, campaneros y toques
  • PATERNA DE RIVERA: Campanas, campaneros y toques
  • SAN FERNANDO: Campanas, campaneros y toques
  • OTERO Y PICÓN, TOMÁS (SAN FERNANDO): Inventario de relojes
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de Cádiz (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 13-12-2017
    Convertir a PDF