OLIDEN, Kepa - La campana recupera su badajo

La campana recupera su badajo

El campanario recupera hoy la sonoridad perdida tars el accidente del 11 de marzo


El campanario recuperará la 'voz' hoy sábado con el toque de vísperas de las 15.00 horas. La sonoridad regresa a la torre de la parroquia después de varias semanas de mutismo solo interrumpido con ocasión de algunos funerales. El campanario guardaba silencio desde el pasado 11 de marzo, cuando la rotura del badajo de la campana número 3 -la de la ventana derecha mirando desde Iturriotz- produjo un susto morrocotudo y no pocas bromas y chistes.

Esta campana de volteo de 63 centímetros de diámetro y 163 kilos de peso, la que se utiliza diariamente para llamar a misa, perdió el badajo en pleno repique de las 19.45, anunciador de la misa de 19.00. La pieza metálica de más de 3 kilos de peso salió disparada para ir a caer delante de la oficina de una agencia inmobiliaria de la calle Kanpantorpea. Afortunadamente no ocasionó daños personales ni materiales.

Pasado el susto, esta semana se restituía la pieza rota por otra nueva fabricada por el mismo campanero que fundió esta campana en 1998. Con las medidas facilitadas desde la parroquia, la firma palentina 'Campanas Quintana' remitía hace algunos días el nuevo badajo para la campana número 3.

Un operario de la Calderería Udala instalaba el pasado jueves la nueva pieza que devolverá el sonido a esta campana y, por extensión, a las restantes 5 campanas de volteo y 2 fijas que permanecían mudas cautelarmente desde el accidente.

El párroco de San Juan Bautista, Horacio Argarate, señaló que la fractura del anterior badajo se debió al «cansancio del material». Un 'cansancio' que le llegaba a este badajo a la temprana edad de 16 años (la campana fue fundida en el marco de las obras de rehabilitación de la parroquia).

El badajo de hierro fundido, de unos 3-4 kilos de peso, se partió por el brazo, esto es, el elemento que sujeta a la bola que golpea a la campana. Al no contar con un sistema de sujeción, el badajo salió despedido por la ventana hacia la calle Iturriotz.

Según apuntó el párroco Horacio Argarate, el problema podría tener su origen en una minúscula burbuja de aire que se introdujo accidentalmente durante el proceso de fundición de la pieza. Esta fatalidad, prácticamente imposible de detectar, fue minando la consistencia del metal durante años hasta desembocar en una inesperada fractura del brazo del badajo. Argarate explicó que «parecía como si la hubieran rebanado con un cuchillo», la pieza.

En cualquier caso, el párroco no atribuyó ninguna responsabilidad ni cuestionó la profesionalidad a los campaneros de 'Palentinos de Quintana' por la rotura de este badajo. Argarate justificó que «a veces estas fatalidades ocurren. No hay nada que dure para siempre».

Cable de acero

El nuevo badajo consta de un brazo confeccionado en material sintético composite y una bola fabricada en acero. Además, está ceñido por un grueso cable de acero que fija la pieza firmemente a la campana. Esta medida de seguridad evitará que el badajo se suelte.

Resulta por tanto muy improbable que el nuevo badajo se vuelva a partir, y en el hipotético caso de que esto sucediera otra vez, la pieza desprendida quedaría sujeta por el cable de acero y por tanto no caería por la ventana a la vía pública.

Otras de las alternativas para prevenir este tipo de percances consistiría en condenar las ventanas de las campanas, pero este solución además de antiestética «perjudicaría la acústica de las campanas», señalaba el párroco.

El sacerdote no detalló el importe económico de la reparación. Pero sí dio a conocer algunos datos técnicos facilitados por los campaneros palentinos.

Así, por ejemplo, el brazo de material sintético composite del nuevo badajo de la campana número 3, tiene un módulo de flexión de 38.700 kilos por centímetro cuadrado, un límite elástico de 1.300 kilos por centímetro cuadrado, un estiramiento frente a rotura del 10 por cien, y un módulo elástico de 28.000 kilos por centímetro cuadrado.

Tan portentoso badajo volverá a tañer la campana número 3 a partir de hoy sábado, coincidiendo con el toque de vísperas de las 15.00 horas. Durante tres minutos, las ocho campanas de volteo de la torre de la parroquia resonarán al unísono en un repique general que se repite a esa hora cada sábado o víspera de festivo. A partir de mañana domingo, la campana número 3, volverá a sonar con ocasión de cada misa en la parroquia. Los domingos suena seis veces, a razón de tres toques por cada una de las dos misas. Y de lunes a viernes, diariamente coincidiendo con la misa de 8.30, la previa de las 18.45 y la misa de 19.00.

Ocho campanas de volteo, dos fijas y dos más para el reloj

El campanario de la parroquia de San Juan alberga actualmente 10 campanas. Ocho son de volteo, dos fijas que suenan por a golpe de martillo y dos más pequeñas corresponden al reloj.

Tras la reinauguración de la parroquia en 1998, el número de campanas de esquila se incrementó de seis a ocho. La firma campanera palentina 'Quintana' restauró cuatro de las existentes, refundió otras dos y construyó dos nuevas más. Las ocho campanas de volteo tienen forma de esquila y varían de tamaño con pesos que oscilan entre los 473 kilos de la más grande y los 90 de la más pequeña. Mucho mayores son las dos fijas, con pesos de 2.200 y 1.590 kilos respectivamente.

OLIDEN, Kepa

Diario Vasco (12-04-2014)

  • ARRASATE-MONDRAGÓN: Campanas, campaneros y toques
  • QUINTANA, CAMPANAS (SALDAÑA): Inventario de campanas
  • QUINTANA, CAMPANAS (SALDAÑA): Intervenciones
  • Accidentes con campanas: Bibliografía
  • Conservación, mantenimiento: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario Vasco (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-11-2017
    Convertir a PDF