CHÁVARRI, Josu; SÁNCHEZ ARANAZ, Fernando - La torre de Galarreta cae ante la inacción foral

La torre de Galarreta cae ante la inacción foral

El campanario colapsó sobre sí sin causar daños personales ni materiales

La Diputación de comprometió a su arreglo

El hundimiento llegó de madrugada

Galarreta antes del hundimiento - Autor: NOTICIAS DE ALAVA
Galarreta antes del hundimiento - Autor: NOTICIAS DE ALAVA

Galarreta después del hundimiento - Autor: NOTICIAS DE ALAVA
Galarreta después del hundimiento - Autor: NOTICIAS DE ALAVA

La veleta del campanario de Galarreta - Autor: NOTICIAS DE ALAVA
La veleta del campanario de Galarreta - Autor: NOTICIAS DE ALAVA

El campanario de Galarreta, derruido - Autor: NOTICIAS DE ALAVA
El campanario de Galarreta, derruido - Autor: NOTICIAS DE ALAVA

El perfil del histórico pueblo de Galarreta, situado en la Llanada, al pie de la sierra de Urkilla ha cambiado drásticamente de la noche a la mañana. La torre de su iglesia, de unos cincuenta metros de altura, visible desde muchos kilómetros a la redonda, se desplomó sin ruido durante la madrugada de ayer. De manera humilde, tal como ha sido su propia historia.

En el año 1948, los vecinos de Galarreta quisieron realizar unas reparaciones en la bóveda para evitar goteras, pero se encontraron con la negativa del cura a la iniciativa de sus feligreses por motivos difíciles de entender. El resultado fue que dos años después, en 1950, la techumbre se vino abajo con la suerte de que no hubo víctimas. La cosa podía haber sido mucho peor, ya que dos días antes del derrumbe, la iglesia había sido escenario de una celebración en la que había participado todo el pueblo.

Los intentos del vecindario para lograr su restauración comenzaron ya desde entonces, aunque no se consiguió más que el desescombro del templo. La nula intención del obispado de Vitoria por llevar a cabo una restauración se evidenció por el hecho de que se llevaron el retablo, que estuvo algún tiempo en el desván del Hospicio gasteiztarra para ser instalado luego en la iglesia de las Desamparados, donde continúa hoy en día.

En el año 1979 hubo nuevas tentativas de reconstrucción por parte del concejo de Galarreta. En vista de la falta de presupuesto para realizar las obras, el obispado optó por transferir la propiedad de la iglesia a la Diputación de Álava, que realizó una consolidación de lo que, para entonces, no eran más que ruinas. El empeño de los vecinos de Galarreta por, cuando menos, adecentar los restos de su iglesia ha sido constante. Una consolidación que, para la Diputación Foral, no pasó de la fase de anteproyecto.

En estas circunstancias es de comprender que el enfado de las autoridades locales, Junta Administrativa, Ayuntamiento de San Millán/Donemiliaga y Cuadrilla de Salvatierra, sea patente. Ya en declaraciones realizadas a DIARO DE NOTICIAS DE ÁLAVA en diciembre del pasado año, recordaban que llevaban 35 años esperando a que la Diputación cumpliera su promesa de rehabilitar la iglesia, cuya torre, prevenían “está en peligro de derrumbamiento”.

Palabras premonitorias para las cuales no hacía falta tener muchas dotes adivinatorias, ya que la torre, con el paso del tiempo, se había ido desgastando por su base, por lo que los vecinos veían cada vez más apremiante proceder a realizar algún tipo de consolidación. “Es urgente que se consolide o apuntale la torre antes de que caiga”, constataban entonces los vecinos, conscientes de que esta solicitud había pasado de ser una demanda estética o patrimonial a una cuestión de seguridad. En cualquier caso, lo que todos temían ha pasado. La base de la torre ha cedido, debido al desgaste de su base, de la que había desaparecido gran parte de la piedra de sillería, por unos u otros motivos, pero también por el gran peso de sus tres campanas, que ahora yacen entre los escombros.

En opinión de los técnicos, el desplome ha sido en vertical, lo que ha evitado que hayan sido afectados otros edificios próximos, como la capilla de los Velasco, que no se hundió en el derrumbamiento de 1950, o la sociedad del pueblo. Únicamente un pequeño borde adosado a uno de los muros de la iglesia ha resultado afectado. El derrumbamiento tampoco ha afectado a la cercana carretera.

La iglesia de Galarreta, está dedicada a la Asunción de Nuestra Señora. En su primera fase constructiva, datada a finales del siglo XII, fue una iglesia de transición del románico al gótico, de estilo cisterciense. En el siglo XVI fue sustituida por otra iglesia de estilo renacentista, conservándose la puerta del antiguo templo, junto a otra nueva de estilo clasicista. Esta iglesia fue reparada en 1731, ya que al parecer tenía serios deterioros. La obra fue realizada por los carpinteros Juan de Madina, de Arriola, y Santiago de Etxeberria, de Araoz, quienes, según consta en la documentación de la época, “rebajaban los quatro lienzos o paredes della asta (sic) la bóveda”. También se hizo nuevo tejado.

Al estar ubicada en una de los ramales del Camino de Santiago del Interior, concretamente la que corresponde al Camino de las Postas al Reino de Francia, la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Galarreta está catalogada como bien cultural por la dirección de Patrimonio del Gobierno Vasco.

Por el momento los técnicos de la Diputación que han visitado el lugar se han comprometido a retirar los escombros, conservando las piedras labradas y, por supuesto, las campanas, que no se han quebrado. Pero los vecinos de Galarreta quieren ir más allá y esperan algún tipo de rehabilitación que, no cabe duda, habría resultado más barata si se hubiera realizado a tiempo.

CHÁVARRI, Josu; SÁNCHEZ ARANAZ, Fernando

Noticias de Álava (11-07-2014)

  • SAN MILLÁN / DONEMILIAGA: Campanas, campaneros y toques
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Noticias de Álava (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 18-01-2018
    Convertir a PDF