SALA SEVA, Federico - Refundición e insólita colocación de la campana “María Nicolasa Fernanda”. Año 1978

Refundición e insólita colocación de la campana “María Nicolasa Fernanda”. Año 1978

La histórica campana Mayor de esta Iglesia, acaba de ser refundida, a consecuencia de una rotura producida meses atrás.

Como anteriormente se dijo (siglo XIX, año 1823) la primitiva campana fue desmontada y vendida por el Gobernador Chapalangarra siendo sustituida, años más tarde, por la que se bautizó con los nombres de MARIA-NICOLASA-FERNANDA” en recuerdo de Fernando VII.

A consecuencia de los frecuentes volteos, la edad media de tan pesados bronces, suele ser de unos 70 años, y las frecuentes refundiciones han sido causa de que decrezca el primitivo peso, que de 2.595 Kg. Se ha reducido a 1.650 Kg.

La última refundición, ha corrido a cargo de la casa Valenciana “Manclús”, y para compensar las mermas, se han añadido los suficientes kilos para mantener su peso y sonido. En la fiesta de San Nicolás del año 1879, antes de la Misa Pontifical, el Obispo Diocesano, Dr. D. Pablo Barrachina, bendijo la campana, actuando de padrinos el Alcalde de la Ciudad, D. Ambrosio Luciáñez y esposa Dª Margarita Pérez. Pocos segundos después, “con pausado compás” (1) que diría el poeta, resonaba solemne el inconfundible son de la “NICOLASA”.

Con motivo de la subida de la mencionada campana, (cuyo peso total, con su yugo) supera los 2.000 Kg., ocurrió un hecho, por demás curioso, de no fácil explicación.

Con toda clase de precauciones, incluso reforzando la calzada de la Plaza del Abad Penalva, se instaló en ella una de las más potentes grúas de la ciudad, propiedad de la Casa Curt.

Como dicha grúa debería de colocar la campana, cerca del correspondiente arco de la torre campanil, no alcanzaba la altura necesaria, ya que a los 26 metros de la fachada, había que sumar algunos más por la altura de la torre campanario. Ante la imposibilidad de la colocación de la campana, el técnico gruista, para demostrar al público (que seguía la operación) la imposibilidad de realizarla, recogió todos los brazos y por última vez, volvió a desarrollarlos… Pero ante el general asombro, esta vez, no salieron tres, sino cuatro brazos, con cuya longitud (9 metros más) la campana ascendió sin dificultad, hasta alcanzar su arco campanil.

Dicha grúa, era y es, de tres brazos (de 26 metros de longitud), como en el garage se puede comprobar; sin embargo, en la fotografía que publicó el Diario “La Verdad” y que el técnico gruista, guarda cuidadosamente en su despacho, aparecen los cuatro brazos, sin que pueda explicar el Sr. Curt el “cuatrillizo” de su “trilliza” grúa. Se trata de un hecho cierto. Que lo estudien los parasicólogos… aunque tal vez San Nicolás, desde las alturas, sonría ante sus conclusiones…

(1) D. Ramón de Campoamor, dedicó a la campana mayor de la Catedral de Orihuela estos versos:

“En cierta Catedral, una campana había,

que sólo se tocaba algún solemne día…

Con el más recio son, con pausado compás,

cuatro vueltas o tres, solía dar, no más…”

SALA SEVA, Federico

Extracto del libro "Acontecimientos notables en la Iglesia de San Nicolás de Alicante 1245 a 1989" (páginas 323-324) (1989)

  • ALACANT: Campanas, campaneros y toques
  • MANCLÚS, SALVADOR (VALÈNCIA): Inventario de campanas
  • MANCLÚS, SALVADOR (VALÈNCIA): Intervenciones
  • MANCLÚS, SALVADOR (VALÈNCIA): Inventario de relojes
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © SALA SEVA, Federico (1989)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 15-12-2017
    Convertir a PDF