SALA SEVA, Federico - Expolio de la Iglesia y desmonte de las campanas. Año 1823

Expolio de la Iglesia y desmonte de las campanas. Año 1823

Las turbulencias políticas que siguieron a la Guerra de la Independencia, crearon, prácticamente, un clima de guerra civil que se manifestaba en múltiples pronunciamientos, asonadas y golpes de estado.

En el año 1823, el Gobernador Militar D. Joaquín de Pablo Chapalangarra, creyó remediar la penuria de sus tropas con el saqueo de los edificios religiosos y otras medidas sectarias.

El 13 de Agosto, dictó la expulsión de los religiosos Franciscanos y Carmelitas, únicos que quedaban en la ciudad; pues los miembros de las restantes órdenes, lo habían sido con anterioridad. A la expulsión, lógicamente, seguía el saqueo de todos sus bienes y encarcelamiento de no pocos religiosos.

El 28 del mismo mes, ordenó que se desmontasen las campanas de San Nicolás, para ser vendidas, a cambio de trigo para sus tropas. Fueron adquiridas por comerciantes italianos, que las transportaron a Génova. De manera semejante, el 26 de Septiembre, cumpliendo un Decreto de las Cortes, se incautó el mencionado Gobernador de todas las alhajas y bienes de las Iglesias, incluidos los ornamentos preciosos, dejando los indispensables para el culto divino. En este expolio, se incluyó la Imagen de plata de Ntra. Sra. De la Esperanza, que fue más tarde rescatada y entregada al Párroco por una persona piadosa. Tales medidas ofendieron los sentimientos religiosos de la mayoría de los alicantinos.

El Deán D. Antonio Sala, que anteriormente había sido miembro de la Junta de Defensa en la Guerra de la Independencia y por su valor fue condecorado con la Medalla Patriótica, protestó enérgicamente ante la autoridad, del robo sacrílego que se estaba perpetrando en las Iglesias alicantinas. La respuesta del Gobernador fue ordenar su inmediato encarcelamiento. Mientras era conducido por los esbirros del Gobernador y a consecuencia de los malos tratos sufridos, falleció repentinamente el mencionado Deán. Fue impulsor y constructor del Cementerio de San Blas, siendo uno de los primeros en él enterrados.

Años más tarde, vencida la revolución, en una de las visitas de la ciudad, a Fernando VII, a petición de los alicantinos, que añoraban las campanas de su primer Templo el monarca regaló a la población unos cañones de bronce, con cuyo material, fabricaron las nuevas. En el huerto de los Capuchinos, hoy paseo de Campoamor, se fundieron dichas campanas, dirigiendo la operación el experto valenciano Vicente Roses, como recuerda la inscripción de las mismas. En recuerdo del Monarca, la campana mayor “MARIA NICOLASA” se llamó desde entonces “MARIA NICOLASA FERNANDA”.

SALA SEVA, Federico

Extracto del libro "Acontecimientos notables en la Iglesia de San Nicolás de Alicante 1245 a 1989" (páginas 213-214) (1989)

  • ALACANT: Campanas, campaneros y toques
  • ROSES Y FERRI, VICENTE: Inventario de campanas
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © SALA SEVA, Federico (1989)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 12-12-2017
    Convertir a PDF