CERDÀ, Paco - Toque de atención de los campanarios

Toque de atención de los campanarios

Los expertos identifican una treintena de campanarios en mal estado pese a que la Conselleria de Cultura ha invertido 7 millones en 16 años y la diputación 1,6 en un lustro en estos bienes de la Iglesia que han vuelto a la moda

Imagen del campanario y los campaneros de la Parroquía de Albaida.
Imagen del campanario y los campaneros de la Parroquía de Albaida. Foto LEVANTE-EMV

La realidad es incuestionable: en los últimos años se han restaurado a base de dinero público un sinnúmero de campanarios valencianos que pertenecen formalmente a la Iglesia. Sólo la Conselleria de Cultura ha destinado siete millones de euros para rehabilitar 36 campanarios entre 1996 y 2014, sin incluir las intervenciones de la Fundación La Llum de les Imatges que ha invertido más de 93 millones de euros de la Generalitat en la rehabilitación del patrimonio religioso valenciano (2.680 bienes muebles e inmuebles). La Diputación de Valencia, gran mecenas de estos edificios durante la era Giner, ha seguido esta misión bajo la presidencia de Alfonso Rus y ha invertido 1,6 millones entre 2007 y 2012 en 67 restauraciones de campanarios y campanas de toda la provincia.

Sin embargo, hay agujeros negros en el estado actual de los campanarios, los edificios más icónicos de cada población durante siglos „su verdadero skyline„ y cuyas campanas han servido para poner la banda sonora de la intrahistoria hasta en el último recoveco del territorio valenciano. El paso de las horas, los entierros, las bodas, las fiestas, las misas? La vida en minúscula ha sido narrada con un lenguaje musical muy específico desde unos gigantes que han experimentado un resurgir en la última década gracias al fenómeno expansivo de las colles de campaners y a un cambio de mentalidad patrimonial. Pero los gigantes tienen a veces los pies de barro.

La pretensión no es compilar un inventario de los campanarios en más avanzado estado de deterioro y desprotección, sino observar algunos ejemplos ilustrativos. Como el campanario gótico de Santa Catalina de Alzira. Su catalogación como Bien de Interés Cultural no ha evitado el abandono total desde hace décadas de una torre que ni siquiera llegó a electrificarse y cuyas dos campanas permanecen silenciadas por el desuso. En su interior, el mortero ha cedido en algunas partes y las vigas de madera se hallan en mal estado, así como la espadaña que corona la torre, inclinada ligeramente a la izquierda y con la vegetación adueñándose del remate superior.

En Bejís (l´Alt Palància) hará un par de años que las campanas dejaron de sonar. El campanario barroco de Nuestra Señora de los Ángeles ya no admite más tañidos porque la vibración de los metales estaba deteriorando la vieja estructura del campanario, según los expertos que han visitado la estructura. Como relató el propio párroco, el acceso al campanario resulta imposible debido al mal estado en que se encuentra. Afirma una plataforma vecinal que el obispado estaba dispuesto a pagar el 80% de la reforma, pero sólo si el pueblo „de menos de 500 habitantes„ contribuía con el 20 % restante. Es decir, unos 18.000 euros. Pero no hay dinero. Y así, encallado, sigue el asunto.

Como en el campanario de Xiva de Morella, que languidece en medio del abandono interior. Las palomas han llenado de excrementos las salas de su interior, las campanas ya no pueden voltearse por las redes contra las aves y por el deterioro de los ejes, inmovilizados con palos de madera. Mucho peor aún está el campanario antiguo de un pueblo de gran tradición católica como Genovés. Su campanario barroco „que en 1999 había sido condenado a la demolición por las autoridades religiosas hasta que las máquinas fueron detenidas por la presión de la asociación cultural 9 d´Octubre, que obligó a actuar a la conselleria„ sigue entre grietas como testigo mudo y en peligro de la Historia. La vieja iglesia del XVIII ha sido en parte rehabilitada. El campanario, en cambio, todavía espera su turno mientras un par de higueras han arraigado en la cubierta y el interior.

No hace falta continuar

Las collas de campaners „los que mejor conocen estas instalaciones„ han identificado una treintena de campanarios valencianos en situación de peligro que necesitan ser restaurados. De Albatera, Alborache, Alfara del Patriarca o Alpuente, por seguir el orden alfabético, a Vistabella del Maestrat, Canet lo Roig o Xàbia. Dicen los expertos que en los años de crisis se ha seguido restaurando menos y „lo que es peor„ de una forma mucho más superficial. «Invierten 25.000 euros en lavarle la cara al campanario para rehabilitar la apariencia, la parte exterior que queda a la vista. Pero de la parte interior y de las campanas se olvidan. En muchos casos las escaleras continúan fatal, la sala de campanas se está hundiendo y la cubierta también. Pero como eso no se ve, no pasa nada», lamenta el antropólogo Francesc Llop, presidente de la Associació de Campaners de la Catedral de València.

El gran salto de las campanas

Él es, tal vez, la máxima autoridad en la materia, con una tesis doctoral sobre campanas en el currículum y miles de kilómetros a la espalda para documentar campanarios y campanas de toda la Comunitat Valenciana. Y prefiere no quedarse tan sólo con el lado negativo. «Hace cuarenta años hablabas de recuperar el toque de campanas y te miraban como una persona anacrónica. Hoy eso ha cambiado», afirma. Como un bola de nieve, el fenómeno de las colles de campaners ya han superado los treinta colectivos, algunos de ellos hiperactivos y con una característica que los distingue del resto de España. «Están formadas, sobre todo, por gente joven», apunta Francesc Llop.

Estos neocampaneros trabajan por recuperar el toque manual que fue sepultado en los años sesenta por la imparable electrificación de los campanarios. A partir de esa década, el progreso que daba la espalda a la tradición se llevó por delante muchos toques tradicionales: el de oración, el de víspera de domingo, el toque contra las tormentas, el toque para cerrar murallas. Las campanas se uniformizaban y a los campanarios ya no subían ni los campaneros, un oficio desaparecido. No obstante, ya hace años que se está desandando el camino gracias al activismo de los colectivos de campaneros, que el año pasado lograron la hazaña de que el Consell declarase Bien de Interés Cultural Inmaterial el toque manual de campana todavía vigente en la catedral de Valencia, de Segorbe, el Fadrí de Castelló y la Asunción de Nuestra Señora de Albaida.

Y como hay mercado, hay negocio

Existen cinco empresas que trabajan en el mantenimiento de las campanas valencianas. Con una peculiaridad respecto a otras zonas de España: «Las empresas valencianas de mantenimiento de campanas tienen un teléfono de emergencia las 24 horas del día. A cualquier hora puedes llamar para que no fallen las campanas en un momento señalado como la fiesta del pueblo. Eso tan sólo ocurre aquí», afirma Llop, quien recalca la pasión valenciana por esta tradición medieval de campanarios y campanas tan ligada a la música y el ruido que caracteriza a la cultura autóctona. Tanto es así que prácticamente la mitad de las campanas que se fabrican en España van destinadas a la C. Valenciana, según sus datos.

Con todo, el auge del movimiento campanero no esconde las asignaturas pendientes: las malas restauraciones permitidas por la Conselleria de Cultura, que es quien ha de controlar las obras; los campanarios olvidados, en estado ruinoso o mudos por la imposibilidad de tañer losmetales; el cambio de mentalidad de la Iglesia respecto al cuidado de una de sus propiedades más populares; o la necesidad de terminar el inventario de campanas de la Comunitat Valenciana, todavía a medio hacer. Más les vale aplicarse a los responsables, dice Francesc Llop, con una frase hiperbólica y lapidaria: «Si ací no toquen les campanes, o cau l´alcalde o el rector».

CERDÀ, Paco

Levante - El Mercantil Valenciano (25-04-2014)

  • ALBAIDA: Campanas, campaneros y toques
  • ALBATERA: Campanas, campaneros y toques
  • ALBORACHE: Campanas, campaneros y toques
  • ALFARA DEL PATRIARCA: Campanas, campaneros y toques
  • ALPUENTE: Campanas, campaneros y toques
  • ALZIRA: Campanas, campaneros y toques
  • BEJÍS: Campanas, campaneros y toques
  • CANET LO ROIG: Campanas, campaneros y toques
  • CASTELLÓ DE LA PLANA: Campanas, campaneros y toques
  • GENOVÉS: Campanas, campaneros y toques
  • MORELLA: Campanas, campaneros y toques
  • SEGORBE: Campanas, campaneros y toques
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • VISTABELLA DEL MAESTRAZGO: Campanas, campaneros y toques
  • XÀBIA: Campanas, campaneros y toques
  • AMIGOS DE LAS CAMPANAS (SEGORBE) : Toques y otras actividades
  • CAMPANERS D'ALBAIDA (ALBAIDA) : Toques y otras actividades
  • CAMPANERS DE CASTELLÓ (CASTELLÓ DE LA PLANA): Toques y otras actividades
  • CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • LLOP i BAYO, FRANCESC (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía
  • Protección legal campanarios y campanas: Bibliografía
  • Restauración de campanarios: Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-11-2017
    Convertir a PDF