MORENO, Paco - Cultura aprueba la máxima protección a los 'milacres' por su valor patrimonial

Cultura aprueba la máxima protección a los 'milacres' por su valor patrimonial

Las representaciones teatrales sobre San Vicente Ferrer serán declaradas Bien de Interés Cultural para velar por su futuro

Las representaciones teatrales que se celebran con motivo de la festividad de San Vicente Ferrer tendrán la misma protección patrimonial que las Fallas, el Tribunal de las Aguas, el Corpus y el toque de campanas del Micalet. Eso es lo que supone el proceso que se inicia hoy con el anuncio en el Diario Oficial de las declaración de Bien de Interés Cultural en su apartado inmaterial, un proceso que se prolongará cuatro meses y que dejará bajo el paraguas de la legislación autonómica esta fiesta popular.

La normativa establece que serán declarados bienes inmateriales de interés cultural aquellas actividades, creaciones, conocimientos, prácticas y técnicas que forman las manifestaciones más representativas de la cultura y los de modos de vida tradicionales de la Comunitat. También las tradiciones en sus manifestaciones musicales, artísticas, gastronómicas o de ocio, y en especial aquellas que han sido objeto de transmisión oral, y las que mantienen y potencian el uso del valenciano.

Esa es la razón de que encaje a la perfección los 'milacres' que se celebran cada año, tanto en teatros como en la propia calle, en los populares altares. Este bien patrimonial constituye una de las más preciadas señas de identidad de Valencia y es el elemento que caracteriza y personaliza las fiestas vicentinas que tienen su día grande el próximo lunes.

La representación teatral de los 'milacres' de San Vicente Ferrer, encuadrada entre el segundo lunes de Pascua y el domingo anterior, atrae a numerosos aficionados a este acto popular, así como a devotos del patrón valenciano. Las obras teatrales son, en opinión de distintos expertos consultados, «una ignorada joya del teatro español».

La declaración de Bien de Interés Cultural garantiza la supervivencia de la fiesta. «Debido a su pervivencia y el número de las piezas escritas, son una de las manifestaciones teatrales más significativas del teatro valenciano», indicaron las mismas fuentes.

Se trata de representaciones teatrales infantiles, pequeñas obras dramáticas protagonizadas por niños y niñas menores de 14 años vestidos con ropa de la época, y tienen como texto piezas de argumentos relacionados con algún milagro atribuido al santo valenciano.

Altares desde el siglo XV

Una de las características del bien que se protegerá con esta declaración es que se extiende por los barrios de Valencia y otras poblaciones de la Comunitat. Los 'milacres' se escenifican en las calles sobre escenarios decorados con temática religiosa y denominados Altars de Sant Vicent. De los actuales, el más antiguo es el llamado Altar del Mar, que data de 1461 y se instala cada año junto al Pouet de Sant Vicent.

Además del mencionado, Valencia cuenta con otros altares como el Altar del Mercat de los siglos XVI-XVII, el Altar del Tossal con antecedentes en el siglo XVI y documentado en 1655, el Altar del Pilar de 1877, el Altar de Ruzafa con antecedentes en 1706 y documentado en 1879, o el Altar del Carmen de 1903, entre otros.

La ubicación de los altares-escenario suele estar vinculada con las iglesias, por lo que las estructuras de madera se colocan en las fachadas de los templos o algún edificio emblemático del barrio o centro de la población. De esto último un ejemplo es el altar de la calle del Mar.

También están los casos relacionados con la devoción vicentina de un barrio, como el que se sitúa en el Tossal. «En estos escenarios radican uno de sus valores, es decir, que la representación tiene lugar en un espacio público, la calle, y siempre sobre un escenario», indicaron las mismas fuentes sobre su importancia.

La representación de los 'milacres' de San Vicente reúnen «un inequívoco valor patrimonial y son expresión viva de un pueblo, de origen vecinal, surgidas y perfeccionadas a través del tiempo como manifestación artística, cultural, devocional y como expresión festiva singular».

La declaración de Bien de Interés Cultural supone que la Generalitat velará por el desarrollo y pervivencia de los 'milacres' y tutelará la conservación de sus valores tradicionales. Cualquier cambio que exceda de los elementos que forman estas tradiciones deberá comunicarse a la Dirección General de Patrimonio Artístico para su autorización administrativa y cambio de la declaración.

La gestión de estas obras teatrales se dejará en manos de la Junta Central Vicentina, encargada de organizar los actos centrales, de manera coordinada con las asociaciones vicentinas de los diversos altares que representan 'milacres'. Estas entidades serán quienes decidan sobre aspectos materiales e inmateriales, así como el desarrollo de los actos de la festividad anual. Las administraciones públicas estarán obligadas con este reconocimiento a fomentar la difusión y garantizar su estudio y documentación.

MORENO, Paco

Las Provincias (26-04-2014)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Protección legal campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-11-2017
    Convertir a PDF