GRIS, R. - El reloj vuelve a dar la hora en Peñafiel

El reloj vuelve a dar la hora en Peñafiel

Por amor al arte

Daniel Sanz Platero se desplaza todos los fines de semana desde Aranda a Peñafiel para dar cuerda el reloj
Daniel Sanz Platero se desplaza todos los fines de semana desde Aranda a Peñafiel para dar cuerda el reloj

El joven de 22 años Daniel Sanz ha dedicado los fines de semana de cuatro meses a limpiar y restaurar el viejo reloj de la Torre del Reloj perteneciente a la iglesia de la Asunción en el centro de Peñafiel. Lo ha hecho de forma totalmente altruista, con el único objetivo de volver a «darle vida» para ofrecer este servicio a todos los vecinos de la localidad. Daniel comenzó a hacer estudios sobre la Torre del Reloj de la villa en 2006 y dos años más tarde realizó un trabajo sobre el mecanismo y la procedencia del cronógrafo.

Este joven vallisoletano comenzó a formar parte de la Comisión de Festejos y, gracias a la relación que empezó a forjar con algunos concejales de la corporación municipal, logró contactar con el actual alcalde, Roberto Díez, para proponerle y pedirle permiso para comenzar a arreglar el reloj de la Torre, que llevaba más de 15 años parado, encontrando en el regidor el apoyo y los materiales necesarios para ponerse manos a la obra.

En el mes de marzo de 2012 comenzó la rehabilitación, pero el tiempo de Daniel es limitado por sus estudios y porque actualmente reside en la localidad burgalesa de Aranda de Duero. Sin embargo, con tesón y perseverancia todos los fines de semana durante un mes cogía el autobús para viajar hasta Peñafiel para subir a la torre y trabajar durante unas tres o cuatro horas cada día para limpiar y mejorar en lo posible el reloj. «En un mes más o menos había terminado». Tras este duro trabajo, en el mes de mayo el reloj de la Torre volvía a funcionar perfectamente, aunque los vecinos de Peñafiel no conocían que se había llevado a cabo esta rehabilitación, ya que Daniel decidió no conectar el sonido de la campana.

Fue en las fiestas de San Roque cuando el joven decidió que la iglesia debía recuperar su sonido y los vecinos se llevaron una agradable sorpresa. «Se corrió la voz y todo el mundo comenzó a preguntarme por la calle». Fueron solo unos días, ya que pasadas las fiestas volvió a desconectar el toque de campana porque el sonido no era «todo lo nítido que a mí me gustaba». Así, volvió a trabajar durante unos días para mejorar la limpieza de la campana y lograr un sonido mucho mejor. Desde entonces, el reloj informa a los vecinos de Peñafiel de las horas en punto y las medias con precisa regularidad y el pueblo puede presumir de que ha recuperado un reloj francés, de los relojeros Prost Frères, de Morez, de 1905, que fue montado en Peñafiel por el relojero Mariano Andrés. «Es algo que he hecho porque he querido, nadie me ha pagado nada. Solo que creía que el pueblo se lo merecía».

Pero Daniel no quiso quedarse ahí, creía que podría continuar luchando por mejorar el patrimonio de la localidad. Ni corto ni perezoso acudió de nuevo al Ayuntamiento para intentar conseguir el dinero para comprar los materiales necesarios para seguir mejorando en la rehabilitación de la Torre. La situación presupuestaria actual hizo que el Consistorio tuviera que ingeniárselas para conseguir los fondos y, entonces, se organizó un concierto, el pasado 9 de noviembre, de la Agrupación Musical Torre del Reloj, con una entrada de 3 euros, para obtener fondos para el monumento.

De esta forma, Daniel continuó viajando los fines de semana junto con su amigo Alberto Miguel Díez para realizar las labores una vez que pudieron comprar los materiales. Entre los dos, con ayuda de su padres, han podido eliminar humedades, realizar alguna labor de soldadura, eliminar los nidos del tejado y cambiar la techumbre superior al reloj. Ha sido un trabajo costoso, pero lo han conseguido. Ahora, la Torre del Reloj ha vuelto a recobrar un aspecto del pasado y los vecinos puedan volver a oír el toque de las campanas como en tiempos pasados. «La gente está encantada y yo también por haberlo hecho».

Pero el trabajo de Daniel no ha acabado aún. El reloj tiene más de cien años y es necesario darle cuerda para que siga funcionando, ya que se para cada ocho días si nadie lo toca, algo que Daniel no está dispuesto a consentir. Coge todos los fines de semana un autobús desde Aranda de Duero hasta Peñafiel para darle cuerda. «Me da el tiempo justo porque dura ocho días y puedo ir los fines de semana. A mí me encanta ir a darle cuerda. Lo hago por mí y por el pueblo». Todo un ejemplo a seguir.

GRIS, R.

El Día de Valladolid (17-02-2014)

  • PEÑAFIEL: Campanas, campaneros y toques
  • PROST, FRÈRES: Inventario de relojes
  • SANZ PLATERO, DANIEL (PEÑAFIEL) : Toques y otras actividades
  • SANZ PLATERO, DANIEL (PEÑAFIEL) : Inventario de relojes
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Día de Valladolid (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF