MAS, Ana - Concejal del PSOE Orihuela - El PSOE vuelve a denunciar el estado de abondono del reloj municipal

El PSOE vuelve a denunciar el estado de abondono del reloj municipal


Desde el Grupo Municipal Socialista se vuelve a denunciar el estado de “deterioro y abandono” del reloj municipal instalado en la plaza de la Centuria Romana. Esta situación ya fue objeto de una denuncia ante el equipo de gobierno, hace más de un año a través de la edil del PSOE, Ana Mas, sin que no solo no haya recibido respuesta sino que este elemento ornamental urbano con más de un siglo de antigüedad esta cada día más deteriorado.

El Grupo Municipal Socialista vuelve a insistir en el deterioro del reloj municipal, recuperado en el año 2000, y que en estos momentos se encuentra cada día más deteriorado, hasta el extremo que se han perdido circunferencias y manecillas datadas de 1907, hace más de un siglo.

La madera que sustenta las cuatro circunferencias está francamente deteriorada, han desaparecido manecillas, y la singular maquinaria peligra cada día en una urna de metacrilato, sucia, llena de pintadas, y que a estas alturas no cumple su principal objetivo que no era otro que dejar a la luz pública la maquinaria como un atractivo más en una visita a la ciudad.


“La desidia y el abandono es la tónica general en lo que se refiere al mobiliario urbano en la ciudad, pero en este caso, es también una muestra evidente de la actitud de desprecio con los bienes patrimoniales de nuestra ciudad”.

La inversión que en su día se hizo para recuperar el centenario reloj fue importante, “y en vez de arreglar las deficiencias que pudiera tener la restauración el actual grupo de gobierno del PP, ha optado por abandonarlo”.

Desde el PSOE se volverá a solicitar que se tomen medidas urgentes para recuperar el centenario reloj municipal, y que sirva, como se pensó con su recuperación en un elemento expositivo más de la ciudad.

Ya la edil socialista Ana Mas escribió en noviembre de 2009 un artículo de opinión denunciando el estado que presentaba este reloj y la importancia histórica del mismo. Un artículo de opinión que le recordamos a continuación:

Como detalla Antonio Luis Galiano, cronista de la ciudad, en su Historia de un reloj 1901-1999, fue en 1437, concretamente el 11 de septiembre, la fecha en la que Alfonso el Magnánimo (que no Alfonso el Sabio –como dijo la Sra. Ferrando, a la sazón Concejala de Cultura de Orihuela) elevó la villa de Orihuela a la categoría de ciudad con “título, nombre, goce y honor”. Poco después se acordó situar un reloj público en la Iglesia de las santas Justa y Rufina al objeto no sólo de que su campana diera la hora sino también de que avisara respecto de acontecimientos o sucesos de interés comunitario. Pasado un tiempo, en 1587, cuentan las crónicas que se instaló un nuevo reloj, que debía ser “tan sonante que se oyese a dos leguas”. No fue, sin embargo, hasta el año 1900 cuando el alcalde Pedro Ramón Mesples propuso adquirir un reloj municipal para ser colocado en la fachada del nuevo Ayuntamiento, que había sido trasladado el 10 de octubre de 1843 desde la calle del Ángel a la Plaza Nueva. Finalmente, el 26 de marzo de 1901 comenzó a funcionar este nuevo reloj, lo que de paso supuso la supresión del puesto de “encargado del reloj” de la referida iglesia. A partir de ese momento comienza a marcar el ritmo del devenir oriolano en un siglo lleno de luces y de sombras. El reloj de la Plaza Nueva permanece en pie hasta 1981, a pesar de que en 1967 las dependencias municipales se trasladaron al Palacio del Marqués de Arneva. Es precisamente en 1981 cuando se produce el derribo de la deteriorada Casa Consistorial que algunos soñaron convertir en Casa de Cultura, a la vista está que sin éxito, como tantos otros sueños de futuro para esta ciudad. El reloj se desmonta y se arrumba -como se arrumbaron los cuadros de Miguel Hernández; entre otros, el retrato que le dedicó Buero Vallejo- en la Iglesia de San Juan de Dios, por entonces convertida en improvisado almacén. Sin embargo, esta historia a punto estuvo de tener un final feliz. En el año 2000 y tras su restauración, el viejo y hermoso reloj fue reubicado en su actual emplazamiento, un lugar muy próximo al original, en pleno corazón de Orihuela. Lamentablemente hoy, apenas a un mes de que se inicie oficialmente el “Año Hernandiano”, todo en el reloj es abandono: sus manecillas marcan invariablemente las 11 horas y 47 minutos, sus números están desdibujados, sus maderas deterioradas, sus cristales sucios y sus paredes llenas de pintadas porque el tiempo de la insensibilidad y de la incultura es un enemigo feroz tanto del pasado como del futuro. Este presente insustancial y eterno, irresponsable y frívolo, queda perfectamente reflejado en el tiempo detenido de un reloj que es, sin embargo, mucho más que un reloj.

MAS, Ana - Concejal del PSOE Orihuela

Tele Orihuela (31-08-2010)

  • ORIHUELA: Campanas, campaneros y toques
  • GIROD, J. G. (MADRID): Inventario de campanas
  • GIROD, J. G. (MADRID): Inventario de relojes
  • Relojes: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Tele Orihuela (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF