LÓPEZ, Laura - «Autoinculpeime porque é xusto que me solidarice co pobo. Sería covarde non facelo»

«Autoinculpeime porque é xusto que me solidarice co pobo. Sería covarde non facelo»

El cura dice que la iglesia es de los vecinos, por eso les dio opción a tocar las campanas

Cuando se dice que en Becerreá están todos a una, como en Fuenteovejuna, es literal. Hasta el párroco de la localidad, Ángel Castro, a sus 73 años, ha decidido autoinculparse -presentó ayer el escrito en el juzgado- en el caso de la vivienda de Lamas. Como el resto de sus convecinos -ya van 46 imputados y dos autoinculpaciones sin resolver- reconoce que apoyó a José Luis Díaz, al que la Xunta intentó tirar su casa, porque lo considera injusto teniendo en cuenta que el PXOM puede legalizar la vivienda. «Autoinculpeime porque é xusto que me solidarice co pobo. Non quero facer alarde nin pecar de soberbia, pero sería covarde non presentar o escrito», explica.

El cura cuenta que participó en las concentraciones ante la casa de José Luis, pero al tercer y cuarto día «porque me enterei tarde». Fue allí «para defender a casa dun veciño, independentemente de que sexa ilegal, iso non me compete a min determinalo. Aínda así, paréceme un disparate tirala, ¿que ganan con iso? Alí non molesta a ninguén, e din que se pode legalizar. Coa nosa presenza ante a casa queriamos forzar a cuestión para que aqueles en cuxas mans está a solución do problema o fagan sen tirar a vivenda», señaló.

Tampoco cree que haya cometido ningún delito: «Nos días que eu estiven alí non creo que se cometese ningún delito, pode que a casa non teña permisos, pero nós non opuxemos resistencia, nin houbo violencia nin puxemos oposición a ninguén. En Becerreá non estamos en contra das leis, non somos un pobo incivilizado, mostramos de forma pacífica o noso apoio e cariño a un veciño», relata Castro.

Al preguntarle si teme que lo imputen, responde: «Eu non entendo de leis, pero, ¿medo? Non. ¿Que me pode pasar? ¿Unha sanción? Se iso serve para facer algo por un veciño, bendito sexa Deus», continúa.

También explica que su autoinculpación es una forma de mostrar que «o apoio non foi unha cousa de tres ou catro revoltosos, algún día estivemos alí máis de cen, o que pasa é que só identificaron aos dos primeiros días, por iso a min non me tocou», cuenta.

Toque de campanas

El párroco incluso llegó a prestar la iglesia para la causa, dejando que los vecinos tocasen las campanas si volvía a aparecer personal y maquinaria para tirar la casa. No fue necesario poner en marcha esta idea. «Pedíronmo e díxenlles que si. ¿Como me vou negar? Acabamos de facer a rehabilitación da igrexa, coa colaboración do Bispado, da Deputación, da parroquia, miña persoalmente... pero tamén dos propios veciños de Becerreá. Esta é a casa de todos, sempre que non sexa para algo malo nin para facer dano está á súa disposición».

Ángel Castro Párroco de Becerreá

«¿Medo? ¿Que me pode pasar? ¿Unha sanción? Se iso serve para facer algo por un veciño, bendito sexa Deus»

«En Becerreá non estamos en contra das leis, non somos un pobo incivilizado, mostramos de forma pacífica o noso apoio e cariño a un veciño»

LÓPEZ, Laura

La Voz de Galicia (09-04-2013)

  • BECERREÁ: Campanas, campaneros y toques
  • Propiedad campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Voz de Galicia (2013)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF