SORIANO, Lola - La Catedral reforzará el vallado del Micalet para evitar imprudencias de los turistas

La Catedral reforzará el vallado del Micalet para evitar imprudencias de los turistas

La Ciudad de las Ciencias, el puerto, el puente de la Peineta o las obras del metro ya tienen protecciones para frenar escaladas

El cabildo presentará un proyecto de reforma a Cultura por ser un monumento protegido

Varios turistas, ayer, en lo alto del Micalet - Autor: SIGNES, Jesús
Varios turistas, ayer, en lo alto del Micalet - Autor: SIGNES, Jesús

La Catedral proyecta reforzar los sistemas de seguridad de la terraza del histórico Micalet para evitar situaciones de riesgo como las que protagonizan ocasionalmente jóvenes que prácticamente se ponen al borde de monumento para hacerse fotos o grabar vídeos poniendo en juego su vida, como ha ocurrido esta semana en el Palau de les Arts.

Este tipo de conductas se viene detectando desde hace tiempo y, de hecho, hace aproximadamente ya dos años se instalaron cámaras de seguridad en la parte superior del Micalet para frenar estos comportamientos, además de persuadir a los que trataban de inmortalizar su paso por este referente histórico de la ciudad de Valencia con pintadas o inscripciones en las paredes de piedra.

Desde uno de los colectivos que conoce bien la historia del Micalet, como es el Gremi de Campaners, explican que a veces hay gente imprudente que realiza acciones de riesgo y, «aunque desde que se instalaron las cámaras se han bajado estas actitudes, no han desaparecido en su totalidad», indica Francesc Llop.

Sobre los comportamientos incívicos, Llop detalla que se detectó, «por ejemplo, a gente que se sube a la barandilla que da a la calle para saludar a los que están abajo. Tampoco faltan los que trepan por las decoraciones huecas de la terraza para hacerse fotos o grabar vídeos». Otra modalidad peligrosa, que no sólo pone en riesgo la integridad de los que la practican, sino también la de los viandantes que puedan circular en esos momentos a los pies del Micalet, es «la de gamberros que tiran desde arriba botes de refrescos . El efecto bomba que hace el bote con la bebida gaseosa al reventar es tremendo. Además, ponen en peligro a las personas que en ese momento puedan pasar por allí».

Incluso los campaneros detallan cómo en una ocasión estaban en la torre «y se puso a sonar la campana Micalet, que es la que marca las horas. Subí alertado para ver si pasaba algo arriba, porque no era momento de que sonara, y me encontré a tres chicos, haciendo como una torre humana, uno subido encima del otro, para llegar a la campana Micalet y se pusieron a sacudirla. Se ve que iban pasados de bebida. Sólo con que se hubieran pillado un dedo con el peso de la masa de 200 kilos, hubieran podido sufrir daños importantes».

El canónigo conservador del patrimonio artístico de la Catedral, Jaime Sancho, explica que son situaciones ocasionales, «pero sí es cierto que estamos haciendo un estudio para ver cómo podríamos mejorar la protección para solucionar definitivamente el tema».

Sancho añade que, dado que se trata de un monumento con protección de Bien de Interés Cultural, «tenemos que pedir permiso a la Conselleria de Cultura para realizar los refuerzos. No se puede poner cualquier material. Nos han pedido un proyecto, y en ello estamos actualmente. Se está mirando qué solución se puede aportar para posteriormente presentarlo en Cultura».

Cabe recordar que este edificio que se comenzó a construir en 1381 por Andreu Juliá, y que luego fue continuado por Josep Franch y Pere Balaguer, tenía en sus orígenes una elegante crestería calada o 'apitrador' que le servía de corona y que fue arrasada en el siglo XVIII, cuando fue sustituida primero por una barandilla de madera y, en el siglo XIX, por una barandilla metálica hasta la restauración de 1983, en que se construyó la de piedra.

Pero el Micalet no es el único referente turístico que es escenario de auténticas situaciones de riesgo. Hace una semana LAS PROVINCIAS publicó imágenes de dos días diferentes en las que jóvenes escalaban la estructura del pilar que soporta el remate del Palau de les Arts, que asciende a algo más de 70 metros, para inmortalizar la pericia en sus cámaras fotográficas.

Al respecto, la Conselleria de Cultura ya ha anunciado que colocará una barandilla perimetral curva en acero inoxidable, similar a otras que ya han sido colocadas en el Museo de las Ciencias.

En lancha por un túnel

Se trata de la segunda zona de protección que se instala en una obra diseñada por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava. En el puente de la Exposición, más conocido como el puente de la Peineta, la escalada era casi más peligrosa. En 2007 y 2010 circularon vídeos por internet donde se podía ver a dos jóvenes andando sobre el arco que sujeta el vano del puente. La estructura metálica está a gran altura sobre el lecho del viejo cauce del río. El Ayuntamiento colocó entonces una pequeña verja con barrotes puntiagudos que después fue retirada.

Otras prácticas de riesgo se detectaron en las obras que han quedado paralizadas en la línea 2 del metro. Los representantes vecinales de la avenida de la Plata y de Ruzafa denunciaron varias veces el acceso de personas al interior de los túneles, con el peligro que ello representaba. Además del robo en varias ocasiones de los cables de cobre que suministraban energía a las bombas de drenaje de agua, también se llegó a colgar en internet a una persona navegando con una lancha neumática por el interior de un túnel de estas obras del metro que estaba lleno de agua por problemas de drenaje. En este caso, Infraestructuras contrató a final de año a una empresa para el mantenimiento, conservación y limpieza de estos puntos por 400.000 euros. Además, se han realizado cerramientos de las rampas de los túneles.

En el puerto, por ejemplo, el Consorcio Valencia 2007 tuvo que reforzar en verano el vallado del espigón porque había jóvenes que practicaban saltos a gran altura e hizo una inversión de 1.000 euros.

Otra intervención que se realizó a finales del pasado año para mejorar la seguridad fue en la línea del tren que divide Nazaret y La Punta. Adif invirtió 108.200 euros en la instalación de vallas más resistentes en un tramo de algo más de un kilómetro porque había gente que cruzaba las vías por zonas prohibidas, un peligroso atajo para dar menos vuelta al cruzar de la Ciudad de las Artes a Nazaret.

En el puente del Mar, el Ayuntamiento ha puesto carteles de 'prohibido practicar la escalada', porque la gente realizaba estas prácticas en los arcos. En l'Umbracle, en la Ciudad de las Ciencias, la gente también se sube a los remates recayentes a la calle para sacar fotos; y en los estanques, algunos turistas no dudan en descalzarse y entrar al agua, algo que siempre controla la seguridad del recinto.

SORIANO, Lola

Las Provincias (15-04-2013)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • LLOP i BAYO, FRANCESC (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Visitas a campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2013)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-09-2017
    Convertir a PDF