LLOP i BAYO, Francesc - El campanero de San Felipe

El campanero de San Felipe

Dionisio Luna con sus campanas - Autor: LLOP i BAYO, Francesc
Dionisio Luna con sus campanas - Autor: LLOP i BAYO, Francesc

En la torre de San Felipe sigue viviendo Dionisio Luna, el último campanero de Zaragoza más o menos en activo, y decimos «más o menos en activo», porque desde que murió la señora Miguela, su mujer, toca ya muy pocas veces, sólo cuando se lo piden. El señor Dionisio, relojero retirado y también Sacristán hace muchos años, prefiere vivir solo en la torre y no en casa de alguno de sus tres hijos casados.

De las cinco campanas de la torre (del siglo XVII y del XIX), él sólo emplea las dos más pequeñas, para hacer un repiquete que aprendió en su pueblo, El Frago, hace más de 60 años. La técnica que emplea es de las más sencillas: los badajos llevan sendas cuerdas enganchadas que el señor Dionisio coge, una en cada mano, colocándose entre las dos campanas. Moviendo las manos, subiendo y bajando los brazos va dando el volumen y el ritmo del repiquete. Luego, con gran esfuerzo por su parte (tiene más de setenta años) bandea una de las campanas. Hasta hace unos dos años tocaba este repiquete todos los días de fiesta y los domingos, unos veinte minutos antes de la «misa mayor». Asimismo tocaba a muertos, alternando lentamente ambas campanas.

Se han perdido, pues, en esta torre numerosos toques y muchas técnicas posibles que han dejado restos de cuerdas, de palancas, de agujeros y marcas en las paredes, que el señor Dionisio no sabe ya emplear.

Paralelamente a la pérdida de técnicas, hay una conservación mínima de las campanas: los cojinetes, los hierros, las maderas, están mínimamente (o nada) mantenidos, pero debieron estar, por lo que aún parece, muy bien cuidados por anteriores campaneros más especializados.

El señor Dionisio, el último campanero de Zaragoza (aunque no el único: aún viven algunos de los que antes tocaron y ya tendremos ocasión de hablar de ellos) personifica la última etapa de un instrumento de comunicación que fue el medio masivo más importante de las ciudades tradicionales y que ha sido, en casi todos los lugares, abandonado poco a poco, limitando toques, simplificando técnicas, haciendo innecesaria una anterior especialización. Anunciando, en suma, el abandono total o la sustitución por motores.

El señor Dionisio sigue tocando su repiquete con una estabilidad que sorprende a través de los años (y lo tenemos recogido varias veces desde el 71 hasta hoy).

Este repiquete que aprendió en su pueblo y que forma parte de la cultura musical que aún es posible oír, cada vez menos, en vivo.

LLOP i BAYO, Francesc

Andalán nº 295 (14-11-1980)

  • ZARAGOZA: Campanas, campaneros y toques
  • LUNA, DIONISIO (ZARAGOZA): Toques y otras actividades
  • Campaneros: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Andalán nº 295 (1980)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF