LLOP i BAYO, Francesc - Nuestras campanas (29) - Más campanas falsificadas

Nuestras campanas (29)

Más campanas falsificadas

Campana de las horas del cupulín de Sant Joan del Mercat

En un artículo anterior hablábamos de la falsificación de campanas que está ocurriendo en tiempos recientes en la Comunidad Valenciana. Decíamos que imitan el aspecto exterior de la campana, incluso sacan un molde de la vieja, pero luego lo tienen que deformar para que la nueva tenga el mismo diámetro que la antigua. En consecuencia como han modificado la forma interna del bronce el sonido se parece pero no es el mismo. La falsificación se completa en el sentido que no se indica la empresa que ha hecho la copia de la campana, ni tampoco el año de la refundición.

Tenemos que insistir que las campanas no deben comprarse ni por el aspecto (forma aparente) ni menos aÚn por el peso. A nadie se le ocurre comprar un piano por kilos, ni menos aÚn decir que "esta guitarra es más buena que la vieja porque pesa más". En las campanas aÚn circula esta falsa costumbre basada en el peso como garantía de calidad.

Hay otra tradición que dice que los metales de las campanas antiguas son de inmejorable calidad y que se deben utilizar los mismos para la nueva campana. En realidad, hoy en día, las empresas utilizan metales nuevos, de composición conocida (80% de cobre y 20% de estaño, aproximadamente) porque son garantía de calidad. No hay que olvidar que muchas de las campanas que se rompen, sobre todo las de la postguerra, es por causa de la deficiente composición de metales, ya que echaban al horno todo lo que tenían a mano.

Pero estábamos hablando de falsificación de campanas. Para nuestro leal saber y entender, la utilización de otro metal para hacer la nueva campana no constituye, en absoluto, una falsificación. Incluso, si se utilizase el "mismo" metal para hacer la nueva, tampoco podemos estar seguros que se trata de los mismos átomos metálicos, ya que las empresas, como es natural y como han hecho durante siglos, echan al horno no una, sino varias campanas, o mejor, el metal de campanas hecho a trozos, y por tanto puede coincidir o no que la nueva campana tenga parte del metal original.

Decimos por tanto que no constituye falsificación la utilización de un metal nuevo, de calidad controlada. Sin embargo es una imitación la apariencia "externa" de la campana, el aspecto exterior, sin tener en cuenta, como hemos repetido hasta la saciedad, el aspecto interior, la curva interna que varía de un fundidor a otro y que es la determinante de la sonoridad de la campana.

Precisamente aquí queríamos llegar: a un aspecto más sofisticado de la falsificación. Se trata de poner el sello de una antigua fundición, que ya no hace campanas sino que se limita a venderlas e instalarlas. Ya no se cuida ni siquiera el aspecto exterior ("hacer como si fuera una campana diferente") sino que se limitan a poner la marca del fundidor, como si la hubiera hecho. Recordemos que en la Comunidad Valenciana ya no quedan fundidores en activo, y sin embargo las campanas hechas por los Hermanos Portilla de Gajano aparecen con el sello de Salvador ManclÚs de Valencia, empresa desaparecida y sustituida por la Cooperativa Industrias ManclÚs, unos profesionales excelentes pero dedicados exclusivamente al mantenimiento, reparación y restauración de instalaciones.

Francesc LLOP i BAYO
(Publicado en "Iglesia en Valencia")
  • Fabricación, fundición de campanas: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Paraula / Iglesia en Valencia (1999)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 20-11-2017
    Convertir a PDF