MARTÍNEZ, Gema - El tañido del recuerdo

El tañido del recuerdo

Los toques de campanas y los cuencos tibetanos fueron los protagonistas de esta jornada celebrada en el barrio de Vierna

Cerca de cien personas se reunieron en Meruelo para homenajear el oficio de campanero

Expertos venidos de toda España tocaron distintas campanas - Autor: PEDRIZA, D.
Expertos venidos de toda España tocaron distintas campanas - Autor: PEDRIZA, D.

Las manos de Gorka acarician las campanas y las hacen sonar tal y como aprendió cuando era niño: primero, con unos toques similares al tente nublo y después con fuerza para elevar el lenguaje del instrumento hasta el cielo. Los sonidos metálicos se transforman en tañidos de recuerdo. Alrededor de un centenar de personas se dio cita ayer en un festival en homenaje al oficio del campanero, organizado por el fundidor Abel Portilla, en el barrio de Vierna en Meruelo.

«Ya he venido más veces, y me gusta porque gracias a esta cita puedes revivir tiempos pasados que sabes que ya no volverán». Así explicó José Manuel, vecino de Noja, la esencia de este encuentro que se repite desde hace cuatro años. Como él, muchos escuchaban en silencio las melodías en un marco incomparable: una casa-museo que el promotor del evento ha construido con sus propias manos en lo alto del pueblo.

El escultor vitoriano Luis Padura fundió dos campanas para hacer una estatua con ellas. Con sus propias manos demostró al público como el hierro puede «modelarse como si fuera plastelina». Muestra de su talento es una de las figuras que descansa en el jardín del recinto, y que combina las tradiciones vascas y cántabras.

El artista confesó que su trabajo, al igual que el de campanero, parece en peligro de extinción y que por ello decidió sumarse a la convocatoria de Abel Portilla: «La mejor manera de reivindicar un oficio es enseñándolo», afirmó.

La lluvia se hizo un hueco en el transcurrir del festival, lo que obligó a campaneros y público a buscar cobijo dentro de la casa-museo. Como si la meteorología se hubiera aliado con el desarrollo del encuentro, en aquel mismo momento, Itziar y Laura comenzaron su actuación. A través de cuencos tibetanos y hangs, el dúo 'En-canto' interpretó melodías que transportaron al auditorio hasta el lejano Oriente.

La importancia de las tradiciones se hizo patente ayer en el barrio de Vierna. «El pasado es una llama que nunca debe apagarse y este festival y todos los que están aquí contribuyen a que siga encendida», explicó Abel Portilla. Asimismo, el promotor de la cita de Meruelo aseguró que «la iniciativa (que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento) une a la gente porque la música nos acerca y además intenta relanzar al pueblo y su importante herencia en el mundo de los campaneros».

Para finalizar la velada, el público se dirigió a la iglesia de San Bartolomé para escuchar una conferencia de Luis Campuzano sobre la crisis y la pérdida de las tradiciones.

En el camino, algunos de los presentes afirmaron que las melodías les hacían recordar su infancia o sus lugares de nacimiento. Otros, sin embargo, rememoraron el pasado de sus familias, pero todos ellos coincidieron en señalar que esta cita da sentido a la frase del compositor estadounidense John Cage: «No hace falta renunciar al pasado al entrar en el porvenir. Al cambiar las cosas no es necesario perderlas».

MARTÍNEZ, Gema

El Diario Montañés (26-08-2012)

  • MERUELO: Campanas, campaneros y toques
  • PORTILLA, ABEL (GAJANO): Inventario de campanas
  • Concursos, encuentros, muestras de campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Diario Montañés (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 13-12-2017
    Convertir a PDF