DELGADO, José Luis - María, la Gorda

María, la Gorda

¿De qué me suena esta María? Así se llama la campana gorda de la Catedral. "150 quintales de peso, quien no me crea que me tome en peso". Fundida en 1778 por Bernardo de Venero, natural de Jaén

El cronista granadino Henríquez de Jorquera dijo que las campanas de la Catedral "consuelan almas melancólicas"

Imagen de la campana María de la Encarnación, 'La Gorda' - Autor: DELGADO, José Luis
Imagen de la campana María de la Encarnación, 'La Gorda' - Autor: DELGADO, José Luis

Cuando las campanas de un país pierden el badajo, casi nada queda ya debajo. Leyendo la obra de la rigurosa investigadora granadina Nieves Jiménez se acerca uno al curioso mundo de las campanas de Granada, esas que tocan al nacer y al morir, en las penas y en las alegrías, desde maitines a vísperas, doblando o repicando. Campanas de bronce fundido pagadas en su mayoría por cristianos benefactores que ofrecían a la Iglesia sus bienes "muebles y raíces" a cambio de poder presumir de ser los donantes y ver su sonoro regalo dando vueltas allí en lo alto, cerca del cielo.

Tras la caída del Reino de Granada la ciudad entera se llena de iglesias y conventos; las torres alminares se convierten en campanarios y las oraciones de los almuédanos en repiques de campanas y esquilones. Las más sobresalientes por su número y capacidad de convocatoria son las 16 de la Torre de la Catedral, de la cuales ya dejó descrita una referencia el cronista granadino del XVII Henríquez de Jorquera cuando dijo que las campanas de la Catedral eran diferentes a todas: "son tan sonoras y armónicas que consuelan almas melancólicas".

De entre las dieciséis la más grande es la bautizada con el nombre de María de la Encarnación. La Catedral de Granada está consagrada a la advocación de la Encarnación, tal como figura en la escena del tondo de la fachada principal, obra del escultor José Risueño.

En el mismo costado de la campana gorda se lee una inscripción latina que traducida dice: el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros (1778). La campana María figura en la cara que da a la calle de la Cárcel; es conocida popularmente como La Gorda por ser la más pesada con sus más de 6.000 kilos y dos metros de diámetro. Está toda adornada con figuras de ángeles, santos, cruces y hasta una escena de la Anunciación con una leyenda que dice "soy llamada María, aquella que recibió saludo de boca de Gabriel…", inspirada en el evangelio de San Lucas 1, 28.

Una popular coplilla recuerda su enorme envergadura: "dame el aguinaldo, carita de rosa, que no tienes cara de ser tan roñosa; y si no me lo das que te caiga encima la campana Gorda de la Catedral". Igualmente popular es el dicho a ella referido: "150 quintales peso, el que no me crea que me tome en peso", según otra inscripción de la propia campana.

Justo sería sacar del anonimato al maestro que la fundió. Se llamaba Bernardo de Venero Isla y era natural de Jaén; parece ser que esta campana fue refundida de otra anterior llamada Santa María e instalada en 1586. Así lo recuerda la meticulosa investigadora granadina Nieves Jiménez Díaz.

Injusto sería olvidar al que fuera campanero de la Catedral durante más de medio siglo. Vivía en la misma torre; en las habitaciones que fueran taller de Alonso Cano. Yo lo conocí; varias veces subí por la interminable escalera de caracol. Repicar las campanas el día del Corpus era una fiesta para los niños del barrio. Entre varios tirábamos de la gruesa maroma de la Gorda, mientras otros volteaban la Petra, la Cuchillera, la Santa Bárbara o el esquilón llamado de los Reyes Católicos. Santiago Martín se llamaba el campanero y por su aspecto algo encorvado, buena persona, triste por fuera aunque muy alegre por dentro, gracias a la taberna cercana, no hubiera desentonado en el papel de Quasimodo en Notre Dame de París. Pasó el testigo a su descendiente soltero hasta que a la muerte de este hubo que acudir a la electrificación del campanario, perdiéndose para siempre el oficio de campanero de la Catedral.

Ahora María la Gorda suena solo apretando un botón. Nada queda debajo cuando a un país se le descuelga el badajo.

DELGADO, José Luis

Granada hoy (16-07-2012)

  • GRANADA: Campanas, campaneros y toques
  • VENERO ISLA, BERNARDO: Inventario de campanas
  • Campaneros: Bibliografía
  • Electrificación, mecanización sin restaurar: Bibliografía
  • Literatura oral sobre campanas: Bibliografía
  • Visitas a campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Granada hoy (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 17-01-2018
    Convertir a PDF