LLOP i BAYO, Francesc - Nuestras campanas (13) - La restauración de las campanas de Alboraia

Nuestras campanas (13)

La restauración de las campanas de Alboraia

El campanario de la Asunción de Alboraia presentaba numerosos problemas de desprendimientos de cascotes, agravados por la propia electrificación de las campanas, que causó, no pocas veces, la caída de badajos hasta la calle. Para evitar lo primero se tocaban cada vez menos las campanas, mientras que para que no ocurriese lo segundo, se había instalado un enorme balcón frente a la campana mayor, que detenía, en sus caídas a los badajos rotos. Al estado regular de conservación de la torre se añadía el peso muerto de dos enormes "campanós" o timbres del reloj, de hierro fundido, y carentes de toda inscripción, que habían sido ubicados en la terraza del campanario, mediante unas viguetas de hierro, colocadas de cualquier manera con ladrillos.

El Ayuntamiento de Alboraia decidió intervenir, no sólo para acreditar la imagen de su torre, sino para asegurar su estabilidad y mejorar la instalación de las campanas. Hubo que tomar muchas decisiones, tras un largo debate, en que se medían no sólo las cuantiosas inversiones económicas, sino los resultados finales, tendentes a una mejor finalización de las obras.

En primer lugar se tuvo que prescindir de los "campanós", por su peso (casi quinientos kilos, entre los dos), por sus dimensiones, y por su carencia de inscripciones u otras peculiaridades históricas, a las que se añadía el hecho de que fueran de hierro, y por tanto sujetos a una inevitable corrosión. ¡Se intentó meterlos en la linterna, es decir en el pequeño cupulín de la terraza, pero no cabían! Así es que se llegó al acuerdo de utilizar, para marcar las señales horarias, la campana mayor, ya electrificada anteriormente, y una pequeña, que todavía conservaba su instalación manual, y que hacía más de veinte años que no sonaba. Está dedicada a San Pedro. Porta, como las otras, un pequeño pareado: «LA FE QUE ME HACE DE MAS DEL PAPA OS LLEVE DETRÁS". La campana conserva su instalación manual, pero toca también los cuartos de hora, con lo que se ha recuperado su voz.

Otra importante decisión consistió en cambiar la instalación de yugos de hierro de Roses, de principios de los setenta, por unos yugos de madera, con lo que las campanas recuperaban su sonoridad original, especialmente las dos mayores, y la belleza de sus formas. Las campanas fueron dotadas de motores de impulsos, que las levantan como los antiguos campaneros, poco a poco, lo que aumenta su sonoridad y evita daños a la torre. Llevan curiosas inscripciones. La menor, dedicada al Sacramento, «A RECORDAR ME CONSAGRO LAS RELIQUIAS DEL MILAGRO». La tercera, llamada Cristo de la Providencia, dice «LA PROVIDENCIA SE HA VISTO QUE ES DE ESTE PUEBLO SU CRISTO». La mediana, Cristóbal, dice «YO INVOCO LA PROTECCIÓN DE CRISTÓBAL EL PATRÓN». Finalmente, la mayor, María de la Asunción, ostenta «CONSAGRADA ESTÁ A MARÍA ALBORAYA NOCHE Y DÍA». Las cinco fueron fundidas por los hermanos Roses de Silla, en el año 1939, aunque la Sacramento tuvo que ser refundida, hacia 1980, por ManclÚs, ya que se rompió a causa de la electrificación. Curiosamente ha sido una cooperativa de trabajadores, nacida de esta fábrica, la que ha vuelto a restaurar la instalación original volviendo a reponer los yugos de madera y los nuevos motores.

Las obras de la torre se inauguraron con un concierto del Gremi de Campaners Valencians el 3 de julio de 1994, ya que las instalaciones no impiden los toques manuales.

Francesc LLOP i BAYO
(Publicado en "Iglesia en Valencia" nº 375 - València - 23/04/1995)
  • ALBORAIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Paraula / Iglesia en Valencia (1995)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-09-2017
    Convertir a PDF