TOMÀS, Ruth - El toque que la historia no cambió

El toque que la historia no cambió

Un toque manual del XIII. Albaida es la única localidad de la Comunitat Valenciana que mantiene de manera interrumpida el toque manual de las campanas desde 1248. Un tesoro histórico, cultural, religioso y social que busca ahora la merecida distinción de BIC, Bien de Interés Cultural Inmaterial. Un reconocimiento que permitiría difundir y proteger ese elemento histórico y tradicional que marca la vida de los albaidenses.

Foto124098
Los "campaners" Martí Jordà y Toni Berenguer guían unas cuerdas para hacer sonar las campanas - Autor: PERALES IBORRA

Son las siete de la mañana y el campanario de Albaida anuncia la salida del sol con el toque del alba. Antonio Blasco, sacristán de la parroquia, de 84 años, es el encargado de ejecutar ese toque y todos los que el campanario marcará a lo largo del día: el del Ángelus, del Ave María, dos toques para el Rosario, un toque de misa y el toque de Ánimas. Todos ellos son ejecutados manualmente. Antonio es uno de los continuadores de esta tradición ininterrumpida desde 1248, lo que convierte a Albaida en la única localidad de la Comunidad Valenciana que mantiene el toque manual ininterrumpido durante casi ocho siglos.

Foto124097

Los toques diarios se unen a los más de 150 que se realizan desde la sala de campanas a lo largo del año y que conservan, difunden y protegen desde la Colla de Campaners d'Albaida. Antonio cogió el testigo de otros campaneros que salvaguardaron la tradición del toque manual, como Pepe “el Campaner”, quien fue el hombre más viejo de toda España en ejecutar los toques. Vivió hasta los 99 años y hasta los 94 estuvo realizando el oficio. También siguieron la tradición Vicent “de Podós” y Tico. Este último, junto con Antonio Blasco, han enseñado a los miembros de la Colla de Campaners, entre ellos a Toni Berenguer y Martí Jordà, dos de los 15 campaneros de la asociación.

Foto124096

Los campaneros de Albaida son firmes defensores de la tradición del toque manual frente al eléctrico, que califican de “falsa modernidad”. Berenguer y Jordà afirman que “los toques de las campanas expresan sentimientos y los motores no pueden expresarlos”. Además, está el daño a las campanas y a los campanarios. “En los eléctricos, en el contrapeso el yugo es de hierro y las vibraciones pasan al campanario y a las campanas y provoca la rotura de ambos. Campanas históricas han sufrido por esa falsa modernidad”, explicarán Toni y Martí.

Foto124095

Los campaners cumplen la consueta, que marca cómo y cuándo se tocan las campanas, subrayan Toni y Martí. Una tradición que se mantuvo oralmente hasta que en 2001 la asociación de Albaida plasmó en un documento escrito esta “costumbre” que está presente cada día, excepto del Jueves Santo al Domingo de Resurrección, cuando no suenan las campanas, que son sustituidas por la matraca. Cada bronce tiene su momento de protagonismo en los diferentes toques – la campana más antigua, “La de Missa” o Verge del Rosari, de 1808, suena en todos los toques de solemnidad – y en Pentecostés, el Corpus, la Asunción, Semana Santa, fiestas patronales y Navidad suenan todas juntas.

Las campanas acompañan y marcan la vida del pueblo, con los toques diarios, que anuncian la salida y la puesta del sol o la misa diaria, anuncian el fallecimiento de los vecinos (distinguiendo entre hombres y mujeres), marcan los actos de las fiestas... Una tarea que desde 1981 realiza los campaners de manera altruista y gratuita, “por afición”, remarcan. Una “afición” y tradición histórica que está a las puertas de ser declarada BIC, Bien de Interés Cultural Inmaterial.

Tradición: El toque manual de Albaida no se interrumpió ni con las obras del campanario

El toque manual de las campanas del campanario de Albaida se mantiene desde 1248 y en estos más de 750 años la tradición ha tenido que sortear algunos problemas. Como cuando el campanario se "quebró" y fue necesaria una restauración del mismo. Las campanas fueron sacadas a la calle, en la Plaça Major, sostenidas por una estructura de hierro, pero el toque manual se mantuvo. Desde 1998 a 2003, el encargado de los toques diarios Antonio Blasco y los miembros de la Colla de Campaners que realizan el resto de toques - más de 150 al año - hicieron los toques, repiques y volteos desde la plaza mientras rehabilitaban el campanario.

Protagonistas: Antonio Blasco, Sacristán de la Parroquia

Pepe "el Campaner" y el pintor albaidense José Segrelles

Antonio Blasco Penalba, que está a punto de cumplir 85 años, hace los toques diarios utilizando un entramado de cuerdas desde abajo del campanario, sin subir a la sala de campanas (94 escalones). Realiza los toques desde 1944, siguiendo a otros campaneros como Pepe "el Campaner" que "cumplió" con el oficio hasta los 94 años.

Pepe fue suegro del insigne pintor albaidense José Segrelles, quien se casó con una hija suya. Toni Berenguer y Martí Jordá recuerdan que Segrelles hizo una ilustración para un diario inglés titulada "La hija del campanero", que mostraba como el toque de las campanas "embrujaba" a la hija del campanero para casarse con el pintor. El padre de Segrelles, que también fue campanero, se "instaló" una cuerda del campanario a su casa para hacer el toque de Ànimes (21 horas) sin salir de casa. La tradición tiene asegurado el futuro con la Colla de Campaners d'Albaida y la cantera que tiene la asociación.

La cifra: 10 campanas en Albaida

El campanario de Albaida tiene 10 campanas, dos de ellas las del reloj. La más antigua, la de Missa o del Rosari, data de 1808, y está en lo alto del campanario (40 metros). La más grande, la Verge del Remei, por la patrona del pueblo, que debería estar en la fachada de la iglesia, está en un lateral, por donde pasa la procesión. En la fachada está la dedicada a la titular de la parroquia, la Assumpció. El resto son la Centenaria o Cor de Jesús (de 1888, la más antigua de la sala de campanas), la Dominicana, la Franciscana, la dels Albats y la de Sant Josep. Todas están afinadas en una nota musical, de manera armónica.

Historia: el toque manual inicia el proceso para BIC

Los ocho siglos de toque manual ininterrumpido, que reconocen a Albaida como la única localidad de la Comunitat Valenciana en mantenerlo, podrían en breve obtener la distinción que merece esta tradición, ser protegida y reconocida como Bien de Interés Cultural Inmaterial, BIC. Tras la reunión mantenida con la directora general de Patrimonio Cultural el pasado 9 de mayo, la conselleria trabaja en el expediente, que está previsto se incoe en junio. El expediente seguirá los trámites necesarios para culminar en la esperada declaración. A la reunión asistieron representantes de la parroquia de Albaida, del ayuntamiento, de la Cola de Campaners y el historiador Abel Soler, quien ha realizado un estudio con más de 200 documentos que acreditan la "riqueza cultural, social y religiosa" del toque manual. Un estudio que "certifica" que desde 1248 - hace más de 750 años - se mantiene esta tradición.

TOMÀS, Ruth
Levante - El Mercantil Valenciano (02-06-2012)
  • ALBAIDA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANERS D'ALBAIDA (ALBAIDA) : Toques y otras actividades
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF