G. ROJO, Silvia - Regreso al campanario

Regreso al campanario

Cuatro de las 13 campanas de la Catedral de Ciudad Rodrigo vuelven a la seo civitatense tras un proceso de restauración de varios meses

Tienen nombre propio, como las personas, pero tan solo se trata de campanas. San Antonio, Santa Bárbara, María y Santísimo Sacramento son los nombres con los que se conoce a cuatro de las 13 campanas de la Catedral de Ciudad Rodrigo que tras un proceso de restauración de varios meses, ayer volvían a la seo civitatense. Se podría pensar que hablar de campanas no da mucho de sí pero lo cierto es que su historia es casi, casi tan intensa como los propios avatares de la localidad. Su paso por ARPA y el protagonismo adquirido por las mismas en un concierto del que fue testigo la reina doña Sofía ya daban una pista de que algo había cambiado. Ese algo no era otra cosa que el sonido.

Desde hace varias décadas, la escasez de voluntarios tras la desaparición de los campaneros, propició que muchos campanarios se electrificaran y que el sonido del badajo fuera sustituido por el del martillo. A partir de ahora, gracias a las nuevas técnicas, las campanas seguirán sonando a golpe de interruptor pero con el toque de badajo que ocasionará el balanceo de las mismas.

Reconoce el vicario general de la diócesis, Nicolás Martín Matías, que «el sonido cambia bastante y la forma de las campanas es para que se toquen desde dentro porque el badajo hace que el golpe haga eco, una especie de resonancia, mientras que el martillo suena desde fuera» por lo que desde ya, la so campana mirobrigense volverá a escuchar los badajos de la seo.

Y es que en la comarca de Ciudad Rodrigo se conoce como so campana mirobrigense (gentilicio de los vecinos de la localidad salmantina) a todo el ámbito de influencia al que llega el sonido de la catedral, es decir, los pueblos más cercanos hasta donde se alarga el tañer.

Especialmente, la conocida como 'Campana Gorda' ha sido, incluso, motivo de copla. En el año 1925 la 'Gorda' fue fundida y el cambio de sonido fue tan llamativo que los murguistas de la época crearon una copla con motivo del Carnaval.

El mundo de las campanas admite su propio lenguaje. Anuncian muerte, a veces con distinción entre hombres y mujeres, avisan de tormenta, de que los toros están en las calles y por supuesto, invitan a acudir al culto. El vicario recuerda que antiguamente también «tocaban a coro porque con su sonido se convocaba a los canónigos que iban a la Catedral a rezar el oficio».

En esta ocasión, el sonido no es lo único que ha cambiado tras la restauración pues su nuevo color dorado, antes tenían un tono bronce, también ha llamado la atención. «Dicen los de la empresa que con el tiempo recuperarán el otro color pero al principio, casi me parecían de juguete», reconoce el vicario. Las campanas se desmontaron en febrero y su restauración ha concluido según los previsto, unos días antes del Corpus.

Al final, no eran simples campanas.

G. ROJO, Silvia

El Norte de Castilla (29-05-2012)

  • CIUDAD RODRIGO: Campanas, campaneros y toques
  • 2001 TÉCNICA Y ARTESANÍA, S. L. (MASSANASSA) : Intervenciones
  • Restauración de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Norte de Castilla (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-10-2017
    Convertir a PDF