CARBAJAL, J. M. - Abamia ya suena como Maxi Blanco había soñado

Abamia ya suena como Maxi Blanco había soñado

La familia del cangués fallecido hace días cumple su deseo y coloca en la iglesia de Santa Eulalia las campanas que donaron sus padres

Foto123622
Una de las campanas colocadas en la iglesia de Abamia - Autor: CARBAJAL

Cumplir con el legado de Maximino Blanco del Dago. Eso es lo que hizo ayer la familia de «Maxi, el Aparejador», fallecido el pasado 20 de abril, en la ciudad de Cangas de Onís, al izar e instalar sendas espectaculares campanas en la iglesia románica de Santa Eulalia de Abamia, las cuales aguardaban ese momento desde hace un lustro, ya que se encontraban custodiadas en la conocida Casa Roberto Frassinelli, «El Alemán de Corao». Desgraciadamente, Maxi, no pudo ver cumplido uno de sus sueños, pero su familia ha cogido el testigo para dar fiel cumplimiento a su legado.

«A Maxi le hacía mucha ilusión y este era el momento de colocarlas», aseveró Mariavi Blanco del Dago, una de las hermanas del finado, quien seguía con atención en los aledaños del templo cangués toda la operación, iniciada a primeras horas de la mañana, en la que asimismo colaboró uno de sus sobrinos, Eduardo Navarro Blanco. Para las tareas de elevar hasta la misma techumbre de la iglesia las campanas, para su posterior colocación en la vetusta espadaña de la iglesia Abamia, fue necesario emplear un camión-grúa del Ayuntamiento de Cangas de Onís.

Las campanas son obra de los cántabros hermanos Portilla, considerados entre los mejores campaneros del mundo. Se han ejecutado en bronce y llevan grabada la Cruz de la Victoria, así como los nombres de Maximino y Etelvina -padre y madre de la familia Blanco del Dago, ambos también fallecidos años atrás-, benefactores de ambas campanas que lucen desde éste pasado viernes, 4 de mayo de 2012, en lo más alto de la iglesia de Santa Eulalia de Abamia, en la localidad de Corao.

Foto123621

Sin duda alguna se trata de una jornada histórica, pues el 10 de noviembre del año 1904 se vació el campanario. Siendo Manuel Blanco Escandón cura de Corao, recibió orden expresa del Obispado de Oviedo para cerrar el templo por su estado ruinoso y para el que entonces no hubo opción de restauración. Fue en aquel fatídico día cuando se retiraron las campanas, el retablo del altar principal, el reservado y demás servicios que se llevaron a la capilla de San Nicolás, en Corao.

Las campanas llevan, además, otras grabaciones, tales como «Cuando escuches mi tañido el viento llevará tu dolor» y «cuando escuches el mío yo acompañaré tu dolor hasta el fin». Ahora, habrá que esperar a que el pueblo de Corao y las autoridades competentes pongan su particular granito de arena para inaugurar como es debido esa importante donación, casi un siglo después de que el templo viese retiradas sus anteriores campanas. Y, entre tanto, lograr una rehabilitación acorde con esa singular iglesia que olvide el despropósito acometido no hace tanto tiempo.

CARBAJAL, J. M.
La Nueva España (05-05-2012)
  • CANGAS DE ONÍS: Campanas, campaneros y toques
  • PORTILLA, HERMANOS (GAJANO) (MARINA DE CUDEYO) : Inventario de campanas
  • PORTILLA, HERMANOS (GAJANO) (MARINA DE CUDEYO) : Intervenciones
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Nueva España (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 24-06-2018
    Convertir a PDF