LÓPEZ, Carlos - Restauran el campanario tras el derrumbe que causó dos muertes hace 20 años

Restauran el campanario tras el derrumbe que causó dos muertes hace 20 años

El consistorio prevé que los trabajos estén finalizados para la campaña de Semana Santa

No hay nada mejor que iniciar la campaña turística de Semana Santa con una obra terminada. Más aún si se trata del emblema de una localidad. Murla una pequeña localidad del interior de la comarca, tendrá listo para esas fechas el campanario de la iglesia de San Miguel Arcángel, que data de finales del siglo XVI y está considerada como un Bien de Interés Cultural. También tendrá la reforma de la plaza que rodea al templo y que en palabras de la alcaldesa, Josefa Roca, «la dejará muy bien arreglada» y permitirá atraer más turistas a uno de los pueblos de la Vall del Pop.

Sin embargo, hablar de la finalización del campanario de Murla obliga a recordar el trágico suceso que convulsionó la localidad en mayo de 1990.

Ese día se derrumbó el antiguo campanario y se llevó por delante la vida de Rosa y Consolación Sala Giner, dos hermanas de 81 y 84 años, que murieron tras el primero de los derrumbes que se produjeron aquel fatídico 1 de mayo de 1990.

Una fecha que marcó el antes y el después de la historia de Murla. El campanario de la iglesia de San Miguel Arcángel, afectado por numerosas grietas y en un avanzado estado de deterioro, no pudo soportar la fuerza de la lluvia torrencial que se registró la noche anterior sobre el municipio, y se derrumbó.

Las piedras que formaban la estructura de 30 metros de altura y que databa del siglo XIX -construida sobre la base de una torre del siglo XIII de piedra y argamasa- se desplomaron sobre dos viviendas contiguas a la iglesia.

Allí vivían Rosa y Consolación, su vecina, tuvo más suerte, pues se salvó al salir a la calle tras oir el enorme ruido. Su hogar desapreció con el segundo derrumbe, ante la mirada atónita de todos los vecinos del pueblo. Años atrás, un informe del aparejador municipal alertó del deterioro y el mal estado de la torre y otro arquitecto de la Diputación de Alicante, incidió en la necesidad de llevar a cabo una actuación ante la peligrosidad de la construcción.

Desde entonces, numerosas promesas incumplidas, y no pocos problemas, incluida la quiebra de la primera empresa adjudicataria de los trabajos y la aparición de restos arqueológicos, Murla comprobó en abril de este año como el anterior presidente de la Generalitat, Francisco Camps, colocaba la primera piedra de su nuevo campanario.

Los trabajos valorados en 900.000 euros, comprenden la construcción una torre de 30 metros de alto independiente al templo y de estilo moderno e incluye la reurbanización del entorno del templo, así como una pérgola que cubrirá la distancia desde la parroquia hasta la Casa Abadía.

Sin embargo, el Ayuntamiento deberá sufragar con sus fondos la instalación eléctrica del nuevo campanario y, que según explicó Roca, «se podrá hacer mediante una replegá entre la gente del pueblo».

Murla podrá por fin en Pascua, cerrar un largo capítulo de su historia y dedicar el campanario y la plaza nueva a la memoria de dos hermanas que murieron aquel día de mayo.

LÓPEZ, Carlos
Las Provincias (12-12-2011)
  • MURLA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 12-12-2017
    Convertir a PDF