GAMITO, Gloria - Exquisiteces de Madre de Dios

Exquisiteces de Madre de Dios

La almendra es la reina indiscutible de los dulces de las dominicas de Madre de Dios, aunque este año se han lanzado a hacer nuevas especialidades como tortas de aceite y perrunillas de coco y huevo

El día 6 comienza en el Salón Gótico de Alcázar la XXVII Exposición de Dulces de los Conventos de Clausura de Sevilla a la que acuden 19 monasterios de Sevilla y su provincia con sus más exquisitas especialidades. Esta muestra en la que se reúnen dulces con solera de siglos y las innovaciones más deliciosas de los monasterios es desde hace veintisiete años un sabroso pórtico de la Navidad y una ocasión única para adquirir, sin desplazarse, lo mejor de los obradores conventuales sevillanos. La muestra, por derecho propio, se suma a los atractivos de la ciudad en el puente de la Inmaculada y la Constitución. Sevillanos y turistas acuden en gran número a adquirir estos dulces artesanos y de gran calidad y pese a la crisis, las ventas son continuas. La exposición permanecerá abierta hasta el día 8 en horario ininterrumpido de 10 de la mañana a siete de la tarde. Para las monjas de clausura que se dedican a la repostería como medio de vida este es uno de los ingresos más fuertes del año, el que les permite destinar fondos para el arreglo de los conventos, su principal problema económico ya que su vida es muy austera y, salvo ese, no tienen otros gastos importantes.

Uno de los conventos que participa en la muestra desde final de los años 90 es el de Madre de Dios, y para este monasterio con graves problemas en una zona de la clausura, este ingreso es fundamental. Las dominicas de la calle San José, que para sobrevivir hicieron antes flores, trajes de gitana y labores bancarias, habían hecho siempre dulces para sus bienhechores pero fue en 1997 cuando decidieron elaborarlos como medio de vida. Desde entonces la lista de especialidades no ha hecho más que aumentar, en paralelo al número de compradores que quedan atrapados por ellas y para los que el maravilloso aroma que recorre la calle San José es una tentación difícil de resistir.

Puede decirse que es la almendra el ingrediente estrella de los dulces de Madre de Dios. Son cientos los kilos que emplean en sus recetas exquisitas como almendrados, dátiles de mazapán, naranjitos sevillanos, bienmesabe, bocaditos de almendras, guindas almendradas, bocaditos árabes, almendrados, almendrados de chocolate, y la gallina en leche. La receta de este dulce de Madre de Dios procede de un convento de monjas de Porcuna, en Jaén, extinguido en 1936. Sus ingredientes son leche, azúcar, huevos, canela y almendra. Lo más difícil es hacer la masa al fuego. Pero además las dominicas de Madre de Dios hacen coquitas de La Habana, rosquitos de anís, empanadillas de cabello de ángel y de batata, trufas de avellanas. En el torno venden magdalenas, pastas de almendras y perrunillas y en Semana Santa hacen pestiños. Este año tienen como novedad las perrunillas de coco y huevo y las tortas de aceite, elaboradas con unas recetas de Villalba del Alcor. Están ya teniendo mucho éxito en el torno y las van a enviar a la exposición.

El día que ABC acudió a Madre de Dios la actividad era frenética. Sor Adela, la priora, abría dátiles y supervisaba los trabajos del obrador: magdalenas y perrunillas de coco y huevo entraban y salían del horno de la mano de Sor Teresa, y Sor Lucía daba forma a las tortas de aceite. Actualmente hay en Madre de Dios once religiosas y dos postulantas de Kenia, Jacinta, de 20 años y María de 23 años. Las primeras religiosas africanas llegaron en 1995. En la actualidad son mayoría en la comunidad, que cuenta sólo con tres monjas españolas.

Las monjas han arreglado la parte del monasterio que linda con la calle San José y al fondo del jardín han preparado un salón para ejercicios espirituales y retiros que quieren independizar. Con este salón pretenden también obtener ingresos. La zona que le quita el sueño a la priora, Sor Adela, es la llamada casa del cura y los aposentos en los que se alojaba Isabel la Católica cuando visitaba Sevilla, en la zona que da a la calle Madre de Dios. Esa parte está muy mal. Se está cayendo porque tiene un agujero en el tejado y dos de sus plantas están apuntaladas. Uno de los muros se está desmoronando.

Al convento, en la Revolución de 1868, la llamada Gloriosa, le quitaron una parte y desalojaron a las religiosas que se refugiaron en el monasterio de San Clemente. Allí falleció en loor de santidad Sor Bárbara de Santo Domingo, que tiene abierto proceso de canonización. En honor de esta religiosa las cajas de los dulces de Madre Dios llevan el nombre de La Hija de la Giralda, ya que ella nació allí, en la torre, pues su padre era el segundo campanero.

Prima, tercia, nona, vísperas, laudes… La alabanza y la oración son las principales tareas de las dominicas de Madre de Dios. Para sobrevivir elaboran unos dulces magníficos, que los más avispados disfrutan todo el año acudiendo al torno y en los días de la Exposición del Alcázar pueden adquirir todos los visitantes, sevillanos y turistas.

GAMITO, Gloria

ABC (02-12-2011)

  • SEVILLA: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © ABC (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF