Parroquia de san Roque de Silla - Palabras de bienvenida en la Eucaristía celebrada con motivo de la Bendición del Ascensor y la Torre Campanario

Palabras de bienvenida en la Eucaristía celebrada con motivo de la Bendición del Ascensor y la Torre Campanario

Viernes, 4 de noviembre de 2011

Querido Sr. Arzobispo, sea bienvenido a ésta, su casa.

Le recibimos con gran alegría en la primera visita que realiza a esta Comunidad cristiana de San Roque de Silla.

Nuestro más profundo respeto y obediencia a su persona, como padre y pastor de nuestra archidiócesis de Valencia y nuestra más sincera felicitación en el día de su fiesta onomástica.

Aprovecho la ocasión para saludar también muy cordialmente al Sr. Arcipreste D. Camilo Bardisa.

Agradezco de todo corazón la presencia de los demás sacerdotes amigos, que nos acompañan en este momento tan singular para la vida de esta comunidad parroquial.

A D. Jaime Sancho, presidente de la Comisión de Liturgia y Patrimonio Histórico-Artístico del Arzobispado de Valencia.

Al Ilmo. Sr. Abad Emérito de la Insigne Colegiata de Gandía, D. Alberto Caselles, con quien compartí mis primeros años de vida sacerdotal, por lo que doy tantas gracias a Dios.

A D. Fernando Mañó, condiscípulo, presidente de la Comisión Diocesana de Ecumenismo y Tiempo Libre, y párroco de Ntra. Sra. de Loreto de Xàbia.

A D. Pedro Miret, condiscípulo, Notario de Matrimonios del Arzobispado de Valencia y Párroco de la Resurrección del Señor de Valencia. Un verdadero hermano y amigo, a quien agradezco todo su apoyo y orientación en este proyecto y en otros tantos.

A D. Vicente Rovira y a D. Miguel Ángel Sargues, párrocos de Ntra. Sra. de los Ángeles y de San José Obrero de este pueblo de Silla, a D. Pedro Rios, Vicario de Ntra. Sra. de los Ángeles y a D. Mariano Soriano anterior arcipreste.

Al P. Javier Palomares, secretario diocesano de Pastoral penitenciaria y D. Joaquín Montes , capellán colaborador en el Centro Penitenciario de Picassent y verdadero padre para todos los capellanes.

Saludo a los miembros de los Consejos Parroquiales de Pastoral y de Economía, así como a todos los demás miembros de los distintos grupos parroquiales.

Saludo cordialmente a todas las autoridades civiles aquí presentes: A D. Isidro Prieto, Diputado provincial, al Sr. Alcalde Serafín Simeón y a los miembros de la Corporación Municipal de nuestro Ayuntamiento, que también nos han querido honrar con vuestra presencia y participación en esta celebración.

A los representantes de las distintas asociaciones religiosas: Camareras del Stmo. Cristo de Silla, Hermandad del Stmo. Ecce Homo, Cofradía de San Roque y Cofradía de la Virgen del Rosario. De las asociaciones civiles: Amas de casa Tyrius, Casa de Andalucía, Falla Parc de Sant Roc y Club Taurino de Silla.

Gracias también a todos los feligreses que habéis venido de las distintas parroquias de Silla, a mis padres, a mi familia, y a vosotros, querida comunidad parroquial, mi segunda familia.

No quiero dejar pasar la ocasión de recordar, a título póstumo, a dos personas que nos han dejado recientemente y que hubiesen vivido con mucha ilusión este gran día; me estoy refiriendo a Francisca, miembro activo de esta comunidad parroquial, a quien con tanto esfuerzo veíamos subir diariamente las escaleras para venir al encuentro del Señor en la Eucaristía. He de confesar que ella y tantas personas como ella, fueron un verdadero estímulo para lanzarnos a la realización de esta obra. Y a José Micó Benaches, hasta hace poco, gerente de la empresa que ha llevado a cabo la construcción de esta emblemática obra. ¡Descansen en paz!

Gracias a todas las personas y empresas que habéis hecho posible la construcción de este Ascensor y Torre Campanario: a José Puig, con Ximo Fuertes y Paco Ferrus de la empresa Arquicuattro que realizó el proyecto, a los profesionales de la construcción: Vicente Company, jefe de obras, a Juan Molina, a José y Lorenzo, a Miguel y Antonio en la estructura, a Félix en la Pintura y a Juan en la electricidad, a Abelard en la escayola… A todos, mis más sinceras gracias, por vuestro saber hacer.

Sr. Arzobispo, queridos hermanos y hermanas, son muchos los años que esta comunidad cristiana arrastra la inquietud de dar una solución a los obstáculos arquitectónicos que dificultaban el acceso al Templo y los locales parroquiales para personas mayores y con discapacidad así como para las familias con niños pequeños en carros.

Hace un año y medio, aproximadamente, decidimos afrontar la cuestión en el Consejo de Pastoral, barajando dos opciones: la construcción de una rampa o de un ascensor. Vistas las ventajas y los inconvenientes de cada opción, nos decidimos por el ascensor por ser un medio para eliminar todas

las barreras arquitectónicas, ya que la rampa, a parte de que tenía que ser muy larga y de que afeaba la fachada principal, sólo daba acceso al Templo, y no a los locales parroquiales ni a la casa abadía. A su vez se decidió, aprovechando el hueco del ascensor, levantar la Torre Campanario que hoy embellece nuestro templo y nuestro barrio.

Tomada esta decisión se trasladó el tema al Consejo de Economía, para que estudiara la posible financiación de las obras. De este modo, todo se puso en marcha.

El proyecto fue presentado a la Comunidad parroquial y al barrio, en una cena de hermandad, celebrada con motivo de las fiestas de nuestro patrón san Roque, en septiembre de 2010, teniendo muy buena acogida por parte de todos y, prueba de ello, es que en un año recogimos en torno a 50.000 euros de las aportaciones de los fieles; una cantidad sobrecogedora para esta humilde comunidad cristiana. El resto del dinero lo hemos obtenido por medio de una subvención de 30.000 euros de la Excma. Diputación Provincial de Valencia, que esperamos recibir pronto, y por un préstamo firmado con el Banco Popular de 55.000 euros, que Vd. mismo, Sr. Arzobispo, a través de su Vicario General, nos autorizó a firmar y el cual tenemos que ir amortizando mensualmente. Le agradecemos, de verdad, su confianza.

Sr. Arzobispo, queridos hermanos y hermanas, la Torre campanario que hoy nos disponemos a bendecir, es para esta comunidad cristiana de una belleza incomparable.

Es bella no sólo por su estética, sino porque indica que aquí hay un sagrario, donde todos pueden encontrar al Señor, realmente presente en el Pan Eucarístico. San Francisco de Asís, peregrino por los caminos de Dios, cada vez que veía un campanario a lo lejos se arrodillaba, porque sabía que allí estaba Jesús.

Esta Torre es bella porque, a sus pies se reúne el Pueblo de Dios, para celebrar la fe, para anunciar el evangelio y para servir desde la caridad a los más pobres y desfavorecidos.

Es bella porque se levanta junto a un Comedor social, dedicado a Sta. Ángela de la Cruz , orgullo de esta parroquia, y que desde su inauguración, en el mes de febrero de este mismo año, no ha dejado de servir a los más necesitados de nuestro pueblo, con la alegría de saber que todas las familias que allí acuden, encuentran, cada día, consuelo, alivio y cariño.

Es bella porque se engarza en la historia de esta comunidad y es el fruto de muchos años de camino con tan buenos párrocos al frente de la misma. D. Juan Alfonso Vila, primer párroco; P. Luis Origlia, barnabita y promotor de este Templo, P. Ángel Scotti , D. Eduardo Morala, P. Carlos Andrés, también barnabitas y D. Jose Juán Crespo, sacerdote diocesano. En este sentido es significativo el hecho de que esta Torre campanario hunda sus raíces en la misma cimentación del Templo, que examinada, demostró ser de una excelente calidad y fortaleza.

Me viene ahora a la memoria aquella cita bíblica, tomada de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios que dice: “Porque nosotros somos colaboradores de Dios; vosotros sois campo de Dios, edificación de Dios. Según la gracia de Dios que me ha sido dada, yo puse los cimientos como sabio arquitecto; otro edifica sobre ellos... nadie puede poner otro cimiento distinto del que está puesto, que es Jesucristo.”

Y finalmente esta Torre Campanario es bella, porque se ha levantado con mucho esfuerzo y mucho amor al Señor y a su Iglesia. Muchos pequeños donativos, hechos con la generosidad de aquella viuda a la que el Señor ensalza en el evangelio.¡ Así es esta parroquia, Sr. Arzobispo, humilde en sus medios, pero grande en su gente y en su entrega.!

Querido D. Carlos, queridos hermanos sacerdotes, queridos hermanos y hermanas. Yo mismo y esta comunidad cristiana nos sentimos abrumados por vuestra presencia hoy aquí y por lo que hemos sido capaces de hacer con la ayuda de Dios. Nos sentimos pequeños y no podemos más que elevar nuestro canto de alabanza al Señor, con los mismos sentimientos de la Virgen santísima, pues como ella reconocemos la mano poderosa de Dios, que ensalza a los humildes.

Querida comunidad cristiana ¡Enhorabuena!. Juntos y con la bendición del Señor lo hemos conseguido. Y ahora… ¡a por LAS CAMPANAS!. Que Dios os bendiga.

Parroquia de San Roque de Silla (04-11-2011)
  • SILLA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Parroquia de San Roque de Silla (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 16-12-2017
    Convertir a PDF