OLIDEN, Kepa - Un repertorio compuesto por 15 toques legado por los campaneros de la familia Madinabeitia

Un repertorio compuesto por 15 toques legado por los campaneros de la familia Madinabeitia

La vida cotidiana de las comunidades rurales se articulaba a golpe de campana

El veterano campanero Félix Madinabeitia toca en la iglesia de Arientza observado por su joven colega Julen Abasolo.
El veterano campanero Félix Madinabeitia toca en la iglesia de Arientza observado por su joven colega Julen Abasolo.

Las campanas articularon durante siglos la vida cotidiana de las comunidades rurales como Arientza. La jornada arrancaba al amanecer a golpe de 'argi kanpaia' a modo de despertador. La misma campana resonaba a mediodía para el Angelus, ante cuyo tañido era obligado descubrirse y dejar momentáneamente la labor, y de nuevo al anochecer para el del Ave María como indicador del término de la jornada, fuera ésta laborable o festiva. «El cura don Simón, que era muy estricto, tampoco permitía romerías ni bailes después del toque de Ave María» recordaba Félix Madinabeitia. Él y sus hermanos Juane y Eugenio se sabían de memoria los 15 toques del repertorio campanil de Arientza. Salvo el 'kanpai luzea' (para llamar a misa media hora antes de la Eucaristía) y el de 'hirukoa' (a la hora de misa), ambas a cargo del cura, el resto de las campanadas eran cometido de los Madinabeitia. Con la única salvedad del 'auzo kanpaia' que le correspondía tocar al 'auzoalkarte' para convocar al vecindaro en asamblea.

La importancia de la agricultura como medio de vida en las comunidades rurales queda patente en toques como 'letxuga kanpaia'. Entre el 3 de mayo y 14 de septiembre, temporada de ensaladas, se tañía este toque a mediodía en ruego de buenas cosechas.

Con similar objeto tenían lugar los toques de rogativas (errogatibak) que se interpretaban el día de San Marcos (25 de abril) y los tres días previos a la Ascensión (16 de mayo) mientras se salía en procesión al rededor de la iglesia. Pero también podían tener lugar a petición de los vecinos en demanda de lluvia. Pero si lo que se avecinaba era una tormenta potencialmente perjudicial para las cosechas, recurrían al toque de 'hodei kanpaia' para conjurarla. También se 'servía' en caso de plaga de roedores.

La enfermedad y la muerte también eran comunicadas mediante campanas. El toque de 'elizakoak' anunciaba que el cura había salido a dar la extremaunción a algún enfermo. Y si la muerte era ya inminente se tocaba 'agoniakoak'. La defunción tenía sus particulares toques según si el fallecido era hombre, mujer, niño ('aingeru kanpaia') o un eclesiástico.

Más festivo y alegre aunque técnicamente más difícil era interpretar el 'do de pecho' de todo campanero, el repique. El peor, seguro, la alarma del 'su kanpaia'.

Las dos campanas de la espadaña de la iglesia de Arientza

La iglesia de Nuestra Señora de la Natividad de Arientza es la cuna del renacimiento campanero que florece en los últimos años en Aretxabaleta. Este templo de 500 años de antigüedad fue construido para reemplazar a la anterior parroquia sita en la ermita de San Vicente, que se había quedado pequeña. Por entonces el barrio se denominaba Zalgo, según consta en la documentación descubierta por Aitor Antxia. La nueva iglesia se dotó de dos campanas, pero un hijo del barrio -Pedro Antonio de Arenaza- levantó en 1856 la actual espadaña. En ella penden las dos campanas: la grande, situada a la izquierda, está fechada en 1620, y la pequeña o 'hil kanpaia' «podría ser 100 años más antigua». Son de bronce y pesan alrededor de 500 kilos.

OLIDEN, Kepa
Diario Vasco (02-10-2011)
  • ARETXABALETA: Campanas, campaneros y toques
  • JUANE ARIENTZAKO KANPAI JOLE ESKOLA (ARETXABALETA) : Toques y otras actividades
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario Vasco (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF