ZAPATER, Alfonso - Ayer subieron a la torre del Pilar las nuevas campanas

Ayer subieron a la torre del Pilar las nuevas campanas

Otra vez los curiosos formando corro. Es natural. Subir dos campanas a lo alto de una torre de la basílica del Pilar no ocurre todos los días. Mucho menos, cuando se trata de dos campanas que llegan para completar las notas musicales que faltaban en el sistema de sonería de la basílica mariana. Unas campanas que tienen ya, como señalábamos días pasados, una historia hermosa: fueron fundidas utilizando otras campanas rotas, procedentes también de las torres del Pilar, y colaboraron en la construcción de los moldes los frailes benedictinos de Montserrat, y el propio organista de la abadía se encargó de la afinación musical. El arzobispo, doctor Cantero Cuadrado, aparece en el momento de consagrar las nuevas campanas del Pilar. Después tendría lugar el acto de elevarlas torre arriba, hasta el campanario

Don Arcadio Casals, de Monistrol de Montserrat – lugar donde se encuentra la casa de fundición de campanas –, ha seguido de cerca todas las operaciones, con el fin de que el sistema de sonería campanil del Pilar sea uno de los más perfectos y mejores.

Ayer fue resuelto felizmente el problema – no era fácil, ni mucho menos – de subir las campanas a la torre.

Para ello utilizaron un cabrestante especial, que había sido puesto a prueba en ocasiones similares.

– Es el mismo que utilizamos para subir las campanas de la catedral de Barcelona.

– ¿Con más peso que éstas?

– Con tres toneladas más de peso.

Primero subieron la campana "Isabel", la más ligera, ya que sólo pesa trescientos ocho kilos.

La campana fue en busca de su campanario, elevándose paralelamente a la torre, sin rozar los ladrillos ni los salientes de piedra. Para ello habían colocado un saliente en lo más alto; además, unos obreros estaban dispuestos a tirar de una gruesa maroma atada a la campana, con el fin de que ésta no se venciera en ningún momento.

"Petra-Paula", de mil setecientos kilos de peso, exigió mayores precauciones.

– La subiremos por la tarde – nos dijeron.

No es fácil, ni mucho menos, manejar tales volúmenes y buscar acomodo a las campanas dentro de un conjunto campanil dentro de la propia torre.

Previamente, conforme anunciamos, tuvo lugar la consagración de las citadas campanas, ceremonia obligatoria cuando se trata de una iglesia consagrada; de lo contrario basta con bendecirlas.

"Isabel" y "Petra-Paula" contemplan ya Zaragoza desde la altura de la torre del Pilar. No hay mejor atalaya.

Pronto nos ofrecerán su especial sonido, las dos notas que faltaban para que el sistema de sonería quede completo.

La expectación estaba justificada. Fueron muchos los que formaron corro en torno a la puerta baja del Pilar, para ver cómo subían las campanas.

Pasarán muchos años – es posible que toda una vida y más – hasta que haya ocasión de presenciar una escena semejante.

Alfonso ZAPATER
"Heraldo de Aragón" – Zaragoza – 20/12/1972
  • ZARAGOZA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Heraldo de Aragón (1972)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-10-2017
    Convertir a PDF